Reseña de “Con el diablo no se juega”, de Alejandro Barrero Santiago

Os presentamos “Con el diablo no se juega”, obra que abre la trilogía “Viaje a

Os presentamos “Con el diablo no se juega”, obra que abre la trilogía “Viaje a Nadsgar” y que está escrita por un joven autor vallisoletano: Alejandro Barrero Santiago. Una historia profunda a la altura de las mejores obras de literatura fantástico-épica y que hoy nos reseña nuestra compañera Rosa Yaguas:

[dropcap]C[/dropcap]on el diablo no se juega”, la primera novela de Alejandro Barrero Santiago, es una historia de historias; es decir, es una obra llena de historias que se incluyen dentro de otras, y que nos hacen viajar a territorios desconocidos y fantásticos, y a épocas olvidadas donde la Magia compartía poder con la Iglesia y el Estado.

Es verdaderamente sorprendente la capacidad del autor de esconder unas aventuras en otras -como las antiguas muñecas Матрёшка-, con una habilidad tal que el lector avanza capítulo tras capítulo deseoso de saber más y más sobre los antiguos erkans, y sobre la historia de un joven guerrero y su extraño grupo de compañeros: una revoltosa cría de dragón, un enano malhablado y un gigante bonachón. Con ellos llegaremos a enternecernos, a reír, a vibrar con sus luchas y huidas y, sobre todo, a disfrutar con una historia que al terminar nos deja con ganas de más: afortunadamente “Con el diablo no se juega” es la primera novela de la trilogía “Viaje a Nadsgar”, por lo que las aventuras de nuestro joven protagonista, Árator, tendrán continuación.

Portada Viaje a Nadsgar Éride

Como no podía ser menos en una obra llena de tantas historias que confluyen en una, el relato comienza con un orador que está contando una historia en una taberna ante un [pullquote-left] “Es una obra llena de historias que se incluyen dentro de otras, y que nos hacen viajar a territorios desconocidos y fantásticos”. [/pullquote-left]público expectante. No sabremos cuál es su nombre hasta un poco después, pero no podremos evitar sumergirnos en la historia que está contando sobre Foss, un joven que vive en Kellville, un pueblecito entre montañas, y cuyo padre murió cuatro años atrás en el campo de batalla. Foss ayuda a su madre Marie en las labores del campo y apenas les da para subsistir. Ella trabaja la mayor parte del tiempo para un adinerado burgués, Slawer Belgarf, un hombre tiránico que abusa de ella -en todos los sentidos- y que posee la mayor sastrería del condado.

Foss tiene como único amigo a un viejo soldado jubilado con una pierna de madera y una extraña cicatriz en el rostro que se llama Fábulo y que le cuenta historias sobre magia, sobre lugares en donde todo es posible, incluso lo más inimaginable. Fábulo es un hombre misterioso y tremendamente malhablado que por las noches se gana unas monedas contando historias en las tabernas del pueblo. Por otra parte, Tork Belgarf, el hijo de Slawer, hace la vida imposible a Foss junto a sus amigos, llegando a pegarle palizas tremendas. Foss es un muchacho bueno, trabajador y valiente que le ha tocado una vida verdaderamente dura. Un día es asaltado en el bosque, y al regresar descubre que su madre ha desaparecido, seguramente a manos del despótico señor Belgarf.

Tras esta pequeña historia, volvemos a la taberna del principio y descubrimos que el relato sobre Foss encubre la verdadera historia de Árator –el cual se convertirá en protagonista de la novela-, y que éste no es otro que el propio orador, que desea por fin vengar la muerte de su madre. Con esta habilidosa presentación, el lector acaba de descubrir los principales sucesos de los catorce primeros años de vida de Árator, demostrándonos que esta obra nos sorprenderá una y otra vez, gracias a la genial capacidad inventiva de su autor y su destreza para engañar placenteramente al lector y que, página tras página, su curiosidad por el relato no haga otra cosa que crecer y crecer.

¿Logrará Árator vengar la memoria de su madre arrancando la vida al señor Belgarf? ¿Cómo ese joven bueno y paciente que se retrató como Foss se ha transformado [pullquote-left] ” Tanto el lector asiduo del género fantástico-épico como el lector que se está iniciando disfrutarán con esta obra”. [/pullquote-left]en este guerrero frío y seguro? ¿Qué historias se habrán cruzado por su camino? Con alternancia en ocasiones entre la primera y la tercera persona, la narración tomará distintos puntos de vista y realizará viajes a décadas atrás para explicarnos la compleja historia que convergió en el nacimiento de Árator, el cual descubrirá que su linaje tiene mucha más importancia que la que él creía, y este joven pordiosero se convertirá poco a poco en un astuto guerrero con grandes dotes para la magia. Sin embargo, cabe resaltar que el principal arma de nuestro protagonista es y será su aguda astucia, que nos sorprenderá en más de una ocasión.

Volvemos a viajar a los catorce años de Árator y le vemos rebuscar entre la leña que su madre robaba de la casa del señor Belgarf. Ha sido repudiado en Kellville, y su futuro se torna tan oscuro como el carbón en el que tiene que excavar para poder buscar refugio. Entre la leña encuentra una extraña y caliente gema que enseguida piensa que podrá sacarle de pobre y ayudarle a huir de allí para siempre. Sin embargo, pronto recuerda las historias de Fábulo y advierte que seguramente se trate de un huevo de dragón. Huyendo de allí entra en la casa de Fábulo y le pide auxilio; éste acepta y demuestra ser mucho más que un viejo desvalido, al proteger al muchacho de unos guardias. Con el fin de salvar la vida del joven, le manda a un monasterio entre montañas, a ver a Moifás O’Curum, el cual le dará cobijo. Sin más opciones, Árator viaja a aquel destino, donde conocerá a los enigmáticos monjes que habitan el Monasterio de Roquel: Cur Indro, Cur Odrec, Cur Volco, Cur Saret y Cur Efor, además por supuesto del gran Moifás O’Curum, que se convertirá en su maestro más importante.

La vida en el monasterio no le resulta nada fácil. Árator se encarga sobre todo de las tareas de mantenimiento del jardín del monasterio y de las estancias principales, pero aunque el trabajo es duro él lo acata sin problemas. De esta manera conocerá al esclavo de los monjes, un gigante llamado Apmajuju Bela, que es de pocas palabras pero tiene buen corazón. Como los monjes resultan ser demasiado estrictos en algunos momentos, Árator encontrará refugio en el trabajo compartido con el esclavo, con el cual irá poco a poco armando una estrecha relación de amistad de igual a igual. No sabe hasta qué punto el futuro de ambos estará unido.

Como decíamos, la relación de Árator con los monjes es desigual. Moifás O’Curum cuestiona todo lo cuestionable y en ocasiones resulta difícil seguir a un maestro tan serio, pero con él descubrirá que las criaturas que aparecían en las mágicas historias de Fábulo en realidad existen. Conocerá de primera mano, además, la historia del tiránico Slawer Belgarf, y de cómo Fábulo evitó su muerte en una ocasión años atrás. Sabremos también que los monjes sufragan su austera vida traduciendo valiosas obras para después venderlas.

Moifás se convierte en su mentor, enseñándole sobre el mundo que le rodea y sabremos además que su águila se llama Foss, como decidió Árator bautizar al muchacho del relato inicial que retrataba su dura vida. Por parte de Cur Efor recibirá entrenamiento para aumentar su destreza y Cur Indro se encargará de su educación. Con Cur Volco la relación es lejana, y observaremos una especial crueldad de este monje con respecto al esclavo Apmajuju.

Un día unos jinetes se llevan a Moifás, y se le acusa de practicar la magia sin consentimiento del Estado. El capitán de la guardia y Árator se batirán en un duelo para reclamar la libertad de Moifás, saliendo derrotado nuestro joven héroe. Con esta nueva situación Cur Volco se convierte en el prior del convento y el capitán imparte justicia. ¿Será Volco un traidor que ha vendido el bienestar de su sociedad con tal de conseguir el poder? ¿Qué hará Árator para lograr salvar a su querido mentor? ¿Cómo logrará frenar al malvado capitán de la guardia?

En este punto el relato comienza lo que serán una serie de viajes narrativos a décadas antes del nacimiento de Árator, que de este modo paralelo colaborará en la estructura de la novela para ir convergiendo poco a poco y capítulo tras capítulo. De esta manera, todas las dudas y preguntas que el relato nos había creado se irán fundiendo y muchos de los enigmas de la novela se irán descubriendo al lector. Esta serie de capítulos paralelos a la narración de Árator comienzan cincuenta años antes del nacimiento de[pullquote-right] “El autor hace un excelente uso de los tiempos narrativos, logrando suspender la trama en sus momentos más álgidos”. [/pullquote-right] nuestro protagonista, y se irán acercando año tras año a su fecha de alumbramiento. Sabremos de la relación entre elfos y dragones para dar lugar a los Erkans. Descubriremos que el propio Árator forma parte de un importante linaje de Erkans relacionado íntimamente con la unión de Deneda –la más bella archimaga de Virnog- y El Cruzado, el más aclamado de los erkans. De hecho, el nacimiento de Árator responde a una antigua profecía, y da fe de los importantes poderes mágicos que nuestro héroe podrá llegar a tener.

A lo largo de sus cincuenta y tres capítulos y sus más de setecientas páginas iremos conociendo las aventuras del joven Árator que, paso a paso y reto tras reto, irá demostrando tener sangre de héroe en sus venas. Le acompañará la cría de dragón que termina bautizando como Nife, y que en más de una ocasión representará un peligro más que una protección, dados sus crecientes jugueteos con sus capacidades flamígeras. El lector en más de una ocasión sentirá una tremenda ternura por este cachorro juguetón y peligroso. Le acompañará en su curioso séquito Untric Dorrin, un enano malhablado, inteligente y de mal genio que sin embargo resulta también entrañable, y al cual salvan de un comerciante de esclavos al que después para colmo tienen que acabar protegiendo. También conoceremos a los crueles enemigos que quieren acabar con él, como Cobra, Anok Suteck o el asesino a sueldo Xcx (que deja un misterioso aroma a menta en los escenarios de sus crímenes). ¿Sabremos por qué mandó Cobra matar a todos los niños cuyo nombre empezara por “ar”? ¿Por qué ocuparon el monasterio y desterraron a Moifás? ¿Será Mely, la chica que llega a Roquel vestida de blanco y cantando en una enigmática lengua –y que hace enloquecer a Árator-, una leónida? Junto a Untric, Apmajuju y Nife nuestro protagonista comenzará una aventura que les llevará a desentrañar todos estos misterios, y que hará que sus habilidades mágicas crezcan en poder y eficacia.

«Cuando le tuvo debajo, saltó desde lo alto de la duna y se plantó justo delante del hombre, que pegó un respingo y un ahogado chillido.

-¡Un falk! ¡Aléjate! ¡Fuera de mí, maldito hombre león!

Si había algo que realmente podía molestar al falk que tenía delante era eso mismo que el humano acababa de decir. Ella era una mujer león, una hembra. Siempre había estado acomplejada por sus pequeños pechos en comparación con las imponentes mamas de sus compañeras y, por eso, no soportaba que la confundieran con un macho. Ella era bastante más pequeña que un varón y su melena no era ni la mitad de larga que la de uno de ellos. Le molestaba que el humano no hubiera reparado en sus senos al descubierto. Le molestaba que no se hubiese fijado en la pequeña falda asimétrica e irregular del color del fuego que rodeaba su cadera. Por eso lo hizo. Lo que en principio había empezado como un mero susto para ahuyentar al humano, terminó con la zarpa de la falk en la oscura cara del hombre.»

Alejandro Barrero Santiago hace un excelente uso de los tiempos narrativos, logrando suspender la trama en sus momentos más álgidos para intercalarla con otros episodios cronológicos que igualmente irán atrapando en paralelo la atención del lector. De este modo, “Con el diablo no se juega” interactúa consigo misma a la par que interactúa con el [pullquote-left] “Es una obra a la altura de los grandes del género fantástico-épico, con un vocabulario extremadamente rico”. [/pullquote-left]lector el cual, lleno de incógnitas rondando por su cabeza, no puede evitar avanzar y avanzar en la novela para encontrar sus respuestas. Los diálogos son vívidos, los personajes profundos y realistas, la recreación escénica de las situaciones es muy rica, y nos hace viajar a una tierra extraña y fantástica de la mano de un protagonista con el que nos identificaremos por completo. Es una obra a la altura de los grandes del género fantástico-épico, con un vocabulario extremadamente rico que como decimos ayuda a que el lector se introduzca de lleno en esa época mágica y, de esta manera, junto a Árator, será el principal protagonista.

Nos encontraremos descripciones de lugares misteriosos, románticos, enigmáticos, y su habilidad narrativa hará que podamos visualizar en nuestra mente el aspecto y la manera de ser de sus personajes, en unos casos villanos sin escrúpulos y, en otros, personas de buen corazón. Curiosamente, el autor logra hacer los personajes redondos y grises, de tal manera que todos los “malos” tienen sus bondades y viceversa. Como en la vida misma.

eride-edicionesDada las dimensiones de la obra y su riqueza en personajes y lenguas desconocidas, resulta de gran utilidad el anexo que figura al final de la obra, en el que encontraremos un diccionario de lenguaje arcano y otros dialectos, y una guía alfabética de personajes que ayudará al lector, en la cual encontraremos a los que aquí se han reflejado y otros muchos que por motivos de espacio no han podido aparecer. Además hay que destacar la cuidada edición de la obra, que pese a su grosor será de fácil lectura, lo cual hay que agradecer a la minuciosa labor de edición de Éride.

Como decimos, es el primer libro de la trilogía “Viaje a Nadsgar”, que continuará con la novela “El beso de la leónida” y que esperamos que nos siga deleitando con estas dosis de humor, magia narrativa y personajes memorables. Tanto el lector asiduo del género fantástico-épico como el lector que se está iniciando disfrutarán con esta obra que nos presenta a un joven pero gran escritor que guarda un inmenso mundo literario en su imaginación. Con estas importantes premisas, es lógico que “Con el diablo no se juega” gane seguidores incondicionales cada día.

Autora de la reseña: Roya Yaguas

Compra el libro ahora

BIOGRAFÍA DEL AUTOR: ALEJANDRO BARRERO SANTIAGO

RecortadaNació en Valladolid en 1993. Actualmente es estudiante universitario de Educación Primaria. Gran lector, sus lecturas favoritas siempre fueron las fantásticas y con frecuencia soñó escribir el libro que a él le gustaría leer.

Comenzó a escribir a los doce años, elaborando sus primeros borradores. Con diecisiete años termina “Con el Diablo no se juega”, que se convertirá en la primera parte de la trilogía “Viaje a Nadsgar”. Tres años después acaba la segunda parte, “El beso de la leónida”, y de su pluma comienza a brotar la novela que cerrará finalmente la trilogía. Por último, en 2014 escribe su primera novela erótica: “Te querré toda la vida”.

Además de la escritura, Alejandro disfruta de otras aficiones: es cinturón negro 2º Dan de judo y gran amante de la música, en especial de la guitarra. Ambas han conformado el carácter idóneo para la creación de esta novela.

ENLACES DE INTERÉS

Página web del autor 

Twitter del autor

Facebook del autor

3 thoughts on “Reseña de “Con el diablo no se juega”, de Alejandro Barrero Santiago

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.