«El puente», de Gay Talese, el homenaje a un prodigio de la ingeniería (Alfaguara) | #MundoLiterario

A finales de 1964 se completaron las obras del puente de Verrazano-Narrows, que une Brooklyn

  • A finales de 1964 se completaron las obras del puente de Verrazano-Narrows, que une Brooklyn y Staten Island: un prodigio de la ingeniería.
  • Gay Talese, que siguió de cerca el levantamiento de este monumento al esfuerzo del hombre, recogió en «El puente» las historias humanas que se hallaban tras su construcción. Alfaguara reedita esta obra en una cuidada edición con excelente material gráfico.
  • Escribe la reseña nuestra compañera Marisa Caballero.

el puente

Cuando por fin, después de años de hablar sobre el tema, el 14 de Agosto de 1959 dio comienzo la construcción del puente “Verrazzano-Narrows” que conectaría los barrios de Brooklyn y State Island, el evento no fue acogido de igual forma por los afectados por su construcción. Este puente fue durante un tiempo el más largo del mundo.

En Brooklyn creó pánico. La expropiación de viviendas y locales comerciales dio al traste con muchos negocios, propiedades y alquileres módicos de viviendas. Personas mayores que llevaban una vida viviendo allí, vieron el puente como un símbolo de destrucción.

El 14 de Agosto de 1959 dio comienzo la construcción del puente “Verrazzano-Narrows” que conectaría los barrios de Brooklyn y State Island,

Por el contrario en State Island se vivió de forma diferente. Facciones poderosas soñaban con la construcción de un puente que daría vida a una zona excesivamente tranquila. La mayoría tenían viviendas unifamiliares. Era el condado más gris de Nueva York. Para ellos el puente simbolizaba la esperanza.

En ambas orillas el puente convulsionó la vida de personas de diferentes clases sociales y el autor nos narra detalladamente el impacto que causó.

Gay Talese quiere con El puente rendir homenaje a todos aquellos que participaron en su construcción. Se conocen los nombres de los arquitectos, de los ingenieros, pero se ignora el de los obreros que se jugaban a diario la vida.

Gracias a él conoceremos quienes eran los boomers, esos hombres que iban de ciudad en ciudad en pleno boom (de ahí viene su nombre). Coches caros, bravucones, generosos, a los que adoraban las chicas, capaces de anclar todo menos sus vidas. Crearon una leyenda. Trabajadores serios, se jugaban la vida y alardeaban de sus destrezas y del dinero que ganaban y del que se desprendían alegremente. Veremos qué significaba la suerte para ellos, en un oficio donde sobrevivían los más aptos.

En ambas orillas el puente convulsionó la vida de personas de diferentes clases sociales y el autor nos narra detalladamente el impacto que causó.

Por sus páginas pasan no solo los ingenieros más famosos y más osados de la época, también la historia de sus puentes, los problemas tragedias que acontecían y cómo reaccionaban ante ellos y como no, el que construyó el puente objeto del libro: El ingeniero Othmar H. Ammann, hombre consciente que había sido bendecido por la suerte.

“Construir un puente es como ir a la guerra; el idioma es el propio de los barracones militares, y los hombres se dividen de acuerdo con su sistema de rangos” nos dice el autor a la par que nos explica las diferentes categorías de los obreros, los trabajadores del hierro” como eran conocidos. Su problemática día a día, sus sueños, el motivo por el que los hijos seguían a sus padres en un oficio tan arriesgado. Qué hacía que los indios fueran muy valorados entre ellos.

 puente de Verrazano-Narrows

Puente de Verrazano-Narrows. Fuente: Printerest.

Gay Talese nos dice que un puente es una construcción poética, y con todo el arte y amor de que es capaz esta leyenda del periodismo, nos sumerge no solo en la vida de los obreros que llevaron a cabo su construcción, también nos explica las diferentes fases por las que pasa la obra. El libro viene acompañado de un magnífico material gráfico, que inmortaliza a los hombres de los que nos habla, así como la construcción en sus diferentes facetas.

El puente de Verrazano-Narrows se terminó el 21 de Noviembre de 1964. Se llevó la vida de algunos de los que hemos conocido a través de las páginas de este magnífico relato en el que se mezclan la tristeza, con el humor, el peligro y la ternura.

Gay Talese nos dice que un puente es una construcción poética

Ninguno de los trabajadores del hierro fue invitado a la inauguración, únicamente asistieron las personalidades más relevantes del momento, pero Gay Talese que vio en el puente un logro humano más que mecánico los ha inmortalizado en las páginas y fotografías de este libro.

Hoy ni Brooklyn ni State Island son lo que eran en 1959. El puente no despierta recelos, pero el autor nos hace presentes en este homenaje a todos aquellos trabajadores que participaron en su construcción, a los que trabajan en las alturas (puentes y rascacielos) y también seguiremos los pasos de los afectados por las expropiaciones.

En 2014 al cumplirse el cincuenta aniversario de la construcción del puente Verrazano-Narrows, publicó una versión actualizada de El puente, que ahora ofrece Alfaguara.

El libro viene acompañado de un magnífico material gráfico, que inmortaliza a los hombres de los que nos habla, así como la construcción en sus diferentes facetas.

Puedo decir que he devorado las 206 páginas de El puente y he sentido pena al terminar su lectura. Recomendable tanto para ingenieros civiles como arquitectos, también para los que no somos ni una cosa ni otra, es un libro que te engancha de la primera a la última página.

Autora de la reseña: Marisa Caballero

Lee el libro ahora

Biografía del autor: Gay Talese

Nació en Ocean City (Nueva Jersey) en una familia de raíces italianas. Fue periodista en The New York Times entre 1956 y 1965 y ha escrito en The New York Times, Harper’s Magazine y Esquire, que señaló su artículo “Frank Sinatra está resfriado” (incluido en Retratos y encuentros) como el mejor que jamás publicaron sus páginas, junto con Tom Wolfe, se le considera padre del Nuevo Periodismo. En 2012 recibió el Premio Reporteros del mundo, otorgado por El Mundo, en reconocimiento a toda su obra , que incluye Retratos y encuentros (Alfaguara 2010),mejor libro de no ficción del año por Que Leer y uno de los diez mejores del año para Babelia) o El silencio del héroe (Alfaguara 2013), extraordinaria recopilación de sus crónicas deportivas. En 1971 publicó Honrarás a tu padre (Alfaguara 2011), monumental crónica que inspiró Los Soprano y fue elegido uno de los mejores libros de no ficción del año por Que Leer. En1992 narró la historia de la familia Talese en Los hijos (Alfaguara 2014), a la que siguieron Vida de un escritor (Alfaguara 2012 uno de los mejores libros del año según el diario Ara y Qué Leer), y El motel del voyeur (Alfaguara 2017). En 2014, con motivo del cincuenta aniversario de la construcción del puente de Verrazano-Narrows y de su clásico libro, publicó una edición actualizada de El puente, que ahora ofrece Alfaguara.

Gay Talese

 

 

 

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.