Buenas-noches-dest

«Buenas noches, amor», de Alejandra Allueva, un diálogo entre el amor y la muerte | #MundoLiterario

“Buenas noches, amor”, de Alejandra Allueva, es un libro que no dejará indiferente al lector.

  • “Buenas noches, amor”, de Alejandra Allueva, es un libro que no dejará indiferente al lector.
  • Formalmente es una colección de microrrelatos, pero su narrativa va mucho más allá.  La autora hace gala de una prosa tremendamente poética que hipnotiza al lector con acertadas imágenes y acciones.
  • Escribe la reseña nuestra compañera Rosa Yaguas.

Buenas-Noches,-Amor

“Buenas noches, amor”, de Alejandra Allueva, es un libro que no dejará indiferente al lector. Formalmente es una colección de microrrelatos, pero su narrativa va mucho más allá. En sus tres partes principales se retrata el devenir de las pasiones y, como metáfora más amplia aún, de la propia vida. En “Ciclo de Eros“, “Ciclo dual” y “Ciclo de Tánatos” vemos los capítulos por lo que discurre la pasión pero también la propia vida. La explosión sexual va a parar en la vida compartida y es el tiempo siempre el que acaba tratando de volver polvo la magia.

Por supuesto, eso sería una lectura grosso modo de lo que nos plantea “Buenas noches, amor”, porque su propuesta va mucho más allá y es un mosaico mucho más rico y difícil de resumir. La  división en estas tres partes es solo una manera de clasificar ordenadamente el rico universo narrativo de Alejandra Allueva. Es un diálogo entre la muerte y el amor que, como nos señala la autora, son «dos conceptos grabados a fuego en el ser humano, que se pasea entre uno y otro desde tiempos inmemoriales intentando desvelar sus entresijos».

La propuesta narrativa de Alejandra Allueva para abordar estos dos conceptos (que se polarizan y atraen a la vez) hace un acertado uso de lo poético para desarrollar una frontera imaginativa que se complace en romper. La sugerente portada de “Buenas noches, amor” es muestra de ello, pues – podemos ver a un esqueleto que sujeta un corazón recordando de alguna manera a Hamlet. La muerte y la pasión, el amor y el tiempo. Extremos que se tocan irremediablemente.

Sus microrrelatos son certeros como balas. Como decíamos, la autora hace gala de una prosa tremendamente poética que hipnotiza al lector con acertadas imágenes y acciones. Los géneros se solapan entre sí, logrando una atmósfera propia en el libro a pesar de que los relatos ponen al lector en situaciones muy distintas. Podemos encontrar relatos de pasión y sexo (como en “Contienda“), del desamor más doloroso (“Etiqueta negra“), de los sentimientos contradictorios en las agresiones (“Estocolmo sublimado“), del paso del tiempo (“Tempus fugit“), así como relatos en los que predomina un claro componente de novela negra (“Erótica criminal” ).

Son relatos que introducen al lector completamente en las coordenadas de Alejandra Allueva y le provocan que, sin darse cuenta, haya transcurrido a través de las 3 estaciones narrativas del libro, ya que tiene un gran potencial para introducirse en la psicología del lector, para jugar con su subconsciente.

 Son 26 relatos que, como decíamos al principio de la reseña, no dejarán indiferente a quien los lea. Además, como los buenos libros de poesía, esta colección de relatos está construida de manera que invita a releer continuamente sus páginas, descubriendo nuevos detalles que pasaron inadvertidos y nuevas frases cautivadoras de esta joven y prometedora autora. Actualmente escribe su primera novela, la esperamos con ganas.

Autora de la reseña: Rosa Yaguas

Compra el libro ahora

Biografía de la autora: Alejandra Allueva

Nació en enero de 1987 y siete años después, a mediados de julio, cayó en la  madriguera  del  Conejo  Blanco,  de  la  que  no  ha  podido  salir  y  en  donde  se  ha  dedicado,  desde entonces, a escribir. Primero en verso, más tarde en prosa. Conoció a los  más grandes  locos de  las letras durante sus estudios en  Filología Hispánica,  y aún dedica  la hora del té a seguir  formándose como  escritora.  Pasó  algunas  noches  lúgubres  gracias  a  Cadalso;  quedó  finalista  en  combate singular, enmascarada  y sobre un ring, en  la primera edición de Lucha Libro Canarias; Condujo El Vagón  de  las  Artes  (revista  cultural  digital);  y  en  2016  publicó,  por  fin,  una  colección  de  relatos titulada  Buenas  noches, Amor,  dedicada  a  Eros,  Tánatos  y  su  truculenta  relación  con  los  simples mortales.  Coleccionista  de  muñecas,  sueños  y  letras,  actualmente  escribe  su  primera  novela,  de  la mano de seis gamberros y mucho Rock n’ Roll.

Alejandra-Allueva

Enlaces de interés


reseña libro

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.