María-José-Menéndez-Arias

Entrevista a María José Menéndez Arias: «a menudo se busca un ideal imposible y valoramos poco lo que disfrutamos»

Entrevistamos a María José Menéndez Arias, autora de “El tiempo invertido”, novela con la que resultó

  • Entrevistamos a María José Menéndez Arias, autora de “El tiempo invertido”, novela con la que resultó finalista del III Concurso Internacional de Narrativa para Escritores Noveles “Manuel Díaz Vargas” en 2015.
  • Narrada con fuerza y dramatismo, se adentra la fuerza de los recuerdos engañosos.

“El tiempo invertido” es un buen título y una forma acertada de contarnos la historia ¿Qué te decidió a optar por ello?

Lo primero que se me ocurrió fue escribir un libro en el que el fondo y la forma estuvieran muy relacionados, que formaran un todo.  Y mi segunda idea fue un experimento: pensé que las novelas tienen estructuras narrativas muy variadas, pero yo no conocía ninguna que contara una historia en sentido cronológico inverso (cuando ya llevaba tiempo escribiendo la novela, vi la película “Memento” y pensé “¡vaya, se les ha ocurrido la misma idea que a mí!”).  Así que decidí probar, a ver si el resultado era inteligible.  Durante mucho tiempo, con la novela en marcha, no tenía claro qué título ponerle, y un buen día se me ocurrió “El tiempo invertido“: de repente lo vi como el título obvio para este libro.

¿Se quedó Paz atrapada hace trece años en una relación que ha idealizado? ¿Emocionalmente se detuvo su tiempo entonces? ¿Le imposibilita ello analizar la realidad?

Idealiza una relación que en realidad nunca llegó a tener: sólo recuerda de ella el deseo y el enamoramiento que no pasaron de ahí.  No creo que estuviera atrapada, sino que su búsqueda de los años posteriores no dio resultado.  Cuando ya no contaba con aquella relación, él se le aparece y Paz tiene la impresión de que es mejor que ninguno de los otros hombres que ha conocido; y esto es lógico: en su recuerdo él es perfecto porque nunca sufrió el desgaste que provocan el día a día y conocerse a fondo.

Pedro es inseguro y vulnerable, su amigo Alfonso ha sufrido desde la infancia una pesadilla.  ¿Qué influencia tiene la familia en el desarrollo emocional de los hijos?

Una influencia enorme, total.  Pero lo difícil es rastrear sus efectos en las personas o prever los resultados de nuestra personalidad o de cada detalle de nuestra conducta cuando criamos a los hijos.  El de Alfonso es un caso extremo, donde se puede apreciar mejor la influencia de esas circunstancias familiares; pero su contraposición con el caso de Pedro sirve para mostrar que también la gente “normal” tiene “secuelas”, para bien y para mal, de sus relaciones familiares.

¿Vivimos bajo la influencia de que la felicidad únicamente se puede alcanzar bajo ciertos cánones? ¿Nos impide eso valorar y disfrutar el presente?

Sí, las convenciones sociales y la “imaginería” occidental nos incitan a buscar el éxito profesional y social, y la vida en pareja o en familia, para considerarnos felices sin reparar, por ejemplo, que las parejas realmente felices son pocas porque las personas somos complicadas y variables.  Así que a menudo se busca un ideal imposible y, como consecuencia, valoramos poco lo que disfrutamos y tenemos a nuestro alcance.

Paz contempla el paso del tiempo como a un enemigo ¿Es un indicativo de su insatisfacción?

Tiene una sensación de “pérdida del tren”, de prisa, y percibe el paso del tiempo como una amenaza porque sabe que tarde o temprano la vida se acaba.  Cuando hay mucho tiempo por delante, en la juventud, hay mucha esperanza en el futuro, pero a medida que los años transcurren y no consigue lo que quiere, o lo que idealmente había imaginado, va aumentando su desesperanza y se plantea preguntas sobre su propia insatisfacción: quizá debería haberse conformado más con lo que sí tenía a su alcance.  A esa reflexión se refiere la última frase del libro.

El relato de la protagonista retrocede en el tiempo, el de él avanza. ¿Refleja el camino que cada uno emplea en busca de la felicidad?

En cierto modo sí, porque ella vuelve a una relación pasada y él, en cambio, con el impulso irracional que da comienzo a su historia parece querer romper con su pasado dócil y enfrentarse de otra manera al futuro.

¿Qué te gustaría añadir sobre El tiempo invertido?

El proceso de creación de este libro fue muy dilatado en el tiempo pero muy fragmentado, a trozos sueltos; también muy libre de cualquier tipo de condicionante: no tenía grandes pretensiones, no sabía en lo que iba a acabar.  Simplemente lo iba desarrollando como me salía, según las sensaciones y pensamientos que surgían en cada momento, sin mucho orden, y al final reuní los materiales, los pulí un poco y armé la novela como un puzle.  Que el resultado resulte comprensible, incluso sugerente en algunos momentos, para los lectores, es algo casi milagroso.

¿Qué opinas sobre internet?

Es fascinante y una necesidad básica hoy en día; una ventana maravillosa al conocimiento y al mundo.  Pero hay que conocer sus riesgos, y tiene esa vertiente inquietante de poder mezclar lo real y lo virtual hasta confundirnos.

¿Qué proyectos literarios tienes en ciernes?

Otra novela empezada en la que aún falta mucho por hacer.

ediciones-alfar

Leer reseña de “El tiempo invertido”

Compra el libro ahora

Biografía de la autora: María José Menéndez Arias

Nació en Oviedo (Asturias) en 1965, es Licenciada en Derecho y ha desarrollado toda su carrera profesional como abogada en ejercicio.

En el ámbito literario, en el año 2015 resultó finalista del III Concurso de Narrativa “Manuel Díaz Vargas” con su primera novela “El tiempo invertido” y en el año 2003 obtuvo el Primer Premio de XI Certamen del Libro Infantil “Ciudad de Morón” con La isla hueca.

María José Menéndez Arias.

María José Menéndez Arias.


reseña libro

Deja un comentario, pulsando AQUÍ