Antonio-Vidal

Entrevista al escritor Antonio Vidal: “Sufrimos un proceso de deshumanización a pasos agigantados” | #MundoLiterario

Libros.com publica la nueva novela de Antonio Vidal, “La justicia del mendigo”, que nos descubre

  • Libros.com publica la nueva novela de Antonio Vidal, “La justicia del mendigo”, que nos descubre un turbio mundo.
  • El poder se enfrenta a la honestidad en una novela que removerá conciencias. Una historia actual que gira en torno al astuto juego que inicia Ángel, un joven mendigo, con el pequeño Daniel. 
  • Hoy tenemos el placer de charlar con su autor sobre literatura y actualidad.

La justicia del mendigo, de Antonio Vidal

En la Justicia del mendigo afrotas un tema de candente actualidad. ¿qué te ha llevado a afrontar este reto?

Durante la crisis hemos notado el aumento de indigentes y personas pidiendo en las calles. En mi ciudad, antes de que comenzara la debacle económica, eran pocas las esquinas en las que había gente pidiendo limosna. Pero desde entonces hasta el día de hoy, la presencia ha ido creciendo hasta tal punto que es imposible dar más de veinte pasos sin encontrarse a alguien sentado en el suelo con un cartel que cuenta su desgracia. Y me pregunté, ¿qué infortunio habrá sufrido esta persona para acabar así? Ahí comienza la idea de “La justicia del mendigo”.

¿Crees que gran parte de la sociedad se ha vuelto indiferente a este drama?

Sí. Cuando nos acostumbramos a presenciar ciertas cosas que cada vez se dan con más frecuencia, llega un momento en el que las aceptamos como algo normal, nos insensibilizamos. La indigencia siempre ha sido un problema social que asociábamos a personas con problemas de drogas, alcohol, o quizá a algún desequilibrio mental. No debemos descartar que hay personas que por una razón u otra no han tenido suerte en la vida y han acabado en la calle. Sin embrago en la actualidad han terminado en la indigencia personas normales, trabajadores que han gozado de un poder adquisitivo considerable y de una vida plena que el desastre de la crisis les ha arrebatado.

Tenemos la falsa ilusión de creer que gozamos de un control total sobre nosotros mismos, pero si nos llevaran a una situación límite descubriríamos nuestra verdadera naturaleza.

 

El odio puede arrasar todo a su paso ¿quieres hablarnos de ello?

El odio, como bien refleja uno de los personajes de la novela, puede transformar a cualquier persona. Pensamos que nos conocemos, es decir, que sabemos qué se esconde en cada uno de los recovecos de nuestra personalidad. Tenemos la falsa ilusión de creer que gozamos de un control total sobre nosotros mismos, pero si nos llevaran a una situación límite descubriríamos nuestra verdadera naturaleza. Hay animales que parecen inofensivos, sin embargo cuando se sienten acorralados sacan de su interior una fuerza oculta y un instinto de supervivencia que hasta entonces permanecía latente.

En tu novela hay gran variedad de personajes de diferente  moral e ideología, ¿es un reflejo de la sociedad en la que vivimos?

En la vida hay de todo: personas buenas y malas. Esto no es nada nuevo. Sin embargo pienso que la revolución tecnológica que estamos viviendo nos ha superado. Sufrimos un proceso de deshumanización a pasos agigantados. Lo vemos a diario, por ejemplo en una cena entre una pareja cualquiera, en la que en vez de conversar y mirarse a los ojos, se dedican a trastear con el móvil. Lo apreciamos en los niños que van por las calles como avestruces con la mirada clavada en los teléfonos móviles o consolas de videojuegos portátiles. Nos obsesionamos por los “likes” de Facebook o Instagram para lograr la admiración o aceptación de desconocidos, cuando lo más importante en la vida es cuidar de los que nos rodean, conversar con ellos, estar en contacto y escucharles, al fin y al cabo el ser humano es un animal social, y parece que eso está cambiando.

Sufrimos un proceso de deshumanización a pasos agigantados.

Pese a toda la miseria que nos rodea tu novela es una llamada a la esperanza. ¿qué nos dices sobre ello?

En “La justicia del mendigo” somos testigos de la evolución de una persona que era fiel a sus principios. Con una moral sólida y sin fisuras. Pero a raíz de un trágico acontecimiento que marca un antes y un después en su vida, se vuelve un monstruo, un ser malvado dispuesto a todo con tal de ver sufrir a aquellos que le llevaron a su desgraciada situación. Sin embargo (y no añado más para evitar un auto-spoiler), al final la esencia humana resurge de lo más profundo de nuestra conciencia para recordarnos cómo somos verdaderamente.

Se nota que amas a tu ciudad, Cádiz, pero en tu novela te alejas del estereotipo de “la tacita de plata” y nos hablas de un lugar real con sus claroscuros.

Así es. Todo en la vida tiene varios puntos de vista que dependen del observador. Para cualquier ciudadano y visitante Cádiz es una ciudad tranquila, y una prueba de ello es el bajo índice de delincuencia que tiene con respecto a otras capitales. Esto es favorecido por su ubicación geográfica. Es una ciudad que vista desde el cielo es prácticamente una isla, por lo que carece de zonas de extrarradio que en otros lugares suelen ser puntos conflictivos. Pero para una persona sin recursos, desamparada y sin un hogar en el que resguardarse, cualquier ciudad se convierte en una peligrosa jungla. Estar en el lugar equivocado a la hora equivocada puede tener graves consecuencias. Algo que sufre en sus carnes Ángel, uno de los protagonistas.

 Al final la esencia humana resurge de lo más profundo de nuestra conciencia para recordarnos cómo somos verdaderamente.

¿Te gustaría hablarnos de temas que no hemos tocado en tu libro?

Comentar que esta novela sigue la línea de la anterior y de las que vienen. Actualidad, suspense y giros inesperados son denominadores comunes. Mis obras están inspiradas en mi día a día, en las noticias, en experiencias personales, es decir, todo lo que percibo en el momento queda plasmado y pueden provocar cambios. Como anécdota, decir que en una ocasión llegué a borrar dos capítulos completos de mi tercera novela, “La orilla del Omo”, por una noticia que escuché en la radio.

¿Qué opinas de Internet?

Internet es una gran herramienta que hace más fácil nuestro día a día. Todo está en la red: enciclopedias, libros, música, noticia, webs que nos permiten realizar gestiones personales, etc. Pero como toda herramienta, si se le da un mal uso puede ser perjudicial. La facilidad y comodidad que nos proporciona la red, nos ha encerrado en una peligrosa zona de confort. Sin darnos cuenta hemos caído en una vida tan relajada que si algo nos cuesta un poco más de lo habitual… lo abandonamos.

¿Qué proyectos literarios tienes para el futuro?

He finalizado una tercera novela, que quedó finalista en el VIII Premio Bubok – Lengua de Trapo, pero por el momento no tiene fecha de publicación puesto que aún estoy buscando editor. Por otra parte estoy trabajando en una cuarta obra que actualmente está al ochenta por ciento.

Jamás pensé que llegaría a tener esta pasión por la literatura. Soy ingeniero técnico y comencé a leer relativamente tarde. Después de cuatro años y tres novelas escritas, todas ellas finalistas en concursos literarios, pienso que lo que escribo gusta. Los comentarios que me llegan de las redes sociales y de los lectores, son muy positivos y alentadores. Son el motor que me anima a seguir escribiendo. Y si la vida y el tiempo me lo permiten, seguiré leyendo y escribiendo sin descanso.

Leer la reseña
Compra el libro ahora
Biografía del autor: Antonio Vidal

 (1978) Es Ingeniero Técnico Industrial. Natural de Cádiz, combina su trabajo con una de sus grandes aficiones, el surf; a la que hay que añadir desde hace unos años el afán por la escritura. En 2015 Ediciones Áltera publicaba su primera novela “Proyecto 2.1”, que reseñamos en Universo la Maga. La justicia del mendigo es su segunda novela publicada.

Antonio-Vidal

Enlaces de interés

Enlaces de su primera novela “Proyecto 2.1”:


reseña libro

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.