«Buenaventura»: una novela histórica entre Madrid y Tánger | #MundoLiterario

«Buenaventura» es la primera novela de Ignacio Llobet, una trama histórica que nos sumerge en

  • «Buenaventura» es la primera novela de Ignacio Llobet, una trama histórica que nos sumerge en el mejor realismo narrativo y que se ambienta entre Madrid y Tánger.
  • Una historia con luces y sombras en la que se retrata una España veraz, sin reproches.
  • Escribe la reseña nuestro compañero Jaume Vicent

Últimamente uno se encuentra con poca literatura. Normalmente, cuando leo un libro siempre anda metido dentro de algún género. Ya casi ha desaparecido la literatura en sí. Con Buenaventura, me he llevado una grata sorpresa, pues me he descubierto leyendo un libro, una historia y eso, aunque no lo parezca, es cada día más difícil.

Buenaventura nos lleva de la mano de su protagonista, el bueno de Venturita, a descubrir una España veraz, sin tintes políticos.

Con Buenaventura, Ignacio Llobet se ha vestido con las ropas de los verdaderos narradores españoles. Estamos ante una novela que se adentra en los caminos de la literatura de mediado siglo XX. Una historia que se asemeja a las de Cela en La Colmena o las historias tan típicas de la España de postguerra de Miguel Delibes.

Buenaventura es la historia de un hombre, Buenaventura Azcárate Sanz, un hombre que se ha hecho a sí mismo. Un tipo corriente, sin grandes alardes; una persona cabal y juiciosa, tal y como la describen sus amistades. A lo largo del libro acompañamos a este curioso personaje, con él viviremos lo más crudo de la postguerra, el proteccionismo industrial de los primeros años de la dictadura, la tímida apertura internacional durante el Plan Marshall y, cómo no, la caída de la dictadura y los primeros años de la transición.

Con Buenaventura, me he llevado una grata sorpresa, pues me he descubierto leyendo un libro, una historia y eso, aunque no lo parezca, es cada día más difícil.

Buenaventura nos lleva de la mano de su protagonista, el bueno de Venturita, a descubrir una España veraz, sin tintes políticos. Sin reproches; libre de filias y fobias. Una historia con sus luces y sus sombras. La historia de un hombre corriente, que logra hacerse grande, a base de su esfuerzo y del trabajo duro.

La historia está llena de pasajes maravillosos, a caballo entre el más puro costumbrismo y realismo de los escritores de las postguerra y, en algunos momento, teñida de acción, casi como una novela de espías. Desde que Ventura pisa por primera vez Tánger, casi parece que estemos leyendo a Pérez Reverte y su famoso espía Falcó. Sin embargo, la historia no se separa nunca de esa veracidad, de ese fondo costumbrista y siempre, en todo momento, tendremos el foco sobre Ventura y sobre sus idas y venidas, de África a la Península y vuelta a empezar.

Buenaventura tiene una historia lineal, casi como la de un abuelo que le cuenta su vida al nieto. Aunque en los primeros capítulos la narración no sea tan lineal, pues saltaremos del presente al pasado en más de una ocasión. Este inicio nos ayuda a acomodarnos en la historia, a conocer al personaje y a empatizar con él. Viendo su situación actual y conociendo, poco a poco, su pasado.

Con Buenaventura, Ignacio Llobet se ha vestido con las ropas de los verdaderos narradores españoles.

Pero Venturita no está solo en este trayecto. Ignacio Llobet ha creado un buen elenco de personajes que lo acompañarán durante toda su vida. Su padre, también Buenaventura, un tipo sencillo que trabaja en el ferrocarril, encargándose del transporte de las grandes piedras de granito de la Compañía de Granitos Nacionales. El Coronel, un hombre honrado y de corazón tierno que pondrá toda su fe en Buenaventura. Su hijo, Fernando Barruena, gran amigo de Ventura y cuya muerte da el pistoletazo de salida a la novela. Lita, también hija del Coronel y hermana de Fernando, el primer y único amor de Ventura… todos ellos —y muchos más— forman un coro de personalidades que lo acompañarán durante toda la narración y que nos darán más de una grata sorpresa, con algún que otro giro argumental inesperado.

Aunque es una novela coral, con un amplio elenco de personajes, es sin duda muy personal; pues toda la acción, todo el peso de la historia, recae sobre los hombros de Ventura. Con él recorremos Madrid, El Escorial, la costa de Levante y Tánger. Veremos el mundo desde sus ojos y sufriremos con él los buenos y los malos momentos.

La historia está llena de pasajes maravillosos, a caballo entre el más puro costumbrismo y realismo de los escritores de las postguerra y, en algunos momento, teñida de acción, casi como una novela de espías

En definitiva, estamos ante una novela de lo más divertido. Es profunda y, a la vez, ligera. Con un ritmo de narración pausado y sereno —que representa bastante bien al personaje—, acompañaremos a Buenaventura durante más de 60 años. Toda una vida. Descubriremos el amor y sufriremos el desamor y las traiciones. Veremos aparecer nuevos enemigos y recobraremos viejas amistades. Todo ello con un estilo limpio y cuidado, que hace la lectura amena y divertida.

Si eres de los que disfruta de esas novelas costumbristas, con cierto toque histórico, como El tiempo entre costuras o Palmeras en la nieve, desde luego que disfrutarás con Buenaventura y con la historia de su vida.

Autor de la reseña: Jaume Vicent

Lee este libro

Biografía del autor: Ignacio Llobet

Nació en Madrid en 1970. Es diplomado en Arquitectura Técnica y tiene un máster en Gestión de Eficiencia energética. Apasionado de la literatura dentro de un contexto histórico, político y social, ha pasado su vida leyendo todo tipo de obras. Se sintió atraído desde muy joven por la necesidad de expresar sus emociones y contar historias, escribiendo numerosos poemas y coplas. Buenaventura es su primera obra, y está ambientada entre Madrid, ciudad que le vio nacer, y Tánger, que siempre le ha seducido. Tras meses de trabajo y un viaje a Tánger que le permite recopilar datos más concretos sobre la ciudad y la época, culmina esta maravillosa obra.

Ignacio Llobet

Ignacio Llobet

 

 

Deja un comentario, pulsando AQUÍ