May-Rodríguez-Albendea-y-David-Botello

Felipe el Hermoso, diseccionado por David Botello y May Rodríguez Albendea | #MundoLiterario

La figura de Felipe el Hermoso, primer rey de la dinastía de los Austria, es diseccionada

  • La figura de Felipe el Hermoso, primer rey de la dinastía de los Austria, es diseccionada en el libro del historiador May Rodríguez Albendea y el escritor David Botello “Felipe el Hermoso, anatomía de un crimen”.
  • El monarca pasó a la historia como “Felipe el Hermoso” por un comentario irónico que sobre él hizo el rey de Francia, pues la belleza no estaba entre sus pocas virtudes.
  • Escrita con enorme rigor y gran sentido del humor, los autores retratan al monarca y su época, pero también arrojan luz sobre su asesinato antes de llegar a ser rey de Aragón.
  • Escribe la reseña nuestra compañera Marisa Caballero:

Felipe el hermoso anatomía de un crimen

En este libro no solo vamos a tener conocimiento de la historia vista por otros ojos, también disfrutaremos de una narración desenfadada y divertida. Pero, sobre todo, estos dos expertos investigadores sacarán a la luz los entresijos de sexo, ambición, traiciones, puñaladas y mentiras que el ansia de poder despierta en sus protagonistas. Cuenta además con un prólogo más que interesante de Carlos Sobera. También veremos los mil problemas que tenían las descendencias reales, debido a la endogamia que imperaba.

Los Reyes Católicos y el Tanto Monta

Comenzamos por los Reyes Católicos o el Tanto Monta, con el que serán nombrados a lo largo de la novela. Enrique IV tiene un papel importante en la historia. Es hermano de Isabel, y todos decían que era homosexual porque en la noche de bodas con Blanca de Navarra tuvo un gatillazo; cosa nada extraña, si tenemos en cuenta que asistía al evento la corte en pleno para dar fe de la virginidad de la novia y de la consumación del matrimonio y hacía un frío que pelaba. Pese a lo que decían era padre de Juana la Beltraneja.

La Infanta Isabel ha sido educada en la fe franciscana, y puede usar un altar portátil para rezar y oír misa, esté donde esté –detalle del Vicario de Cristo-, así que las múltiples veces que se encuentra en apuros, reza y sus adversarios van muriendo, en el momento oportuno. Da igual que sean hermanos como Alfonso que come unas truchas en mal estado o como Enrique al que unas fiebres oportunas, que las malas lenguas confunden con el cianuro, los despenen, u otros que entorpezcan sus planes. Entre pillos anda el juego.

Ella, mujer de carácter fuerte está decidida a ser reina de Castilla y lo va a conseguir. Después de muchas dudas y peripecias decide casarse con Fernando de Aragón y así lo hace. La parejita necesita para el evento una bula pontificia, ya que son hijos de primos hermanos; Isabel se pone a rezar y “el mismo día de la boda aparece la dispensa, una bula póstuma firmada por Pío II, un papa que lleva cinco años muerto ¿Quién dice que los milagros no existen?

Para enfado de Fernando, Isabel se hace proclamar reina de Castilla antes de su llegada. Adiós su sueño de hincar el diente sobre tan rico bocado. Será consorte pero eso en Aragón no hubiese sucedido, saben tener a las mujeres en su sitio. Para aplacar el mosqueo del esposo viene el Tanto Monta, él se ocupará de la política internacional y nuestra joven pareja irán desmontando el chiringuito de la Edad Media pese a la resistencia de los nobles.

Tuvieron cinco hijos: Isabel, Juan, Juana, María y Catalina. A los cinco utilizaron para sus fines políticos con matrimonios de conveniencia. De ellos únicamente María parece que fue feliz, tal vez por eso se sepa tan poco de ella.

«La idea la empieza a torturar. Demasiados crímenes a sus espaldas. Demasiados pecados. Y ella lo sabe. Se ha dejado llevar por la “codicia de reinar”, como le dijo la legítima Juana. Ha mentido, ha robado, ha asesinado. Se ha casado a traición con un enemigo de Castilla. Ha usurpado el trono de su hermano. Ha montado una guerra civil. Ha matado en nombre de Dios a sus enemigos. Es responsable de la tragedia de los judíos. La expulsión ha acabado con la mayoría de los médicos de Castilla. Siempre le quedará la duda de si alguno de estos médicos que se fueron habrían dado con el mal que aquejaba a Juanito o a Miguel, si habría atendido mejor el embarazo de Margarita o el parto de Chabelita. Nunca lo sabrá»

Felipe el Hermoso, esposo cruel y monarca fugaz

Llegamos por fin a nuestra Juana mal llamada la loca. Era la más hermosa y culta de los hermanos y estaba preparada para ser reina, la casaron con el príncipe Felipe, peor llamado el hermoso. Era bajo, enclenque, dientes torcidos, cojo y lo peor de todo: mala persona, infiel, vengativo, violento, manipulador y ambicioso. Ha pasado a la historia como Felipe el Hermoso por un comentario irónico que sobre él hizo el rey de Francia.

Cuando parte la princesa para Flandes a desposarse, no sabe que va a comenzar su calvario y no solo por el choque de las dos culturas. Flandes estaba en la Edad Media, Juana llegaba con un bagaje cultural impresionante, era superior a Felipe en todos los aspectos y además era muy limpia. El conjunto era una ofensa para el esposo.

El libro sigue paso a paso los métodos que su esposo, maltratador concienzudo, emplea con Juana para ir quebrándola por dentro y por fuera, convencido que por ser su mujer le pertenece, como un mueble cualquiera. Pese al tono desenfadado y los chascarrillos oportunos que muy adecuadamente emplean estos dos autores, algo en ti se estremece cuando desmenuzan la vida de esta infeliz princesa.

Nos dicen que la historia se ha montado sobre un cuento muy oportuno: ella loca de amor, él bello e infiel. La reina madre sacrificándose por descubrir otras tierras. El Tanto Monta preocupados por la unidad de Castilla y Aragón. Nada más lejos de la realidad como podréis comprobar con su lectura.

A Juana, por si le habían quitado poco en vida, le robaron hasta la dignidad después de muerta. Un detalle a tener en cuenta es que Luis XII de Francia quedó tan prendado de ella durante la estancia en su país, ya camino de Castilla, cuando estaba “oficialmente” loca mucho tiempo, que pidió la mano de Juana al enviudar de Felipe.

Felipe el Hermoso fue el primer rey de la dinastía de los Austria. Llegó a Castilla para reinar y fue asesinado antes de llegar a ser rey de Aragón, la historia oficial no cuenta mucho sobre él. Nos dicen los autores del libro: “investigamos el asesinato, descubrimos al asesino, nos remontamos al reinado de los reyes católicos, para entender el contexto y permitirnos el lujo de contar lo que las series de televisión nunca cuentan”.

Yo he disfrutado con su lectura e, independientemente del gran interés que tienen los avatares de las vidas de sus personajes, los autores rompen el encasillamiento que reina sobre el final de la Edad Media y el principio de la Era Moderna. Aquí son de carne y hueso, con todas sus maldades, pasiones y sueños… también remordimientos. Es un libro divertido e instructivo que deja con el culo al aire los mitos con los que nos han machacado.

Autora de la reseña: Marisa Caballero

Compra el libro ahora

Los autores:

El escritor David Botello y el historiador May Rodríguez Albendea, respectivamente.

El escritor David Botello (izquierda) y el historiador May Rodríguez Albendea.

May Rodríguez Albendea

En este tándem, May es el que sabe de historia. Si quieres encontrarlo, solo tienes que preguntar en la Biblioteca Nacional, ese edificio tan chulo que está en Recoletos. Aunque cueste creerlo, está lleno de libros… Algunos muy, muy antiguos. May estudió Políticas y Estudios Internacionales, lo que pasa es que cuando le preguntas, te dice que es historiador. Y vaya si lo es. Uno de esos tipos que se pone los guantes de látex para leer legajos en castellano antiguo y luego contarte lo que ha leído sin despeinarse la barba, con una claridad y una gracia castellana (de Burgos para más señas) que te deja tiritando. Si le dejas, te cuenta la lucha feroz de intereses y de poderes en la historia de la política europea; lo que pasa es que casi nunca le dejamos y por eso ha escrito este libro.

David Botello Méndez 
A la hora de contar historias, David vale para un roto y para un descosido. Guionista, escritor, periodista, creador de contenidos, desarrollador de formatos de televisión, storyteller… Lo mismo te escribe un libro, una obra de teatro, una serie o un programa de televisión, o te da una charla sobre cómo (y para qué) contar historias, o te monta un armarito de Ikea en un santiamén. Se ha pasado media vida buscando historias y tratando de plasmarlas en cualquier formato. En cuanto conoció a May, se dio cuenta de que tenía una gran historia entre manos. “¡Tenemos que desenterrar a Felipe el Hermoso! ¡El mundo tiene derecho a saber qué ha pasado!”, dicen que dijo, y se pusieron manos a la obra. A la gente le impresiona mucho que aparezca en la Wikipedia. A él le impresiona desconocer cómo ha llegado hasta allí.

May y David participan en El punto sobre la Historia, un podcast de divulgación que hace las delicias de los oyentes. Presumen de haber tenido sus 3.500 primeras descargas en una semana, y de haber alcanzado las 50.000 visitas en menos de seis meses. Sí eso, ya os contaremos más adelante.

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.