Entrevista a Joe Barcala, escritor humanista | #Entrevistas

Joe Barcala es un autor mexicano con una amplia bibliografía de novelas con transfondo humanista.

Joe-Barcala-entrevista

Joe Barcala es un autor mexicano con una amplia bibliografía de novelas con transfondo humanista. Hoy os dejamos con la entrevista que le realizamos hace unas semanas:

Tu nueva novela, El sacerdote ateo, brilla por la sencillez de sus planteamientos, que nos sitúa en una trama llena de secretos y sorpresas colocadas con extrema habilidad a lo largo de la historia. El narrador nos va desgranando poco a poco, como si fuera un puzzle, la vida de algunos de los personajes (y sobre todo su protagonista). ¿Fue difícil la elección del ritmo de la novela?

En la ciudad de Puebla, donde radico desde los dos años de edad, surgió una vanguardia en la segunda década del Siglo XX llamada el estridentismo. Hoy día, en el mundo entero, parece que viviéramos en ella, la noticia de hoy opaca a la de ayer y la de mañana va a lograr que olvidemos la de hoy. Mis dos novelas publicadas, La Cofradía y El sacerdote ateo, siguen esta idea, como la vida humana actual; ya nos estamos acostumbrando a ese limbo entre el surrealismo y el hiperrealismo. Eusebio, el protagonista, como cualquiera de nosotros, se propone hacer frente a su nueva condición, aceptándose como es, confrontando sus ideas con las vivencias; pero desbocado al estilo postmoderno en el que nada es lo que aparenta y ya podemos esperar cualquier cosa de la vida cada mañana.

En El sacerdote ateo se desarrolla una historia de importante trasfondo humanista tomando como punto de partida la pérdida de fe de un párroco en una pequeña población. Háblanos un poco de por qué decidiste situar en el eje central de la trama a este humilde cura que se siente un hipócrita al realizar sus tareas sin creer en Dios.

Se propone, desde luego, una desmitificación casi deconstructivista del típico endiosado sacerdote, pero, como lo indica tu pregunta, con un interés más humanista. ¡Todos los problemas de nuestra raza actual se deben a que hemos hecho a un lado al hombre! Valoramos más el dinero, el consumo, el arduo deseo de ser alguien entre tanta gente; especialmente porque convivimos a diario con la injusticia, la pobreza, la marginación, el desempleo y demás catástrofes humanas. Por ello no queremos caer en ese agujero negro, y nos esmeramos por sentirnos liberados de esa vorágine en la que soy alguien sólo si consumo, si tengo, si sobresalgo. No nos damos cuenta que somos algo sin hacer nada.

Eusebio pierde la fe, ¿quién no? Según la Biblia, Jesús perdió la fe. ¿Cómo no perder la fe cuando todo a nuestro alrededor grita que un Dios de ese tamaño, del que se proclama en más de 600 personificaciones, parece no tener oídos. Y es especialmente apasionante observar la vida diaria de un sacerdote por cuyos oídos ingresan toneladas de basura y lodo que volverían loco a cualquiera. Pese a ello, deben amar, sonreír, aconsejar y cumplir con los preceptos más arcaicos, rígidos y dictatoriales de una iglesia con estructura vertical. ¡Un tema apasionante, sin duda!

Una de las cosas que más horroriza a nuestro protagonista, el padre Eusebio, es que la gente miente a todas horas, incluso a la hora de confesarse. ¿La mentira se ha instaurado en esta sociedad a modo de autoengaño?

Esa es parte de la trama que como propuesta debe llamar a la reflexión de mis lectores: ¿somos conscientes de la enorme cantidad de mentiras que producimos? Nos creemos nuestras propias fantasías. El cerebro es una máquina maravillosa, pero tiene un defecto si no sabemos alimentarlo: tiene mezcladas las funciones; conviven en él la memoria y la imaginación y si no usamos la razón, si no la adiestramos, podríamos considerar que los personajes imaginarios son reales y, por el otro lado, pasamos la evidencia, la prueba, la documentación, como elementos ridículos que surgieron de nuestra imaginación. Así, la verdad se vuelve una quimera. Quizá sería válido para la salud mental de cualquiera, permitirse engañar a los demás, pero ¿engañarse a sí mismo? ¿Cómo puede una persona vivir en paz así?

Eusebio no se siente cómodo con la situación, observa a sus compañeros sacerdotes y se da cuenta que la única forma de dormir tranquilo es ser honesto con su propia conciencia; como el Padre Horacio, que tiene una amante a la que no desea abandonar, acepta un importante cargo eclesiástico para fingir que ya corrigió su conducta. Ojos que no ven, corazón que no siente.

definitiva

¿Sentiste alguna duda sobre utilizar un título tan rotundo, y que podría generar suspicacias, como es “El sacerdote Ateo”?

Entiendo que hay personas no aptas para enfrentarse a este título y su contenido. Yo sólo escribí una historia, una propuesta literaria con un encabezado adecuado a su interior, a esa novela ruidosa –estridente- que contiene. Por lo demás, quienes la han leído reconocen que sus prejuicios ante el título fueron superados al meterse en los personajes y su trama intrigante.

Por otra parte, soy promotor de lectura a través de una campaña denominada Leer o Morir, y quiero que la gente disfrute los libros, es por ello que, por un lado, soy consciente de la intriga que produce el título y ello es básico para que elijan una historia, más en nuestra sociedad postmoderna acostumbrada a tanto artículo novedoso, que rompa esquemas. Mi novela también cumple con la característica de entretener, sin dejar de lado la crítica a ciertas cúpulas o círculos sociales que infringen nuestra propia naturaleza.

El padre Eusebio perdió la fe durante una visita al Vaticano, donde comprobó el lujo y la ambición en su estado máximo. ¿Crees que la Iglesia Católica debería reformular el modo de vida de los miembros más altos de su jerarquía o simplemente fue un elemento argumental necesario para la obra?

Ambos. Tanto la Iglesia Católica –y cualquier otra que pretenda administrar la voluntad de las deidades en la Tierra- debe cambiar a una actitud más humanista, comprensiva, auténtica y honorable, y aproveché el suceso histórico del Vaticano a fines de un papado tan largo, como lo fue el de Juan Pablo II, en el que las altas jerarquías han creado su círculo de confort, pagados de ellos mismos, igualmente víctimas de tanta reverencia, lambisconería, alabanzas inmerecidas, propietarios de las llaves del cielo, etc.

Repitiendo tus palabras “elemento argumental necesario” debo decir que para mí, como escritor, es vital que los personajes se apeguen a la realidad. Es la verosimilitud que yo permito, me permito, procurando mi propia satisfacción, dejando que los elementos fantasiosos como las visiones del Padre Nemesio, por ejemplo, pudieran tener ambas cualidades: la posibilidad de estar presenciando un milagro y la de estar frente a una estafa o una explicación más natural o científica.

¿Qué no se ha destacado aún de tu novela en ninguna de las reseñas publicadas hasta la fecha?

El anuncio de las dos novelas posteriores a El sacerdote ateo. Esta es la primera de una trilogía que ya se está terminando y que promete continuidad a la historia de Eusebio. Quizá no lo han dicho por una razón muy simple: no quieren adelantar vísperas, y se los agradezco, también. La historia actual es, en sí misma, completa. No requiere de las otras dos para existir y prometo que sucederá lo mismo con las siguientes. Para quienes lean sólo una, no necesitarán de las otras dos, aunque tenga a los mismos personajes.

Sólo para no dejarles la duda, la trilogía la he denominado Herejías, aludiendo a los temas que se tratan en las historias; la segunda parte se llama Lujuria en la sotana (otra prueba del estridentismo, y desde luego, imbuidos en el postmodernismo) y la tercera Confesiones sacrílegas.

¿Qué opinas de Internet? ¿Es realmente una herramienta útil para los escritores?

Me pregunto si también pensaron eso con la imprenta, el bolígrafo, el papel. Tú lo has dicho, es una herramienta, como tal, ayuda a realizar tareas con menos tiempo, menor desgaste, mayor efectividad. Desde que existe, Internet ha potenciado un sinnúmero de actividades humanas, incluso la indeseable declaración de impuestos.

¿Cómo ves el panorama de la lectura en la sociedad más desarrollada? ¿Se lee verdaderamente en la era de la Información y el Conocimiento?

La lectura de unos beneficia, incluso, a quienes no leen. Es el poder inmaterial que tiene este hábito, por tanto, aunque un porcentaje mediano de la población no lo hiciera, estaríamos mucho mejor. El problema es que los porcentajes están disparados a la no-lectura. El abismo que existe en cuestiones económicas entre gente muy rica y muy pobre es similar a quienes leen y quienes no lo hacen; por ello, las diferencias están ocasionando un contraste social muy marcado también en asuntos culturales. Debemos invitar a la gente a leer, es imprescindible si deseamos solucionar los problemas que aquejan a la humanidad de nuestro tiempo, porque hay gente sin escrúpulos que utilizan el conocimiento como herramienta para hacer el mal, para controlar y manipular a la población.

¿Cuáles son tus planes literarios para el futuro?

Tengo varias novelas terminadas que no han sido publicadas y las he revisado ya varias veces, por lo que podrían ver la luz en cualquier momento; sólo que esto de publicar no es tarea sencilla, implica costos y debo dar tiempo a que se le permita protagonismo a una antes que a las demás. Ya les llegará su momento. Además sigo escribiendo, es a lo que pienso dedicarme el resto de mi vida, sea mucho tiempo o poco. En breve daré a conocer una novela semi-autobiográfica denominada El reino de las verdades (nótese la alusión a la verdad y la mentira) porque de todas, es la única que no imprimiré en papel por ahora, así que he decidido aprovechar su difusión sólo por vías digitales.

Agradezco infinitamente a mis lectores el favor que hacen al leerme, interesarse por mi propuesta e ideas. Deseo invitarles a seguir mis publicaciones periódicas breves en artículos de internet dentro de mi sitio web: www.JoeBarcala.com. Ahí mismo espero sus comentarios. Gracias al equipo de Universo La Maga por interesarse en mis escritos y les deseo mucho éxito.

Compra el libro ahora

Reseña “El sacerdote ateo”

BIOGRAFÍA DEL AUTOR: JOE BARCALA

unnamedJoe Barcala es Maestro en Literatura que nace en el bello Puerto de Veracruz el 6 de septiembre de 1967. Promotor de la lectura, el conocimiento literario y amante de las obras clásicas. Imparte conferencias, es crítico y editor. Sus dos primeras obras surgen tempranamente, cuando cumplió 15 años. Ha publicado 4 libros, tres de ellos novelas: Murió la muerte, La Cofradía, Parábolas del servicio al cliente y El sacerdote ateo; sin embargo, tiene terminadas otras seis historias y está terminando dos más. Gracias a su empuje y liderazgo, ha logrado una gran penetración en la industria editorial y su principal característica narrativa es, sin duda, su inventiva que refleja en personajes destinados a sufrir sus ocurrencias imaginarias; suelen ser grandes y trascendentales porque a través de ellos propone una revolución humanista.

ENLACES DE INTERÉS

3 thoughts on “Entrevista a Joe Barcala, escritor humanista | #Entrevistas

    Deja un comentario, pulsando AQUÍ

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.