El valor de una sonrisa: amor y distopía en la temprana juventud

«El valor de una sonrisa» es la primera novela del psicólogo clínico y escritor Cristian

  • «El valor de una sonrisa» es la primera novela del psicólogo clínico y escritor Cristian Castellano Mengual.
  • Publicada por Círculo Rojo, esta novela es un alegato de optimismo pero también un retrato fiel de los problemas que conlleva ser joven.
  • Escribe la reseña nuestra compañera Carmen Díez Salvatierra:

el valor de una sonrisa

[dropcap]L[/dropcap]a novela de la que vengo a hablaros hoy me ha sorprendido por varias razones. En primer lugar, por la juventud de su autor, el cual ha sido capaz de escribir, en más de 600 páginas, la historia de toda una adolescencia y juventud. Una época de la vida, sin duda, llena de laberintos y de pérdidas, sobre todo para Jake, su protagonista. No es difícil ponernos en su lugar; todos hemos sido denostados, insultados o amenazados alguna vez por el matón de turno en el instituto. Todos nos hemos sentido indefensos ante sus palabras hirientes. Y todos, al final, hemos logrado superar esa etapa y convertirnos en personas íntegras y justas. Jake también lo consigue, pero para ello tendrá que pasar por arduas pruebas que lo harán reflexionar sobre la trascendencia de la identidad en un mundo con marcados tintes apocalípticos.

La novela comienza como aquel Ulises que vuelve a Ítaca. Jake, héroe de la novela, vuelve tras siete años fuera de su ciudad. El paso del tiempo parece relativo cuando, a sus veinticinco años, sus sueños siguen intactos, y sus amigos en la misma ciudad que abandonó. Este inicio del prólogo sirve para introducir a los lectores en la obra, cuya estructura circular acaba en el mismo punto en el que empieza, mientras recorre las aventuras de un grupo de amigos muy particular. En los siguientes capítulos, ordenados según los meses del año, se nos presenta a Jake Stuart como un personaje sensible, quizá demasiado aterrado por una timidez y una impotencia cuya salida desconoce. Sus temerarias introspecciones y autoanálisis son continuas tras la muerte de sus padres en un accidente de coche, del cual él fue el único superviviente. Su hermano mayor, anteriormente desaparecido y de profesión militar, debe cuidarlo. Alex es un hombre seductor y misterioso, aunque, en el fondo, muy protector con Jake.

Nuestro tierno protagonista se enamora, con apenas cinco años, de la preciosa Judit. Ambos compartirán escuela desde entonces y, llegada la adolescencia más tardía, Jake no puede soportar más el hecho de verse incapaz de hablar con ella. Por ello, sus amigos, especialmente Eloy, harán todo lo posible por que recupere su autoestima y logre cautivar a la mujer de su vida. Con este hilo conductor vamos conociendo la caótica e insegura etapa no solo de Jake y Judit sino de Eloy, Dani, Claudia o Laura. Seres inadaptados, luchando por pertenecer, demasiado románticos para el mundo cruel que les ha tocado vivir. Por eso, en algún momento de la novela, se afirma: “En realidad, no somos más que actores que fingimos para recrear un velo capaz de ocultar nuestra tímida esencia”.

Un alegato por el optimismo

Durante toda la novela se explora la sensación de pérdida, de no encajar en el mundo, de sentirse abrumado entre la realidad y el sueño, entre lo que se es y lo que se espera de uno… Todos los personajes parecen atravesados por esa grieta, la grieta entre la vida que queremos vivir y la que tenemos que vivir… si queremos ser felices. Pues al final, esa es la moraleja: lucha, lucha sin aliento. Por eso Jake sentencia: “Las adversidades que sufrí estaban justificadas por la eterna felicidad que llegué a sentir”. Felicidades como su primer beso con Judit, en enero, en los baños termales. Una felicidad que se verá truncada por la supuesta pandemia acaecida en la ciudad, que provoca, de repente, el desencadenamiento de unas terribles fuerzas distópicas encarnadas en el personaje de Dimitri. Dimitri es el caos, el autoproclamado “nuevo mesías”.

Sin desvelar el final, podemos decir que en la novela hay un gran alegato por el optimismo y las segundas oportunidades. El valor de una sonrisa es una novela ejemplar, profundamente vitalista, que nos recuerda que, siempre, “cuando una puerta se abre, otra se cierra”.

Autora de la reseña: Carmen Díez Salvatierra

Compra el libro ahora

BIOGRAFÍA DEL AUTOR: CRISTIAN CASTELLANO MENGUAL

IMG_1077

Es licenciado en Psicología Clínica por la Universidad Autónoma de Barcelona. Amante de la literatura y de la poesía, sus primeras incursiones en la escritura fueron poemas y relatos cortos que le llevaron a escribir su primera novela, El valor de una sonrisa, publicada por la Editorial Círculo Rojo en 2015. Con su escritura, Cristian pretende hacernos reflexionar acerca de nuestros valores y cómo estos influyen en nuestra vida, en nuestro crecimiento personal. El relato, la novela, son solo pretextos para hacernos reflexionar sobre el amor, la muerte, el odio o la injusticia, temas de vital trascendencia para la humanidad.

ENLACES DE INTERÉS:

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.