La historia de los automóviles: desde la máquina de vapor a los modernos híbridos | #MundoEmprendeTIC

En #EmprendeTIC, nuestro blog de Tecnología, Emprendimiento y TIC, analizamos la historia de los automóviles,

En #EmprendeTIC, nuestro blog de Tecnología, Emprendimiento y TIC, analizamos la historia de los automóviles, desde los primeros prototipos surgidos a la luz de la máquina de vapor hasta los automóviles modernos que tratan de disminuir el daño al medio ambiente sin renunciar a la potencia:

Para hablar de los primeros automóviles hay que remontarse a mediados del siglo XVII, cuando se comenzaron a utilizar carros autopropulsados mediante una máquina de vapor de agua. Fueron utilizados durante casi cien años pero presentaban múltiples desventajas, entre ellas su potencia, por supuesto. No fue hasta finales del siglo XVIII que Etienne Lenoir y Alphonse Beau inventaran los primeros motores de combustión interna propulsados con gasolina, que presentaban cilindros en los cuales se producía una explosión de combustible que transformaba su energía química en energía mecánica. Según la posición de dichos cilindros, entre estos primeros motores se podían distinguir motores con cilindros en línea (V) y motores con cilindros en V.

Motor en V

Motor en V

Motor en Línea (L)

Motor en Línea (L)

Los primeros motores de cilindros en línea fueron utilizados por Peugeot en 1912 y Ford en 1908. Con anterioridad a esas fechas, los automóviles estaban destinados a las clases sociales altas, sólo alcanzaban 20 km/h y se fabricaban de modo artesanal, por  encargo, debido a lo cual cada uno era distinto. No fue hasta la llegada de Henry Ford que se comenzaron a fabricar en serie basándose en la cadena de montaje industrial, concepto creado por Ransom Olds pero mejorado por el propio Ford en la fabricación del Ford modelo T, popularizado sobre todo a partir de 1927 por su precio asequible para el comprador medio norteamericano. Éste presentaba un motor delantero de cuatro cilindros y una potencia de tan sólo 20 Caballos de Vapor (CV), alcanzando la velocidad máxima de 71 km/h.

ford-t

Para competir con Ford, Walter Chrysler –que había comenzado ya a comercializar automóviles de gama alta bajo las marcas Chrysler y Dodge–  lanza en 1928 una línea de coches con precios “populares” bajo la marca Plymouth, que en un principio presentaban 4 cilindros (reservando la mayor cilindrada para las marcas de mayor calidad) pero poco después pasó a presentar 6 cilindros ya que su competidora Ford había dotado a sus modelos baratos con motores de 8 cilindros.  De este modo, en la década de los 30 la marca Plymouth ganaba la batalla con sus modelos deportivos de 6 cilindros y 82 CV. Sin embargo, la marca tuvo que esperar otros treinta años para triunfar en el mercado tanto como esa década: la competencia en relación potencia/precio de los motores de los automóviles no había hecho más que comenzar.

Durante la década de los 50 sería la marca Chrysler (del mismo propietario que Plymouth, como ya hemos dicho) quien cosecharía mayores éxitos de mercado con el modelo Chrysler 300, que incorporaba el motor Hemi, con 6 u 8 cilindros en V y una de combustión semiesférica.

Chrysler 300

Chrysler 300 de 1956

Pero en la década de los 60 Ford vuelve a colocarse en la cabeza con la serie Mustang, que presentaba a lo largo de su gama de modelos motorizaciones en línea y en V de 6 y 8 cilindros. Este automóvil respondía al estilo europeo de crear automóviles ligeros pero con buena respuesta en carreteras y fue además presentado bajo una estudiada estrategia de marketing que lo convirtió en el centro de todas las miradas.

A finales del siglo XX comenzó la verdadera revolución de los automóviles, tanto en la potencia de sus motores como el diseño de sus carrocerías, pasando por la adquisición de nuevas y cada vez más modernas herramientas de navegación. En el mercado actual podemos encontrar motores desde 3 a 12 cilindros, aumentando su potencia conforme aumenta dicha cilindrada, y sus configuraciones no sólo abarcan la L y V, sino W, H, radial, axial, rotativa… Además podemos encontrar motores eléctricos y/o que utilizan biocombustibles (desarrollados a partir de fuentes renovables).

El liderazgo de las compañías es mucho más discutible que en el siglo XX, y en muchas ocasiones las compañías apuestan por diferentes tipos de público a la hora de desarrollar sus nuevas líneas. Por ejemplo, Fiat, que siempre tuvo el diseño como una pieza capital de su marca, ha incorporado la seguridad y el confort como dos armas importantes (el nuevo Fiat 500 presenta 7 airbags y capota eléctrica). Por su parte, Chrysler, de la que hablábamos al comienzo, se ha posicionado como una marca de gran calidad, y si el modelo 300 triunfaba en el siglo XX, su versión renovada se colocó en 2004 y 2005 dentro de la “Lista de los Diez Mejores Automóviles” de la revista Car and Driver.

Chrysler 300C

Chrysler 300C

Otra de las características determinantes a la hora de adquirir un automóvil es la presencia en el mercado de recambios asequibles. Esta característica, además de las prestaciones que presente el automóvil, determina el público al que va destinado. Los automóviles Rover, por ejemplo, presentan una gran dificultad a la hora de encontrar recambios, lo cual encarece los servicios de sus tiendas especializadas, y sus compradores cada vez más los adquieren online. Otras compañías como la mencionada Fiat presenta recambios mucho más asequibles, pero igualmente muchos usuarios prefieren adquirir las piezas por internet en sitios como Repuestosauto.es. Os dejamaos los detalles sobre el sitio web – www.RepuestosAuto.es

Otro factor que está siendo determinante en la evolución actual de los automóviles es la menor contaminación de sus motores. Desde los primeros motores de gasolina que describíamos al principio a los más modernos hay todo un abismo en cuanto a rendimiento y emisión de gases. En este aspecto, los coches con los motores menos contaminantes, según La entidad europea Ademe (agencia del medioambiente y del control de la energía) pertenecían a las de las marcas Suzuki, Alfa Romeo, Peugeot, Citröen, Toyota y Fiat (para ver el informe completo puedes hacer click en este enlace).

Hasta aquí este pequeño repaso por la historia del automóvil, en próximas entradas analizaremos la evolución de otras disciplinas de la tecnología y de la ingeniería.

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.