Entrevista a Áurea L. Lamela, autora de “Nadie sabía” y “Buena gente” | #MundoLiterario

Recientemente tuvimos la oportunidad de entrevistar a Áurea L. Lamela, novelista que recientemente ha fichado

Aurea-L-Lamela-Entrevista

Recientemente tuvimos la oportunidad de entrevistar a Áurea L. Lamela, novelista que recientemente ha fichado por Éride tanto para publicar su segunda obra “Buena gente” como para reeditar su opera primera “Nadie sabía”. Os dejamos aquí la charla que tuvimos con ella:

No podemos negar que tu novela es valiente ¿qué te ha hecho decidirte por un tema tan comprometido como es la corrupción generalizada?

Cuando la escribí no pensé que estuviese siendo valiente, pero cuando empezó a leerse hubo un momento que pensé que estaba ocurriendo lo mismo que en la novela de D.E Stevenson “El libro de la señorita Buncle”, en el que en el pueblo donde transcurría la historia se enfadaban porque veían conocidos y se daban por aludidos (risas). Hablando ya en serio, para mí el tema de la corrupción es una excusa para reflexionar sobre la condición humana, sobre nosotros mismos, sobre la moral de la convivencia social. A menudo pensamos que el mal es ajeno a nosotros y que está en el otro. Creo que hacer trampa tiene consecuencias y puede hacer mucho daño y me parece bueno tomar conciencia de ello.

Lo que pasa en Lugo podría suceder en cualquier otra  ciudad ¿crees que el país puede tener arreglo cuando se ha llegado a tal grado de desmoronamiento moral?

Sí, creo que sí. Pero insisto hay que dejar de ver el mal solo en el otro. Lugo en mis novelas es la ciudad protagonista pero no es más que representativa de lo que puede ocurrir en cualquier ciudad de provincias. El tema es la corrupción escondida detrás de las relaciones de confianza que ocultan males mayores. No creo que los seres humanos tengamos arreglo, pero sí creo que puede haber controles sociales que impidan que demos rienda suelta a nuestra capacidad de  abusar o sacar beneficio a costa de otros. Para ello, insisto, hay que tomar conciencia de que podemos aportar nuestro grano de arena.

Aurea L Lamela

La descripción de los personajes es minuciosa, consigues que sean humanos, reales, que tengan peso específico ¿tu profesión de psiquiatra ha ayudado en buena medida?

Eso es indudable. Uno se ha forjado una forma de ver las cosas desde una determinada perspectiva, está acostumbrado a la observación, a escuchar lo que se dice y lo que no, los gestos, etc. Eso te permite utilizarlo para presentar unos patrones de funcionamiento y el carácter de los personajes. Y ya te sale a veces automático. Te preguntas ¿Cómo sería una persona que hace esto? ¿Cómo se lo justifica? Te concentras y las respuestas salen de forma intuitiva.

 Tratas el tema de la prostitución con mucho respeto y delicadeza, también el de las emigrantes solas, lejos de su país que se ven obligadas a ejercerlo y a quién nadie echa en falta si desaparecen ¿quieres hablarnos más sobre el tema?

Respecto a la prostitución soy abolicionista. En mi sociedad ideal no tiene cabida la prostitución. La prostitución violenta los derechos humanos desde muchos puntos de vista.  Se justifica con argumentos falsos: “es la profesión más vieja del mundo”, “no podemos negar una realidad que hay que reglar”. Esto mismo aplicaría a los abusos sexuales a niños y a nadie se le ocurre que haya que legalizarlo. Eso no quiere decir que no pueda comprender la injusticia que esto representa para las mujeres que no tienen otra opción mejor. Los emigrantes son outsiders y contrastan con los habitantes de las pequeñas ciudades en donde todos se conocen y funcionan de acuerdo a unas normas implícitas que los de fuera desconocen o no entienden

Me permito hacerte una pregunta como psiquiatra: ¿Consideras que escribir es una catarsis?  ¿Lo recomendarías?

Tanto no sé, aunque si diría que al menos ayuda a organizar la cabeza. Cuando escribo me lo paso bien y me ayuda a establecer un orden que me resulta terapéutico. Y sí, lo recomendaría; uno puede construir un mundo a su medida, permite clarificar objetivos en sus vidas, reflexionar sobre la forma de relacionarse, etc. Y para qué negarlo uno puede repararse en cierta medida  emocional y mentalmente.

Cartel La Buena Gente

En Buena gente la novela denuncia en profundidad las males artes de los poderosos, la falta de moralidad de la que hacen gala, la indiferencia ante las tragedias que causan en otros. ¿Utilizas la novela negra como vehículo de denuncia de la realidad que sufrimos?

Desde un punto de vista literario pretendo aunar las dos tendencias clásicas  de la novela policiaca: la denuncia social de la novela negra americana y el entretenimiento a través del suspense de las novelas policiacas de la época dorada británica. Y a nivel más personal, sí, cuando escribo estoy denunciando cosas que veo, que vivo, que me indignan.

Dices que pretendes que la ficción supere a la realidad, mi opinión es que has conseguido un libro bien articulado, no sé si supera o no a la realidad, pero  independientemente del valor como novela negra, ayuda a comprender muchas cosas de lo que sucede cuando terminas su lectura.

Eso ya lo considero imposible: la realidad siempre supera la ficción.

¿Con qué problemas os encontráis los escritores?

Aunque escribí dos novelas policiacas no me considero una escritora. Me parecen palabras mayores. Soy una psiquiatra que escribe novela policiaca, que lee mucho y mucha novela policiaca. Pero creo que el problema mayor no es escribir  sino despertar interés para que te lean.

¿Crees que Internet es una herramienta útil para los/as escritores/as?

Claro, ofrece unas oportunidades impensables hasta hace unos pocos años. Te permite hacer consultas y documentarte rápidamente. Y por supuesto es una buena plataforma para difundir y promocionar lo que escribes.

¿Para cuándo el próximo libro?

A ver si a finales del verano consigo acabarlo. Después corregirlo. Con este pondría fin a la trilogía corrupción. Después, también los mismos protagonistas, creo que van a investigar crímenes que nos permitan adentrarnos más en las motivaciones psicológicas.

Reseña de “Buena gente” en Ulm

Reseña de “Nadie sabía” en Ulm

Comprar “Buena gente”

 

BIOGRAFÍA DE LA AUTORA: AUREA L. LAMELA

Se licenció en Medicina en la Universidad de Santiago de Compostela, se doctoró por la Universidad Complutense con una tesis sobre “Pareja y trastorno psíquico”, y se especializó en Psiquiatría en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid. Durante 20 años trabajó en una institución psiquiátrica de Lugo, desde hace dos años en el Hospital de Día de Psiquiatría y sigue activa como investigadora en el campo de la Psiquiatría, además de ejercer como profesional liberal en la misma ciudad. Pero su vocación literaria es tan antigua como su vocación médica; y empeñada en que la realidad no supere la ficción, escribe su primera novela: Nadie sabía. Terminó su redacción en agosto de 2010. Acontecimientos posteriores demuestran que la imaginación de la autora se acerca considerablemente, pero no logra superar la magnitud de los hechos reales. De manera que su segunda novela, Buena gente, también policíaca y con los mismos protagonistas (el inspector Zalo Alonso y la forense experta en perfiles psicológicos, Carmela Archer), da cuenta de ello.

Deja un comentario, pulsando AQUÍ