Erika López Moreno

Entrevista a la escritora y cardióloga Erika López Moreno

«Los Hijos de la Matrioska», de Erika López Moreno, es una novela perfecta para los

  • «Los Hijos de la Matrioska», de Erika López Moreno, es una novela perfecta para los amantes de la novela negra nórdica. 
  • Cardióloga de profesión, logró dar el salto a la narrativa tras su regreso de Berlín, ciudad de la que está enamorada. Desde entonces, empleó cada segundo libre en la escritura de esta novela.
  • Escribe la reseña nuestro compañero Jaume Vicent.

Matrioska

«Los hijos de la Matrioska» es como una telaraña que va a atrapando al lector. ¿Cómo fue tejer esa minuciosa red convertida en trama?

Quería que todo encajara y que la historia terminara siendo un círculo cerrado, que cada uno de los puntos quedara resuelto de una forma coherente, intentando huir de los Deus ex machina o recursos demasiado manidos. Lo más delicado fue tejer el desenlace, tratar de dejar caer pistas para hacer al lector partícipe de la investigación, pero cada una a una altura determinada de la historia, de tal forma que se mantuviera la intriga sin revelar la sorpresa final demasiado pronto. Equilibrar esa tensión en todo momento me supuso un quebradero de cabeza al mismo tiempo que un juego muy divertido.

 ¿Cómo explicas lo sucedido si no es haciendo una autopsia detallada de las mentes?

A pesar de ser cardióloga de profesión, tu pasión por la literatura te ha acompañado siempre. Háblanos de ello y de tu salto a la narrativa tras tu regreso de Berlín.

Por el ritmo de mi profesión resulta difícil sentarte en el sofá y abrir un libro de ficción sin interrupciones por guardias, congresos, papers que estudiar… Por ese motivo empecé a aficionarme a las novelas policiacas: me di cuenta de que podía devorar quinientas páginas en dos días si la historia me enganchaba. Con los años fui cerrando aún más el círculo y me hice una verdadera adicta al Scandinavian noir.

Recuerdo cuando, debía de tener unos diez años, hice un par de intentos de escribir una historia al más estilo Indiana Jones: arqueología, mitos, un tesoro escondido… Pero me di cuenta de que carecía de los recursos necesarios para desenredar lo enredado: tenía que leer más. Nadie puede ser un buen escritor si no lee.

En 2014 tuve la suerte de vivir en Berlín durante una temporada por motivos de trabajo. Sencillamente me enamoré. Berlín tiene una carga de arte, vida e historia sobrecogedora. Cada café, cada museo, cada barrio me inspiraban una secuencia entrelazada con la anterior, como si estuviera viendo un largometraje rodándose a tiempo real en sus calles. A mi regreso lo tuve claro: tenía que narrar esa película, ya era hora de saldar mi cuenta pendiente con las historias corales que, como lectora, tanto me seducen.

 

Eres la autora de trabajos como Heart of Uprising (una obra musical basada en la discografía de una conocida banda británica), La Huida, (un cortometraje protagonizado por actores de renombre del panorama nacional) y El azar de las sorpresas, una mini-web serie realizada en el 2015. ¿Cómo resumirías estos proyectos?

Muy variados y excitantes. «Heart of Upriring» fue mi primer guión. Quise rendir homenaje a las obras musicales basadas en bandas famosas tales como Tommy, Mamma mía, We will rock you… apoyándome en la letra de los temas del grupo británico Muse como parte del diálogo de un hilo común que, curiosamente, flirtea con el actual debate en torno al Brexit. «La Huida» fue un cortometraje por encargo de la talentosa productora Kurkuba, mi primer gran reto por dos motivos: era un trabajo para alguien, no por el placer de escribir, un matiz que marca cierta diferencia y supone más presión. Además debía cumplir los requisitos de un espacio y un número de personajes limitados, pero sin perder la chispa. Consistía en hacer diálogo puro y duro. Gorka Otxoa y Fele Martínez dieron vida a mis protagonistas de una manera impecable y fue un orgullo y un placer participar en el proyecto. A este encargo siguió «El azar de las sorpresas» una web serie rompecabezas compuesta de historias cruzadas.

Al mismo tiempo seguía escribiendo por placer, por si acaso, por tener material y por plasmar mis ideas antes de que se me fueran como habían venido. De uno de estos trabajos surgió «CARDIAC», el guión para una mini-serie policiaca, que acabó por ser el germen, la génesis de «Los hijos de la Matrioska».

 Equilibrar esa tensión en todo momento me supuso un quebradero de cabeza al mismo tiempo que un juego muy divertido.

Es una novela rápida, de acción directa e ideal para los amantes de la novela negra nórdica. ¿Fue complicado conseguir un ritmo tan frenético en los momentos claves y a la vez un equilibrio perfecto en la construcción de personajes?

Siempre digo que mi objetivo es escribir el tipo de ficción que a mí me gusta leer. Esto es una historia dinámica, que atrapa, con personajes que dejan huella. Una novela que lees en dos días porque literalmente no puedes parar y que, cuando termina, deja una especie de satisfacción y síndrome de Estocolmo a partes iguales. Creo que los flashbacks son la clave, no pasan dos capítulos en el mismo momento ni lugar, sino que, cuando uno de los hilos corre el riesgo de aminorar el paso, de repente el lector se encuentra de bruces con una historia completamente distinta, con personas, interrogantes y misterios nuevos. El mantener este ritmo fue laborioso pero, como digo, muy entretenido. Tuve que preocuparme de no romper las líneas temporales y de que todo tuviera sentido sin lo que en lenguaje audiovisual se entiende por fallos de raccord, o fallos de continuidad entre escenas.

 En 2014 tuve la suerte de vivir en Berlín durante una temporada por motivos de trabajo. Sencillamente me enamoré

¿Cómo de importante es para ti como autora que el/la lector/a conecte con los personajes de la trama?

Es necesario, diría que primordial en las novelas en las que media un crimen como un acto antinatural. ¿Cómo explicas lo sucedido si no es haciendo una autopsia detallada de las mentes? ¿Cómo entender el porqué, el inevitable móvil? La empatía es un ingrediente esencial en esa adicción de la que hablo. Mi cometido es que el lector se enamore de cada uno de los personajes y que, al mismo tiempo, sospeche de todos por igual.

 hijos-matrioska

¿Dónde podrán conseguir los lectores «Los hijos de la Matrioska»?

«Los hijos de la Matrioska» está a la venta en Amazon, en formatos tapa blanda y electrónico (Kindle).

¿Cuáles dirías que son tus principales fuentes de inspiración a la hora de crear literatura?

Gran parte de mi proceso creativo se basa en visionar escenas, como si de una película se tratara. Diría que me vale con una localización, una canción, una persona, una anécdota… un día a día real que pueda retorcerse un poco para dar forma a una historia de ficción. Pero mi principal fuente de inspiración proviene de la lectura de otros autores, por ejemplo de la crudeza de Stieg Larsson, la familiaridad de Camilla Läckberg, las dobles sorpresas de Joël Dicker, la narrativa de Paul Auster, la magia de Haruki Murakami, los giros de Eva García Sainz de Urturi…

«Los hijos de la Matrioska» es una mezcla de mis dos mundos, la Medicina y la Literatura. Por eso está en marcha una presentación formal en el Colegio Oficial de Médicos de Granada.

¿Qué pasos futuros le esperan a «Los hijos de la Matrioska»?

«Los hijos de la Matrioska» es una mezcla de mis dos mundos, la Medicina y la Literatura. Por eso está en marcha una presentación formal en el Colegio Oficial de Médicos de Granada.

De igual manera que otros autores del género, me gustaría incluir la novela en una serie criminal establecida en la ciudad de Granada. El inspector jefe Víctor Cazorla y su equipo seguirán trabajando duro para no dejar un crimen sin resolver en la tierra soñada.

¿Sueles mantener contacto con tus seguidores?

Claro que sí, escribo para ser leída y criticada, así que el feedback de mis seguidores es tan necesario como bienvenido.

Leer la reseña

Compra el libro ahora

Matrioska-Amazon

Enlaces de interés:

Biografía de la autora: Erika López Moreno

Erika López Moreno

Erika López Moreno

Nació el 8 de marzo de 1985 en la ciudad de Granada. Creció en el seno de una familia liberal, cuya dinámica principal se basa en el diálogo y la confianza. De una imaginación desmesurada, Erika siempre ha creado historias ficticias en su mente y ha tratado de plasmar sus pensamientos sobre el papel. Desde muy pequeña contaba con una curiosidad sin límites, un afán por la lectura de novelas policiacas y, poco a poco, desarrolló la capacidad de soñar despierta. Siempre impulsada por el inagotable apoyo de sus padres y hermanas, Erika se propuso hacer realidad dos de sus sueños, que eran claros e independientes: quería ser médico y escritora. De una forma paralela, combinó sus estudios en la Facultad de Medicina con la redacción de relatos cortos. Una vez licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada en el año 2009, Erika trabajó como médico de Urgencias y, posteriormente, se formó como cardióloga en el Hospital Virgen de las Nieves, en su ciudad natal. Durante ese periodo de tiempo, su afición por la escritura se fortalecía a la vez que tomaba un camino muy concreto: los guiones audiovisuales. Es la autora de, entre otros, trabajos como Heart of Uprising, una obra musical basada en la discografía de una conocida banda británica, La Huida, un cortometraje para la productora madrileña Kurkuba realizado en 2014 y protagonizado por actores de renombre del panorama nacional, y El azar de las sorpresas, una mini-web serie realizada en el 2015. Basada en la idea original de uno de sus primeros guiones, titulado inicialmente CARDIAC, optó por dar el salto a la narrativa. A su vuelta a España a finales de 2014, tras una estancia de varios meses en Berlín donde trabajó en la Unidad de Cardiología del Hospital Charité Mitte, decidió comenzar a escribir su primera novela. Compaginando su labor como cardióloga en Granada, la autora de Los Hijos de la Matrioska empleó todos los segundos libres que pudo encontrar para dar forma a la historia que durante tanto tiempo ha surcado sus pensamientos. No fue hasta el nacimiento de su primera hija a finales del 2017 cuando finalmente hizo pública su primera obra. Se podría decir que, en cierto modo, muchos de sus sueños se han hecho realidad al cumplir los treinta y tres. El duro trabajo ha merecido la pena. Ahora nuevas expectativas se abren ante los ojos de esta mujer que jamás dejará de soñar, escribir e intentar alentar y fortalecer a cuantos le rodean.

 

Deja un comentario, pulsando AQUÍ