Antonio-Vidal

Entrevista a Antonio Vidal, autor de «La orilla del Omo»

Entrevistamos a Antonio Vidal, gaditano que compagina su labor de escritor con su faceta de Ingeniero

  • Entrevistamos a Antonio Vidal, gaditano que compagina su labor de escritor con su faceta de Ingeniero Técnico Industrial y cuyas novelas se caracterizan por tratar temas candentes y de rabiosa actualidad.
  • La editorial Tandaia publica su tercera novela: «La orilla del Omo». Una novela que retrata las desigualdades de un mundo globalizado y los peligros que entrañan los avances científicos y tecnológicos en manos de la desesperación o la avaricia.

En todas tus novelas afrontas temas muy sensibles y de rabiosa actualidad ¿Quieres hablarnos sobre qué te decidió a elegir el de tu último libro?

Las obras que he publicado hasta el momento están inspiradas en mi vida cotidiana y encuadradas en el marco social del momento en que se escriben. En los últimos años he tenido demasiado contacto con un mal que está rompiendo las peores predicciones. Según la Sociedad Española de Oncología Médica, los casos de cáncer están superando los previstos para 2020. Un dato aterrador que me hizo reflexionar. Entonces nació la idea de “La orilla del Omo”.

Siempre ejerces una crítica valiente sobre la sociedad actual ¿Se ha traspasado cualquier límite ético? ¿Lo demuestran los personajes de tu libro?

Cada segundo se violan límites éticos. Lo vemos en las noticias. Vivimos una realidad en la que “todo vale”. No importa el daño que causemos tanto a personas cercanas como a desconocidos. Actuamos sin conciencia sobrepasando en muchas ocasiones cualquier límite ético o moral. Pero desgraciadamente ese vicio está asentado en todos los escalafones de la sociedad: desde el ciudadano de a pie, hasta nuestros dirigentes políticos. No importa que sean de derechas o izquierdas, de arriba o abajo pasando por el centro, la corrupción está tan extendida que ya los propios ciudadanos la hemos asumido como algo normal.

  Pienso que muchas enfermedades tienen cura, solo que no interesa

¿Qué nos quieres decir sobre un tema tan delicado como la política de las grandes farmacéuticas, que tiene una importancia vital en tu novela?

Es un tema peliagudo pero digo lo que muchos piensan. Somos testigos de la revolucionaria evolución de los avances tecnológicos y médicos. Tenemos capacidad para clonar personas, fabricar órganos a partir de células de animal, viajamos al espacio incluso pretendemos colonizar Marte, y ¿no somos capaces de curar una enfermedad que está causando estragos en la población mundial? Otro ejemplo: ¿no existe ningún fármaco que detenga la alopecia? Me cuesta creerlo. Pienso que muchas enfermedades tienen cura, solo que no interesa. Imagina que sale a la luz la cura al cáncer o un medicamento que detenga la caída del pelo. Las empresas dedicadas a los tratamientos oncológicos o a la distribución de productos para la calvicie, quebrarían junto con todas las entidades que dependen directamente de ellas. ¿Qué supondría para la economía mundial? Otro dato interesante: entre 1832 y 1839 el empresario Robert Anderson diseñó el primer coche eléctrico, y después de 180 años, seguimos con los motores de combustión. ¿Por qué? Petróleo.

¿Vivimos de espaldas a la realidad? ¿Hay vuelta atrás?

Sí, y sí. La mayoría de personas viven en un sueño. Crean su propia realidad camuflada con un buen trabajo, una gran casa, y quizá un coche de lujo. Pero ¿qué sucede con el resto del mundo? Si el hombre se caracteriza por ser un animal social, ¿dónde quedó esa conciencia social? Un planeta contaminado, especies animales que desaparecen, guerras eternas, hambre, enfermedades, y mil desgracias más, las viven otras personas que tuvieron la mala suerte de nacer en lugares menos favorecidos. Sí, hay vuelta atrás, y cuanto antes cambiemos de rumbo, menor serán los pasos que debamos dar para retomar el buen camino. El problema es que puede que nos demos cuenta demasiado tarde.

 Cada segundo se violan límites éticos. Lo vemos en las noticias. Vivimos una realidad en la que “todo vale”.

¿Pueden las grandes empresas, en su ambición, acabar con los principios de los ciudadanos honrados?

¿Alguien lo duda? No somos verdaderamente conscientes de nuestra capacidad hasta que no nos llevan al límite. No podemos negar nuestra naturaleza: somos animales. Y como tales, tenemos un arraigado instinto de supervivencia que despierta cuando es necesario. Cualquier animal de naturaleza dócil, responderá de forma agresiva si lo acorralas y se siente en peligro. Con los humanos sucede del mismo modo. Cuando una persona es llevada al extremo, ya sea por sacarla de su zona de confort por un despido laboral, o por una serie de desgracias encadenadas en su vida que le llevan a perderlo todo, esa persona, tarde o temprano, reaccionará. El muro de sus principios caerá liberando a un monstruo que hará lo que sea necesario por sobrevivir.

¿Quieres hablarnos de aspectos de tu libro que no hayamos tratado?

Aunque el tema sobre el que gira la novela es una enfermedad terminal, hago alusiones a la dirección que estamos tomando. Cuando digo estamos, me refiero a la humanidad. Vivimos cometiendo los mismos errores del pasado, planificando un futuro que no sabemos si llegará, y nos olvidamos del principio más básico. Vivir el “ahora”.

¿Habrá segunda parte de las andanzas de nuestro protagonista, Javier Salvatierra?

Al tratar de un tema controvertido y actual, la posibilidad escribir una segunda parte aumenta. Aquellos que ya lo han leído opinan que hay materia prima para ello, incluso algunos afirman que para una película. No lo había pensado. Aunque de momento me centro en otros proyectos, no descarto escribir un capítulo más de las aventuras de nuestro amigo Javier Salvatierra, cuyo físico y forma de ser, han encandilado a más de una lectora. Desafortunadamente no es un reflejo de mi persona.

Vivimos cometiendo los mismos errores del pasado, planificando un futuro que no sabemos si llegará, y nos olvidamos del principio más básico. Vivir el “ahora”.

¿Qué función crees que tiene internet en la sociedad actual?

Internet es una herramienta muy útil cuando se usa correctamente. El problema es que la mayoría de las veces no es así. Se creó para facilitar la comunicación entre personas que se encuentran en lados opuestos del planeta. Pero, irónicamente, ha provocado el distanciamiento de los que están más cerca. Lo vemos a diario. Adolescentes sentados en los parques con sus teléfonos móviles en la mano; parejas que cenan en restaurantes curioseando en las redes sociales, en vez de mirarse a los ojos, estudiarse, tocarse… Es muy triste presenciar cómo la tecnología nos despoja de uno de los mayores placeres de la vida: sentir.

Háblanos de tus proyectos futuros.

Hace dos meses terminé una cuarta novela que cuenta con una propuesta de edición. De momento la mantengo en “stand by”. Estoy escribiendo una quinta en la que enfrento a dos enemigos ancestrales: religión y ciencia. Cuando la concluya pretendo hacer una pausa. Escribir cinco novelas en cinco años, aunque no lo parezca, agota. Pero por otra parte tengo una idea para una sexta, así que, debido a mi carácter inquieto, dudo que pare de escribir.

Reseña del libro

Lee el libro

Biografía del autor: Antonio Vidal

(1978) Ingeniero Técnico Industrial, natural de Cádiz, y combina su trabajo con una de sus grandes aficiones, el surf; a la que hay que añadir desde hace unos años el afán por la escritura. En 2015 Ediciones Altera publica su primera novela Proyecto 2.1. Tan solo un año después, en 2016, la editorial Libros.com lanza su segunda obra, La Justicia del mendigo.

Enlaces de interés:

 

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.