José González-Sandoval Buedo

Entrevista a José González-Sandoval Buedo: «El amor es una realidad compleja y paradójica»

«El amor en Occidente: mito y realidad». Un completo manual que además de poder servirnos para

  • «El amor en Occidente: mito y realidad». Un completo manual que además de poder servirnos para descubrir que el amor es a la vez un mito y una realidad biológica, también puede es una gran ayuda en nuestra vida afectiva.
  • Entrevistamos a su autor, José González-Sandoval Buedo, Doctor en Filosofía, que retrata la accidentada historia del amor desde su nacimiento en el cristianismo.

¿Cómo surgió la idea de escribir «El amor en Occidente», esta accidentada historia del amor desde su nacimiento en el cristianismo?

El motivo original fueron mis múltiples y desordenadas lecturas y mi accidentada vida amorosa, que me abrieron una gran interrogante sobre qué era el amor. Mas tarde, al trabajar la extensa obra de Ortega y Gasset para hacer la tesis doctoral, esa necesidad fue en aumento al darme cuenta de la multiplicidad de significados que tenía el término en este autor. Como consecuencia me embarqué en esta dura aventura, sin ser consciente de las dificultades y la amplitud que tenía.

¿El amor, sujeto siempre al lenguaje, cambia con la cultura y con el tiempo?

Si lo consideramos en toda su extensión, el amor es un concepto y una realidad compleja y paradójica. Como concepto cambia de una cultura a otra y de una época a otra, y como realidad cambia en cada sujeto y en cada momento de la vida del que lo vivencia

Existe una enorme diferencia entre la erótica griega, sensual y placentera, y las primeras formas de amor de la religión cristiana

Resulta muy interesante la gran diferencia que existe entre la erótica griega y las primeras formas de amor del cristianismo.

Aunque no se haya resaltado lo suficiente, existe una enorme diferencia entre la erótica griega, sensual y placentera, y las primeras formas de amor de la religión cristiana, basadas en la paternal caridad de Dios exenta de cualquier connotación sexual. A lo largo de la historia de Occidente este hecho nos ha marcado a todos los que hemos vivido a la sombra del cristianismo.

Encontraremos también un breve vistazo al concepto de amor islámico, que, pese a no ser estrictamente occidental, nos toca de cerca por su proximidad en las creencias religiosas y por todos los años de convivencia islámica en la península. ¿Cuáles serían sus diferencias esenciales?

Hay dos grandes diferencias, que vienen derivadas de las creencias originales de ambas religiones y de las influencias platónicas recibidas. Si hablamos del amor del Dios en el que creen, el cristianismo identifica Dios y el Amor, y lo valora como la gran donación del Padre a sus muy queridos hijos para enseñarles el camino que deben seguir para alcanzar su salvación; sin embargo, los pensadores “sometidos” a los designios y normas de Alá, consideran que esa forma de amor divino es un antropomorfismo. Y si nos referimos al amor hacia el prójimo, el amor en el Islam es más sensual a la vez que espiritual, mientras que en el cristianismo aunque es más puritano sexualmente, es menos sublime y mucho más sacrificado y difícil de alcanzar

 Si lo consideramos en toda su extensión, el amor es un concepto y una realidad compleja y paradójica.

Conoceremos el Amor Cortés de la Edad Media, en el que prevalecen los ideales de la caballería, el sublime y dual amor del renacimiento, el desconfiado barroco, el amor romántico… ¿El concepto actual de amor en Occidente se ajustaría a alguno de estos modelos en particular o bebe de todas las fuentes culturales anteriores?

Actualmente, aunque en la mente de todos nosotros existen mezclas interminables de los modelos, pues sin darnos cuenta de ello de todos hemos bebido, sin embargo en Occidente podíamos dibujar como tres grandes grupos, la mayoría de las veces irreconciliables: los defensores del dual romanticismo y su forma original Cortés, los que pretenden ajustarse a las sexuales propuestas positivistas, y los que, con grandes dificultades, intentan mantenerse fieles a la ortodoxia cristiana.

En la segunda parte del libro podremos encontrar las raíces del amor en el ser humano como especie. ¿Es importante que no perdamos la perspectiva biológica del concepto?

Si queremos entender el lugar que ocupa el amor en nuestras vidas no sólo es importante, sino necesario. No debemos olvidar que somos seres biológicos y seres culturales entrelazados. Somos Naturaleza que siente, ríe, llora, juega, construye útiles, sueña, intenta sobrevivir y reproducirse…, y los conceptos son formas culturales que siempre nos remiten a nuestro ser biológico. Somos seres duales, y el peligro de los grandes reduccionismos se produce cuando perdemos de vista uno de los elementos que nos van dando forma. Y para ayudar a evitar esta situación está escrito este libro sobre el amor.

Si como concepto el amor ha llegado a ser un mito en la cultura occidental, ¿qué es en realidad el amor?

Según analizo en la segunda parte del libro, el amor es una realidad entrelazada de Naturaleza y Cultura, una paradójica emergencia dentro del proceso evolutivo, que se manifiesta en el plano somático, afectivo y cognitivo conjuntamente, y se vivencia personalmente bajo la forma de un intenso deseo de vinculación positiva hacia otro ser que nos afecta significativamente, nos gusta, con fuerza nos atrae y acerca del cual pensamos, creemos o tenemos la esperanza que puede satisfacer algunos de nuestros deseos o necesidades más acuciantes, queridas, o soñadas en ese momento de nuestra vida. Un complejo y paradójico estado que para su inicio, posterior consolidación y posible correspondencia precisa de la comunicación, el conocimiento, la confianza, el cariño, el cuidado, el diálogo sincero, la entrega, la posesión, la comprensión, la colaboración, el respeto…, junto a la decisión y el compromiso personal de aceptar la relación.

El amor es una realidad entrelazada de Naturaleza y Cultura, una paradójica emergencia dentro del proceso evolutivo

Si en los modelos anteriores se hablaba de la espiritualidad, la eternidad y el único camino para alcanzar la felicidad como rasgos del amor, ¿con qué cualidades podemos adornar este tipo de amor natural que propone en su libro?

La primera gran cualidad del amor es el ser eminentemente paradójico, pues se trata de un estado somático, afectivo y cognitivo entrelazados. Es, por tanto, un estado en el que participa la totalidad del sujeto “enamorado”, por lo que estarán presentes aspectos espirituales, junto a aspectos somáticos, biológicos, sexuales y que todos los humanos vivenciamos de un modo u otro, una intensidad u otra, una duración u otra. Un estado que, aunque es cambiante y eminentemente narrativo, en algunos casos puede llegar a ser eterno, para lo cual es preciso alcanzar un alto nivel de desarrollo personal, un equilibrio entre las partes que nos constituyen, y tener la suerte de encontrar a otro/a con quien poner en marcha un programa de vida en el que cada uno sirva de ayuda al otro.

Es tan paradójico el amor que unas veces puede ser el mejor camino para alcanzar la felicidad (como dicen los cuentos), y otras el más rápido para arrastrarnos a la perdición, y aun a la muerte. Como hace años advirtiera Fernando de Rojas en La Celestina. 

¿Qué próximos pasos le esperan al libro?

Darlo a conocer a sus potenciales lectores, para lo cual, por un lado se pondrán en marcha los sistemas de distribución acordados con la Editorial (Pedido directo a través de su Web. Distribución bajo pedido en FNAC, Agapea y Libelista. Venta bajo demanda 1:1, en Amazon y Librerías Asociadas…), tanto en el modelo papel como EBOOK; por otro organizar personalmente un sistema de distribución y divulgación en las librerías próximas al lugar de residencia y en algunos grupos de lectura de la zona. Y como complemento utilizar el sistema de información en las redes sociales y medios de comunicación diseñado por Universo La Maga.

¿Dónde podrán encontrar tus seguidores «El amor en Occidente»?

Suponiendo que los llegue a tener, si residen en Murcia, Cartagena o Molina de Segura podrán encontrarlo en varias de las librerías más conocidas de esas localidades; si no es así tendrán que recurrir a encargarlo en alguno de los medios arriba indicados, o ponerse en contacto conmigo en la dirección de correo electrónico josegonzalezsandoval@gmail.com para hacérselo llegar.

¿Qué opinas sobre Internet? ¿Es una ayuda para los autores?

Como el amor, Internet tiene una doble cara. Si por un lado es un recurso que nos puede ayudar en nuestra vidas, por el otro también puede ser la causa de graves errores, al poder canalizar por este medio una enorme cantidad de mentiras, la mayoría de las veces no contrastadas por los “crédulos” usuarios.

Para los autores es una ventana abierta al mundo que de otro modo no tendríamos, pero también nos deja en manos de los grandes grupos que son los que “orientan” las preferencias de los lectores. Como ocurre en cualquier campaña publicitaria.

Leer la reseña

Lee el libro ahora

Biografía del autor

José  González-Sandoval  Buedo  (Pozo  Amargo,  Cuenca,  1945).  Maestro  de  Primera  Enseñanza,  Licenciado  en  Filosofía  y  Letras  por  la  Universidad  Complutense  y  Doctor  en  Filosofía  por  la  Universidad  de  Murcia  (1995),  con  una  tesis  sobre  la  teoría  del  conocimiento  y  el  método  del  prolífico  y  controvertido  pensador  Ortega  y  Gasset,  que  sería  publicada  más  tarde  con  el  título:  La  mirada  de  El  Espectador  (Conocimiento  y  método  en  Ortega),  Ediciones  Isabor,  Murcia,  2008.  Profesor  de  EGB  y  Enseñanza  Secundaria.  Jubilado. Además  de  diferentes  artículos  sobre  el  pensamiento  de  Ortega  y  de  Platón  y  haber  participado  en  varios  congresos,  ha  publicado  dos  libros  de  investigación  histórica  sobre  su  pueblo  natal,  utilizando  manuscritos  almacenados  en  viejos  armarios  de  la  casa  donde  nació  y  en  la  sacristía  de  la  Iglesia  Parroquial  de  Pozo  Amargo. Es  miembro  de  la  Sociedad  de  Filosofía  de  la  Región  de  Murcia  y  de  la  Asociación  de  Hispanismo  Filosófico

José González-Sandoval Buedo

José González-Sandoval Buedo

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.