Entrevista a Álvaro Botias, autor de «La lucha contra la violencia de género»

Círculo Rojo publica «Lucha contra la violencia de género», de Álvaro Botias Benedit,  Inspector de

  • Círculo Rojo publica «Lucha contra la violencia de género», de Álvaro Botias Benedit,  Inspector de la Unidad de Familia y Mujer de la Policía Nacional.
  • Un libro muy humano que retrata el prisma que constituye la violencia de género, haciendo un análisis minucioso de todos los factores implicados a través de seis relatos de enorme calidad literaria y cercanía al lector.
  • A través de su experiencia profesional pero transformando completamente nombres y situaciones, nos abre los ojos ante una de las mayores lacras de nuestra sociedad.

«La lucha contra la violencia de género» es un libro muy humano, que muestra la realidad del maltrato desde múltiples facetas y muestra la labor diaria de la Unidad de Familia y Mujer (UFAM). ¿Cómo surgió la idea de retratar la violencia de género a través del género del relato?

Si te soy completamente sincero debo admitir que la idea surgió de forma espontánea, inesperada. Durante una formación en Madrid el pasado mes de marzo, a la que acudimos profesionales de todo el panorama nacional, se “me encendió la bombilla”. Pensé: “en estos tres años y pico de andadura en la U.F.A.M. hemos tenido finales felices dignos de ser contados. Hay salida y ellas merecen saberlo”. En concreto fue en el transcurso de la ponencia de Marina Marroquí, una superviviente que dedica su vida a luchar contra la violencia de género, cuando me di cuenta de que la sociedad debía saber que existe la esperanza ante esta lacra social. Sin más, una tarde fría de finales de invierno me senté en el escritorio del madrileño hostal en el que me alojaba y me puse manos a la obra. El resultado vería la luz tres meses más tarde: una obra ambiciosa con la que he pretendido enseñar al ciudadano de a pie qué es el maltrato y cómo podemos combatirlo; además de, por supuesto, demostrar que existe la esperanza.

Estos seis relatos son verdaderamente interesantes, pues se muestra el complejo prisma que compone la violencia de género. ¿Fue complicado volver a evocar algunos de los casos en los que están basados los relatos?

Muy complicado. La premisa con la que los Policías afrontamos nuestro trabajo reza: no te involucres más allá de lo estrictamente profesional. O “no te lleves los casos a casa”, si lo prefieres. ¡Ojalá fuera así de sencillo! En violencia de género, con que tengas un mínimo de empatía, es inevitable implicarse en cuerpo y alma. A mí personalmente me cuesta una barbaridad.

Con todas las mujeres que elegí para inspirarme, además, trabajé directamente. Es decir, que tuve un contacto si cabe más cercano y personal; piel con piel. Por tanto, evocar los recuerdos que plasmo en el libro no ha sido nada fácil – por el sufrimiento que pasaron y conmigo compartieron -. Sin embargo, gracias a los finales felices, debo decir que al terminar las historias no pude contener una enorme sonrisa. Ellas consiguieron sobrevivir.

En violencia de género, con que tengas un mínimo de empatía, es inevitable implicarse en cuerpo y alma.

Es un libro, por tanto, que se declara abiertamente dirigido a las mujeres, que apela a su empoderamiento. No en vano, en «La lucha contra la violencia de género» te declaras profundamente feminista. Háblanos de ello.

Con tu permiso le quitaré el calificativo profundamente. O te declaras feminista o no lo haces. Después de tres años y medio al frente del Grupo de Investigación de la U.F.A.M., en los que he tenido la suerte de ayudar a muchas mujeres y de conocer sus historias e profundidad, te das cuenta que el camino al fin de la violencia de género pasa inexorablemente por alcanzar la igualdad real de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres. No hay atajos posibles.

Con esto quiero decir que mi trabajo me ha abierto los ojos: me ha enseñado el feminismo y con él, me ha puesto las gafas moradas. Como dicen muchas de mis maestras: “una vez que te las pones es imposible quitárselas”. Aquí siempre tendrán un aliado en esta justa causa.

En el libro se hace especial hincapié a la dureza del camino que puede esperar a la víctima tras dar el paso de denunciar, pero también es un libro tremendamente esperanzador. ¿Es importante recordar que tras el duro trance de la espera, a la víctima le aguarda la libertad?

Ojalá pudiera decirle eso a todas las mujeres que acuden a nosotros. La denuncia es solo el principio; y el proceso penal, una salida más. Para mí, la más efectiva y valiente. Pero no deja de ser una más.

Lo importante es que la mujer consiga romper el vínculo con su maltratador para convertirse en superviviente. Ese es el objetivo de todos y todas los que trabajamos en este ámbito.

Como Policía, si la mujer está preparada para enfrentarse de cara a su maltratador, debo recomendar la vía de la denuncia. Insisto: para superarla con éxito es necesario un trabajo psicológico paralelo muy intenso. El empoderamiento que introducías anteriormente se torna fundamental: necesitamos que la mujer se sienta fuerte, independiente, segura y, no menos importante, rompa el nexo emocional que la une a su maltratador.

En definitiva, para que el proceso penal que arranca con la denuncia llegue a buen puerto se requiere de una gran colaboración institucional que, sin duda, es posible conseguir. Por ellas.

Mi trabajo me ha abierto los ojos: me ha enseñado el feminismo y con él, me ha puesto las gafas moradas

Son seis relatos que también contribuyen a romper mitos, como la existencia de un perfil de víctima o de autor. ¿Podrías hablarnos de ello?

Así es. El único requisito para ser víctima de violencia de género es ser mujer. Ni más ni menos. El rancio patriarcado se ha ido encargando, paso a paso, piedra a piedra; de construir una estructura desigual por el simple hecho de nacer mujer u hombre. Cualquier mujer, independientemente de su origen, nivel cultural o edad; está expuesta a sufrir a manos del machismo – la herramienta más violenta del maldito patriarcado.

En cuanto al autor más de lo mismo. No existe un perfil tipo ni un modelo masculino de maltratador. Hace poco se publicaba la controvertida sentencia que condenaba a Juana Rivas, como autora material directa de dos delitos de sustracción de menores. El Magistrado que firmaba la condena, en uno de los párrafos de la fundamentación jurídica, hacia alusión a la figura del maltratador: decía que era un ser atávico, primitivo; características estas que lo hacían fácilmente detectable entre la población. Cuando leía esas líneas no sabía si reír o llorar: “Señoría, permítame que le diga que usted está tremendamente equivocado”. Es más, si tuviera que destacar rasgos comunes de personalidad de los maltratadores me decantaría por la sutileza, las habilidades sociales, la facilidad de mentir y engañar a sus víctimas. Suelen ser lobos con piel de cordero.

En definitiva, lo único constante en violencia de género es el sexo de los intervinientes: el agresor siempre es varón y la víctima, mujer.

El rancio patriarcado se ha ido encargando, paso a paso, piedra a piedra; de construir una estructura desigual

El lector también comprenderá la importancia del marco preventivo y de un cambio integral en la educación capaz de erradicar pensamientos y comportamientos machistas en la sociedad. En este aspecto, la UFAM realiza una importante labor divulgativa; ¿dónde podremos encontrar a sus miembros participando en charlas y conferencias?

En cualquier foro que se precie. Si la agenda nos lo permite, nunca decimos que no a nada relacionado con concienciar: ahí es donde radica el principal caballo de batalla, en la educación.

A principios de octubre la Fundación CEPAIM me ha invitado a dar una ponencia en Mérida, en el marco de unas jornadas sobre “Nuevas masculinidades”. Si nada me lo impide allí estaré con las ganas intactas. Asimismo, a partir de que empiece el nuevo curso escolar, acudimos a todos los Centros Educativos que nos demandan formación. Normalmente realizamos entre 3 y 5 charlas mensuales.

No dudéis en contactar conmigo para cualquier evento. Será un auténtico placer participar.

¿Qué pasos le esperan al libro? ¿Continuarás las presentaciones en los próximos meses?

Por supuesto. Esta aventura no ha hecho nada más que empezar. El 20 de septiembre estaré en Cártama, una localidad malagueña, presentando la obra. El 27 del mismo mes haré lo propio en el Colegio de Psicólogos de Málaga capital. Además tengo previsto ir a las siguientes ciudades: Granada, Córdoba, Mijas, Almuñécar, El Rincón de la Victoria, Valdemoro, Algarrobo…

Desde aquí os pido que si estáis interesados en que “La lucha contra la violencia de género” viaje a vuestra ciudad a transmitir esperanza y optimismo, solo tenéis que poneros en contacto conmigo. Iré encantado.

________________________________________

Leer la reseña

Consigue el libro

Biografía del autor: Álvaro Botias Benedit

(Córdoba, 1985) Ingeniero Químico por la Universidad de Granada, feminista, marido, padre, apasionado del papel y la tinta. Álvaro es, además, Inspector de la Policía Nacional. En la actualidad se encuentra al frente del Grupo de Investigación de la Unidad de Familia y Mujer de Málaga, donde ingresó en mayo de 2015. Desde su posición, combate a diario la violencia por razón de género y ayuda a sobrevivir a muchas mujeres. También es criminólogo en construcción, con perspectiva a especializarse en Victimología en el ámbito del maltrato machista. A través de Círculo Rojo ha decidido compartir sus vivencias con una finalidad clara: demostrar que hay salida, que existe la esperanza.

Enlaces de interés

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.