Boris Rozas La senda de las espigas

Partir de la experiencia, desnudar el lenguaje. “La senda de las espigas” de Boris Rozas | #MundoLiterario

La editorial Al Margen publica “La senda de las espigas”, una antología de 70 poemas

  • La editorial Al Margen publica “La senda de las espigas”, una antología de 70 poemas del premiado poeta hispanoargentino Boris Rozas.
  • Dividida en cuatro partes, se reflejan las diferentes épocas del autor dentro de su producción poética.
  • Lee más reseñas en #MundoLiterario

Boris Rozas La senda de las espigas

La senda de las espigas es una antología publicada por la editorial vallisoletana Al Margen, fruto de un arduo trabajo que pretende mostrar al público una producción poética de Boris Rozas, incluyendo nada menos que quince años de su obra. La antología se compone de más de setenta poemas incluidos en cuatro partes que quieren reflejar las diferentes épocas vitales del autor y de su producción poética. Al mismo tiempo, esta antología supone un acercamiento a su obra. Un acercamiento parcial, como es evidente, pero que dará a los lectores ganas de adentrarse en el que será su siguiente libro, que se publicará en México: su poesía completa, con seis libros en total.

Adentrarse en la obra poética de Rozas es como partir de viaje.

Un viaje a la obra poética de Boris Rozas

Adentrarse en la obra poética de Rozas es como partir de viaje. Algunos poemas, como “Me deslizo entre campos de fatiga” poseen una fuerza magistral que incide en el desmembramiento de la identidad humana, pero que buscan la totalidad posible en el lenguaje, en la literatura, en la vida. Su obra es una conjugación perfecta de los extremos, de las aparentes contradicciones: la mujer y el hombre, el día y la noche… Hablándonos de ese sueño de la humanidad que es eterno: la unidad.

En la obra de Boris, no hay ficción ni simulacro; todo es -o, al menos, parece- real y espléndido en su naturalidad.

En La senda de las espigas hay caminos que se abren y que dan lugar a paisajes apacibles, de una vida tranquila, donde la introspección es un ejercicio diario enormemente útil a la escritura. Acercarse a la literatura desde esa paz de espíritu es un logro que pocos alcanzan.

En la obra de Boris, no hay ficción ni simulacro; todo es -o, al menos, parece- real y espléndido en su naturalidad. Al poeta no le interesa el revestimiento, al contrario: desnuda el lenguaje todo lo que puede, ofreciéndonos finalmente el mensaje y la forma que lo contiene. Está ahí para ser leído, para ser disfrutado. A esa ausencia de pretensión y de excesos se une, también, el lugar privilegiado que se le concede a la naturaleza. Precisamente por ser esta tan real, por no mostrarse en su pureza.

“Venimos con pan

felices, manos llenas,

modestos ropajes,

la vieja alacena”

El amor y el existencialismo en la poesía de Boris Rozas

Difícil sería que el amor no encontrase un hueco en sus palabras: el amor es la unión y la cercanía definitiva da sus frutos. En la obra de Boris, no hay ficción ni simulacro; todo es -o, al menos, parece- real y espléndido en su naturalidad.

“He venido a verte porque no conozco lugares como los tuyos”

Otro de los poemas más sorprendentes es “Invertebrados”, donde el autor hace poesía de la existencia de una mosca. Un animal tan popularmente desprestigiado es capaz de inspirar un poema que deja versos tan sublimes como este: “bajo el signo del libre albedrío de los invertebrados”. Se trata de un poema que rinde homenaje a un clásico de la literatura universal: “La metamorfosis” de Kafka.

Otro evidente homenaje en La senda de las espigas es el poema titulado “El extranjero” uno de los más sorprendentes, donde el autor da a conocer su lado más existencialista, señalando el carácter efímero de la vida humana y sus contradicciones: “quisiera sentirme protegido ante lo efímero / no obstante, / prendo fuego a mi / vida cada verano”. He aquí que Boris incide en uno de los dilemas de nuestra sociedad actual: la búsqueda de estabilidad en un mundo cada vez más inestable. Una humanidad perdida que se levanta y se acuesta siempre teniendo que hacer frente a lo que el poeta califica como “una vida de prepago”.

Pero no todo es oscuridad: Rozas quiere homenajear a la vida por encima de todo, a las ciudades, al movimiento, a las emociones. Quedando siempre el amor como faro que guía y da luz en los días de niebla. Exactamente como la poesía.

Autora de la reseña: Carmen Díez Salvatierra
Compra el libro ahora en Almargen Editorial

Boris Rozas la senda de las espigas amazon

Biografía del autor: Boris Rozas

(1972, Argentina) Es escritor, licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Valladolid. En 2004 publica Bagajes del alma, su primer poemario. Al año siguiente publica Lleno de mar, donde se empiezan a apreciar los rasgos existencialistas de su escritura.

En 2007 publicará Hemisferio Sur, obra que cierra lo que el autor concibe como una trilogía poética y en la que viaja a la cultura latinoamericana. En 2010 publica Huyendo de este jardín, me encontré con el viento. Tras su viaje a Estados Unidos escribe Ragtime (2013). Su siguiente poemario, Invertebrados (2014), obtuvo el I Premio Internacional de Poesía Pilar Fernández Labrador. La senda de las espigas es una antología que recorre toda la obra poética del autor a lo largo de 15 años.

Ha resultado finalista en premios de poesía tan respetados como el Jaime Gil de Biedma y ha sido ganador de otros premios literarios. Sus poemas han visto la luz en diversas antologías como Antología de poesía española. Una propuesta. De la generación del 68 a la del 2000, en el año 2008.

La senda de las espigas

La senda de las espiga

Enlaces de interés

reseña libro

Deja un comentario, pulsando AQUÍ