La Quinta Esencia | MUNDO NATURA

Hoy Universo la Maga te presenta en Mundo Natura » La teoría de La Quinta

  • Hoy Universo la Maga te presenta en Mundo Natura » La teoría de La Quinta Esencia «.

  • De la mano de Jaime Pozo descubriremos » La Quinta Esencia «, elemento que complementa la teoría de que todo estaba formado por cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego

    .

Después de usar intuitivamente las plantas durante cientos de años por parte de los seres humanos, se llegó a una extraña pero no desencaminada conclusión, la teoría de la quinta esencia. Este concepto fue desarrollado tanto por filósofos, médicos y naturalistas, cada uno aplicándolo a su campo de investigación, y es que con esto nos estamos refiriendo a la verdadera naturaleza de las cosas. Cuando se postuló por primera vez este concepto, la filosofía y los pensadores defendían que todo estaba formado por cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego; pero esto no era suficiente para conferirle a ciertas enfermedades, o en nuestro caso, especies vegetales, las características propias que las convierten en únicas. De esta manera se introduce la posibilidad de que exista una quinta esencia, que es la que realmente contiene la Naturaleza de las cosas.

Papaver_somniferum

Papaver somniferum

Actualmente, esta quinta esencia no se conoce como tal, sino que nos referimos a ella como principio activo, y en el mundo vegetal destacan como principios activos los alcaloides, los cuales son compuestos químicos sintetizados por las plantas, que cumplen funciones no esenciales en ellas porque no intervienen en el metabolismo primario, sino que su función radica en la interacción ecológica de la planta con su entorno. Hasta hace poco se pensaban que eran productos de desecho de la planta, como para nosotros lo es el dióxido de carbono que exhalamos al respirar, pero en el siglo pasado se concluyó que estos compuestos derivados de aminoácidos tienen un papel esencial en la defensa contra predadores y patógenos, otros sirven para atraer insectos polinizadores, y otros tienen efecto alelopático (producen efectos negativos sobre otras plantas).

El primer alcaloide que se aisló, o por decirlo de otra manera, la primera «quinta esencia» pura que se obtuvo, fue la morfina, en 1804 gracias al farmacéutico alemán F. W. Sertürner. Este alcaloide puede llegar a suponer el 15% en peso del opio, el cual se halla en las cápsulas preflorales de la Adormidera (Papaver somniferum). Como más de uno imaginaréis, el uso de esta planta es mucho anterior a que se definiese su quinta esencia, y su uso popular ha tenido consecuencias catastróficas para algunas personas.

Esta amapola conocida como Adormidera debe su nombre común a sus propiedades relajantes y sedantes, por lo que ha sido ampliamente utilizada en infusiones para ayudar a conciliar el sueño. Esto no supondría ningún problema siempre y cuando su consumo fuese voluntario, pero la ignorancia extendió su uso y era frecuente que muchos matrimonios de campesinos, cuando llegaba la temporada de recolección y debían de pasar toda la jornada fuera, le diesen de estas infusiones a sus hijos pequeños, para que no molestasen demasiado a la abuela o a la vecina que los cuidaban mientras los padres trabajaban. Esta práctica ha dado como resultado que en casi todas las zonas rurales encontramos a personas de mediana edad con ciertos trastornos mentales que no son consecuencia de ninguna enfermedad más que de la propia que le provocaron los progenitores al administrarle morfina diluida a sus vástagos.

Hoy en día se han identificado más de 14000 alcaloides diferentes, entre los que podemos destacar la heroína, cocaína, cafeína o nicotina y la gran mayoría derivan de aminoácidos básicos cuyo pH es superior a 7. Casi todos ellos tienen efectos psicoactivos incluso a pequeñas dosis, por lo que son muy apreciados en medicina para tratar problemas de la mente y calmar el dolor.

Pero no todos los alcaloides que actualmente usamos tienen aplicaciones en medicina. La piperina, que se obtiene de la pimienta negra, se usa como insecticida; la tomatina, que se extrae del tomate se usa como fungicida; y la teofilina, usada como diurético y que se encuentra tanto en el té verde como en el té negro.

                            «Ningún conocimiento humano puede ir más allá de su propia experiencia«

John Locke (Filósofo y Pedagogo Inglés, 1632-1704)

Autor: Jaime Pozo

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.