DEST

La literatura que viaja en Metro ligero | #MundoLiterario

En una ciudad como Madrid, donde hay tanta prisa por llegar algún destino, donde miles

  • En una ciudad como Madrid, donde hay tanta prisa por llegar algún destino, donde miles de turistas se cruzan con otros que van camino a su trabajo, ocurre un fenómeno maravilloso.
  • Libros de carne y hueso, libros en manos desconocidas, en ediciones modernas, clásicas o también de segunda mano. Lo que importa es viajar, de andén en andén, imaginando miles de aventuras y vidas posibles contenidas en la literatura que se mueve ese metro ligero.
  • Escribe el artículo nuestra compañera Mariana Campos.
literatura Lectura en metro

Fotografía: Mariana Campos

En una ciudad donde hay tanta prisa por llegar algún destino, donde miles de turistas se cruzan con otros que van camino a su trabajo, ocurre un fenómeno maravilloso entre los rostros que veo cada mañana y cada noche en el Metro de Madrid. Libros, libros, libros de carne y hueso, no electrónicos, libros en manos desconocidas, en ediciones modernas, clásicas o también de segunda mano, todos en franca competencia con los móviles. Los libros siguen apareciendo para generar asombro y admiración.

La literatura transformada en libro, cuando se tiene en las manos se convierte en parte de uno, de allí la importancia del fenómeno del que hablo. Se trata, sin lugar a dudas, de eso sensitivo e invisible que logramos captar mientras vamos pasamos las páginas.

Fotografía: Mariana Campos

El contenido de esos ejemplares que observo en este momento no interesa mucho, pues eso sería materia de conversación para otro momento. Ahora lo que importa es viajar, de andén en andén, imaginando miles de aventuras y vidas posibles contenidas en la literatura que se mueve ese metro ligero.

Libros, libros, libros de carne y hueso, no electrónicos, libros en manos desconocidas, en ediciones modernas, clásicas o también de segunda mano.

¿Qué les parece si me convierto en voluntaria? Les contaré como sería si fuese vista por alguno de ustedes, un día cualquiera viajando en el metro. Se preguntarán entonces: ¿con qué títulos me verían pasar?

Fotografía: Mariana Campos

En primer lugar, iría en compañía de Juanmaría y Montenegro, personajes entrañables de la novela No cantaremos en tierra de extraños, del escritor español Ernesto Pérez Zuñiga. Una historia épica llena de nobleza y lealtad, de encuentros sorprendentes, misterio, locura y pasión, ambientada en la España de la postguerra.  

¿Cuál será el próximo título, cual la próxima estación? No olvidemos que los libros son fieles compañeros de viaje.

Luego disfrutaría de los reveses y las victorias de Enma, cabecilla de una organización dedicada al robo de joyas y obras de arte. Mujer fascinante, apasionada, viajera, inteligente, protagonista de la novela El baile de Madame Kalalú, del venezolano Juan Carlos Méndez Guédez. Buscaría sumergirme también en el maravilloso absurdo de Martín Romaña, en el díptico La vida exagerada de Martín Romaña y El hombre que hablaba de Octavia de Cádiz, del escritor peruano Alfredo Bryce Echenique.

Fotografía: Mariana Campos

Sentiría más de una vez la imperiosa necesidad de genero poético, y para ello recurriría al argentino Oliverio Girondo y al mexicano Jaime Sabines.

Grandes clásicos como el argentino Julio Cortázar, con sus Cuentos de Cronopios y Famas. Los cuentos poderosos de Guy de Maupassant, y las increíbles aventuras del más grande detective de todos los tiempos, Sherlock Holmes, personaje creado por el Británico Arthur Conan Doyle.

Del género del terror y la narrativa gótica, me dejo llevar por el inglés William Hope Hodgson y Los mares grises sueñan con mi muerte, historias fantásticas de terror en el mar. Y desde luego no podría faltar los Mitos de Cthulhu, del norteamericano H.P. Lovecraft.   

Quizás queden por fuera algunas referencias, pero las que he mencionado van desde lo más reciente a lo fundamental de mis lecturas.

Ahora bien, es hora de seguir camino. ¿Cuál será el próximo título, cual la próxima estación? No olvidemos que los libros son fieles compañeros de viaje. Llevemos siempre uno con nosotros y vivamos así intensamente a través de ellos.

Autora: Mariana Campos

Mariana Campos:

Mi nombre es Mariana Campos Mónaco, tengo 41 años y, aunque soy venezolana, actualmente vivo en Madrid. Hija de un médico toxicólogo y farmacólogo, de quien heredé el amor por los libros y la buena literatura, y de una madre que siempre me ha enseñado a ser ordenada, metódica y con los pies en la tierra. Crecí en una casa donde siempre había buena música, libros y olor a cocina italiana las tardes de domingo.

La pasión por el conocimiento, la literatura y las artes me acompaña desde comienzos de mi vida adulta, lo cual me ha permitido por elección tener escritores incunables, músicos maravillosos, un par de sellos en mis pasaportes, vinos tintos y platos favoritos.

Estudié la carrera de Nutrición en mi país de origen, y quizás con orgullo diga que he sido la oveja negra del gremio en algunas oportunidades, porque creo en la vida sin excesos pero disfrutando de todos los placeres de la buena mesa.

Escribir sobre los mundos que me enriquecen como ser humano (la literatura,  la música, la pintura, la fotografía, los viajes, la buena mesa) se convierte hoy en una oportunidad maravillosa e imperdible en mi vida.

2 thoughts on “La literatura que viaja en Metro ligero | #MundoLiterario

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.