“La contrabandista de hostias”, de Isidoro García | #MundoLiterario (Novela)

“La contrabandista de hostias” es una divertida historia de robos y esoterismo, con las ciudades

“La contrabandista de hostias” es una divertida historia de robos y esoterismo, con las ciudades de Granada y Roma como epicentros de la trama. Escrita por Isidoro García y publicada recientemente por Seleer, hoy os ofrecemos su reseña:

Es innegable que “La contrabandista de hostias” funde a la perfección ficción y realidad, y que su autor, Isidoro García, es capaz de retorcer lo posible de tal modo que el absurdo termina provocando una carcajada. Porque la realidad está a un solo paso de ser puro esperpento, y solo hace falta un escritor con su agudeza narrativa para que la risa aflore entre las líneas. Pero cabría decir que no es una risa cualquiera, no es una sorna destructiva. Es una risa curativa, un bálsamo con ternura, un guiño completo al lector que se convierte en cómplice de una fábula imposible pero posible; surrealista, pero con la realidad como punto de partida.

La contrabandista de hostias

Porque la historia de Agustina Valverde Hinojosa podría ser la de cualquiera de nosotros/as que, acorralados por la pobreza y empujados por la responsabilidad paterna o materna, estaríamos dispuestos a hacer lo que fuera. Porque Isidoro García no solo ha construido una historia para divertir al lector sino que, estructurada como una comedia desmadrada, nos ofrece un retrato de la realidad actual, de la crisis que asola el país y el mundo, de la desprotección de los trabajadores ante el canibalismo empresarial y, cómo no, de cómo las creencias pueden ser más de una y no por ello ser peligrosas (¿o sí?). Tras esta historia divertida hay una profunda y sencilla reflexión sobre el ser humano, que creo que resulta verdaderamente útil para no perder el norte en estos días.

“La contrabandista de hostias” nos presenta a su protagonista principal, Agustina Valverde Hinojosa, natural del barrio del Realejo en Granada, devota sólo de las devociones de su barrio pero descreída en todo lo demás, entrada en la cuarentena y [pullquote-right] “Agustina Valverde Hinojosa acaba de perder marido y trabajo.” [/pullquote-right] acostumbrada a trabajar desde muy joven. Es una persona abierta, fumadora (gran fumadora), que no traza distinciones entre las personas y de la que no se conocen enemigos. Recientemente ha perdido marido y empleo («el primero, por su real gana y tras decisión meditada y fundamentada en diferencias profundas con el susodicho; el segundo, por real capricho, en este caso patronal, sustentado en sibilino y torticero aprovechamiento de las circunstancias, de eso que llaman, y ella no acabará de entenderlo nunca, la contracción económica global»). Ahora tiene cuatro hijos a su cargo y unas expectativas futuras verdaderamente oscuras. Es entonces cuando recibe un enigmático encargo: deberá viajar a Roma. ¿El motivo? Deberemos esperar un poco para saberlo.

El Realejo Granada

Barrio del Realejo, en Granada

Por otro lado, conoceremos a Abel Echevarría Cifuentes, vecino del mismo barrio que Agustina. Hombre tacaño, serio y más elegante que limpio, concentra todo su esfuerzo higiénico en mantener limpias las manos, abandonando a su suerte el resto del cuerpo, porque las manos «están más a la vista, más en el escaparate de la observación visual ajena, que no olfativa». Es de orígenes adinerados, pero la fortuna que ya recibió maltrecha se ha ido convirtiendo en un puro espejismo con los años y, pese a su gusto por la existencia acomodada y contemplativa, no tiene más remedio que ganarse la vida trabajando («considera el trabajo doblemente un castigo, el bíblico y universal y el suyo personal inducido por mala cabeza de algún antepasado cercano»), y encima como profesor de instituto, algo que no le emociona en absoluto. Soltero incurable, su tremenda torpeza para desenvolverse en el trato con las mujeres, le han condenado a una soledad que no le incomoda, sobre todo por dos motivos: porque en el aspecto amatorio hay profesionales que curan sus necesidades y porque en el aspecto amistoso tiene algún que otro asidero, como es el caso de su amiga Agustina. Pero hay algo más. Abel tiene un secreto que difícilmente sería comprendido por la comunidad de su barrio y que, sin embargo, él cree que no debería molestar a nadie. Cada uno tiene sus aficiones, sus válvulas de escape con las que poder afrontar el estrés o la rutina del día a día. Pues bien, el serio y distinguido Abel Echevarría Cifuentes pertenece a una iglesia satánica («Sí, señor. Pero iglesia, que no secta; mucho cuidado, (…) que hay quien confunde y menosprecia y tilda de locos, fanáticos y perversos a los que, según él, no han hecho sino escoger un camino legítimo aunque muy a contracorriente y se ven ante el desprecio y la denostación, con el estigma de la malignidad, de la depravación absoluta»).

Agustina, por su parte, que nunca había salido de su entorno cercano, se encuentra más perdida que otra cosa en Roma. Ha viajado hasta allí con un grupo de cristianos que viajan hasta la ciudad pontificia con motivo de la canonización de un grupo de clérigos vascos que murieron durante la Guerra Civil. Cuando compró el billete de avión en la agencia de viajes, y comentó que ella [pullquote-left] ¿Qué hace en Roma Agustina? ¿Cómo ha conseguido el dinero para el viaje, dada su precaria situación económica? [/pullquote-left]también visitaba la ciudad por este motivo, le recomendaron viajar en grupo, no solo para ahorrarse gastos sino también para estar en compañía. Y, para su sorpresa, descubre que es algo más que compañía de lo que “disfrutará” durante el trayecto en avión («Y cuál no es su sorpresa cuando, sin preparativos ni coordinación previa, comienzan a sonar acordes y ritmos, a elevarse cánticos, a darse palmas y vítores, a balancearse cuerpos al compás de las canciones»). Para colmo, una vez aterriza el avión, nuestra protagonista descubre para su horror que ha perdido la maleta.

Junto a nuestra protagonista viajaba Damián Javaloyes Medina, viudo que, pese a ser hijo de librepensadores, tras un accidente acabó abrazando la fe cristiana de la mano de su hermana, en concreto en un grupo llamado “Sendero de la Iniciación”: militantes contra el aborto, contra el matrimonio homosexual, contra la enseñanza laica… No nos sorprende que Damián viaje en el mismo avión que Agustina rumbo a la beatificación de los sacerdotes vascos, pero… ¿Qué hace en ese avión Agustina? ¿Por qué marcha a Roma si ella odia viajar? ¿Cómo ha conseguido el dinero para el viaje, dada su precaria situación económica? Aún deberemos esperar un poco más.

Antes deberemos saber que la iglesia a la que pertenece Abel está preparando algo. Algo para lo que se le ha encargado a Abel que realice la captación de un colaborador. Alguien que necesite dinero rápido y esté dispuesto a lo que sea. Abel ha pensado en alguien, precisamente en su vecina y amiga, Agustina. ¿De qué se trata este encargo? ¿Se relaciona con el viaje de nuestra protagonista a Roma?

«Había sido idea suya hacerle proposiciones; y no deshonestas, por supuesto. Faltaría más conociendo su sentido del ridículo en el trato con las mujeres, su cortedad y apocamiento; y a una edad ya irredimible para iniciar tales lances. No, su propuesta, su invitación había ido en una dirección bastante diferente. Y nació a medias de la casualidad y a medias de la compasión. Abel Echevarría Cifuentes se había echado a los hombros».

La voz narrativa, que utiliza frecuentes recursos clásicos y una prosa rítmica y fluida que facilita ver en nuestra imaginación a sus personajes y aventuras, y que nos hace sonreír y directamente carcajear en muchísimas ocasiones. La ternura con la que se analiza a los personajes los humaniza por completo, a pesar de que algunos de ellos se dediquen a actividades de dudosa ética y legalidad. Conoceremos las prácticas del Sendero de la Iniciación, el papel de Damián en el grupo religioso, los motivos que llevaron a Abel a captar a su amiga para tan arriesgada y sorprendente misión… pero sobre todo conoceremos la existencia de una lucrativa actividad criminal: el robo de hostias consagradas, de las que algunas (las consagradas por miembros del clero tan importantes como el Papa) llegan a adquirir un considerable valor. Todo es posible en nuestros días… ¿por qué no el contrabando de hostias?

Asistiremos a la tronchante misión de Agustina, que no puede estar más asustada, los disturbios, la confusión, su huida del imparable Damián, su regreso a Granada, su reencuentro con Francisco Moreno Montoya, un gitano del Sacromonte que le prestará ayuda final en su aventura, sus dudas y remordimientos… Es una novela que devoras del tirón, y que te deja en la boca un sabor agridulce pero luminoso. Se podría decir que el surrealismo de esta obra tiene una actuación hiperrealista, tanto en cuanto su jocoso absurdo sirve para señalar injusticias y problemáticas actuales y pasadas. La musicalidad y ritmo de la novela contribuye a su carácter satírico. Además, viajaremos con la narración y nos cultivaremos con la historia de Granada que el autor, Isidoro García, maneja a la perfección.

En definitiva, “El contrabandista de hostias” es una obra divertida que nos advierte del peligro de los fundamentalismos (religiosos o económicos), de la buena convivencia que es posible cuando los humanos actúan como tales, y de que ciertas aventuras te cambian la vida para siempre. ¿Tendrá éxito en su misión Agustina? Sólo podréis saberlo leyendo esta hilarante novela.

Compra el libro ahora

BIOGRAFÍA DEL AUTOR: ISIDORO GARCÍA

Isidoro GarcíaNacido en Los Barrios (Cádiz), en 1954, es profesor de Lengua y Literatura. Ha impartido clases en diversos lugares (Granada, Berga, Huéscar) y actualmente realiza su actividad docente en el Instituto Mariana Pineda de Granada.

Ha escrito otras novelas: “El hijo del suicida”, “El hijo del asesino” y “Corren malos tiempos”. Como él mismo declara: “Entiendo el escribir como un entretenimiento apasionante y divertido. Y no pretendo con mis libros sino que sean lo mismo para sus lectores: diversión y entretenimiento.”

Su nueva novela “La contrabandista de hostias” es una divertida y humana historia que toma como punto de partida un lucrativo negocio, el robo de hostias consagradas.

ENLACES DE INTERES:

La contrabandista de hostias en Facebook

La contrabandista de hostias en ‘Las novelas de Isidoro García’

Facebook de Isidoro García.

Puedes hacerte con ella en:

Editorial Seleer (papel y ebook).

Amazon (Kindle)

Casa del Libro

El Corte Inglés

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.