Entrevista a Efrén Alemán, autor de «Se le olvidó que era yo» , un retrato del Alzheimer | #MundoLiterario

Entrevistamos a Efrén Alemán, cuyo primer poemario «Se le olvidó que era yo» retrata una dura

  • Entrevistamos a Efrén Alemán, cuyo primer poemario «Se le olvidó que era yo» retrata una dura enfermedad como es el Alzheimer.
  • Pocas veces nos encontramos ante una obra tan sincera y profunda, tan esperanzadora y a la vez realista.

Tu libro «Se le olvidó que era yo» es una bella aproximación a una dura enfermedad como es el Alzhéimer, pero también un hermoso recorrido por la figura de tu madre. ¿Cómo surgió la escritura de esta obra? ¿De algún modo sanaba el inmenso dolor que sentías?

El libro fue surgiendo verso a verso, metáfora a metáfora, en momentos en los que la profunda aflicción que sentía al verla daba cierta cabida a ese mar de nostalgia del que, en ocasiones, emerge la literatura más bella y sincera.

¿Fue tomando forma poco a poco o, por el contrario, necesitaste construirla de principio a fin?

Se trata de una recopilación de esos pequeños momentos de inspiración y desahogo que se fueron hilvanando casi sin querer con el transcurso de los años.

Al lector que se sumerja en esta hermosa obra le sorprenderá la gran cantidad de belleza y esperanza que hay en sus líneas. Es, de alguna manera, un canto al recuerdo y al carácter imborrable de los que amamos y habitan en nosotros. ¿Podrías hablarnos de ello?

Como bien afirmas, hay mucha esperanza en este libro, pues se trata de un canto, una apología al hecho de que, pese a su enfermedad, los enfermos de alzhéimer siguen presentes entre nosotros, en su esencia más pura e infantil. En su presencia más indeleble a la para que desinhibida.

Hay también una bella reivindicación continua de la entrega materna. ¿Hasta qué punto nos conforman como personas esos cuidados?

Nos moldean en todos los sentidos. Tengo la certeza de que el cariño que rezuma de mis líneas no hubiese emergido de la misma manera si mi madre no me hubiese cuidado de la manera tan abnegada en la que lo hizo durante toda su vida.

Se trata de una recopilación de esos pequeños momentos de inspiración y desahogo que se fueron hilvanando casi sin querer con el transcurso de los años.

Además, encontramos otros ejemplos de memoria y lucha contra la enfermedad, como la historia de Ernesto Gómez Redondo. ¿Hay una cierta reivindicación también de esa lucha contra la enfermedad, de no tirar la toalla contra el Alzhéimer?

Sí. Aunque revele siempre ápices de tristeza, el libro siempre pretende brindar atisbos de esperanza y ganas de vivir. En todo caso, todo también dependerá del lector, pues en cuanto el libro se me escapa de entre los dedos y pasa al alma de otra persona, deja de pertenecerme su historia para convertirse en la historia del receptor del mensaje en cuestión.

Pese a su enfermedad, los enfermos de alzhéimer siguen presentes entre nosotros

¿Fue difícil transformar todos esos sentimientos encontrados y en constante ebullición en una prosa y poesía tan bella y profunda?

Quince años de esfuerzo casi inconsciente, pues todo empezó como aquella famosa carrera de Forrest Gump en la que se proponía correr cada vez más hasta casi atravesar Estados Unidos de este a oeste tras meses y meses de loco periplo por toda clase de lugares y circunstancias diversas. Cuando tenía 17 años, quise sorprender a una chica que me gustaba por medio de un poema. No tuve éxito en la empresa, si bien de ese poema quise escribir otros cien más. Luego me propuse llegar a mil y así hasta ahora, un momento en el que ya solo los cuento como otro latido de belleza oriundo de mis recuerdos y experiencias.

Como decíamos en la reseña, es una obra que, como la vida, tiene sus claroscuros y no renuncia a una visión realista de los estragos que el Alzhéimer hace sobre el propio enfermo y sobre sus seres queridos. ¿Forma parte de la propia lucha contra la enfermedad y de la aceptación de su existencia? Sin duda alguna.

¿El hecho de que habitemos en los recuerdos de los demás hace imborrable de algún modo la memoria?

Lo suscribo totalmente y me gustaría citar los cuatro últimos versos del “Poema de la amistad” del gran Pedro Lezcano, cuyo tenor es el siguiente:

“Yo viviré lo que deseen ustedes.

Cuando me olviden me habré muerto,

pero seré inmortal con que un amigo

me erija un buen recuerdo.

¿Cómo nació tu pasión por la literatura y la música?

Casi sin darme cuenta. De forma espontánea como la naturaleza en su traducción al chino “zirán”, que vendría a significar “lo que sucede por sí mismo”. Digamos que quizás la poesía que ahora aflora en mi interior se asemeja a aquella flor que sabe el momento exacto de su emersión al mundo desde la tierra, al llegar abril a los campos.

Aunque revele siempre ápices de tristeza, el libro siempre pretende brindar atisbos de esperanza y ganas de vivir.

¿Qué planes futuros tienes para el libro?

Vender aunque sea toda la primera edición (500 ejemplares) y embarcarme en otro proyecto relativo al alzhéimer al que ya le estoy dando vueltas.

¿Hay algo sobre el libro que no se haya dicho todavía y quisieras resaltar?

Solo me gustaría que siguiese encendiendo corazones y almas como hasta ahora.

Leer reseña

Compra el libro ahora

Enlaces de interés:

Biografía del autor:

Efrén Alemán García nace en mayo de 1985 en el seno de una familia obrera en el barrio periférico del Batán, ubicado en la capital grancanaria, Las Palmas de Gran Canaria. Con un padre profesor, una madre ama de casa y un hermano gemelo, desde pequeño siente una voz interior que lo llama a viajar por las palabras, aunque han de discurrir algunos años de periplos por las lenguas extranjeras, una licenciatura en Traducción e Interpretación y algunas breves aventuras en concursos de prosa y poesía hasta que, al final, se decide a embarcarse en el lanzamiento de su primer y único blog en 2008, que lleva por nombre “Poeta del Alba”. Una década después de tan señalada fecha, llega la primera obra, cuyo foco principal se centra en la terrible dolencia de la desmemoria que padece la madre: el mal de Alzhéimer.

Efrén Alemán

 

 

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.