leyes-de-fuego2

“Leyes de fuego”, de Sergio Milán: asesinato, corrupción y destinos trágicos | #MundoLiterario

La pérdida de un ser querido a una edad muy temprana deja una huella indeleble,

  • La pérdida de un ser querido a una edad muy temprana deja una huella indeleble, capaz de corromper las profundidades del alma.
  • Este es el punto de partida de “Leyes de fuego”, la primera novela de Sergio Milán.
  • Asesinato, corrupción, perversión, tráfico de drogas y un extenso entramado de personajes, que devienen en tragedia al cruzarse sus destinos.

leyes-de-fuego

La pérdida de un ser querido a una edad muy temprana deja una huella indeleble, capaz de corromper las profundidades del alma. Si además esa persona cuenta con los recursos necesarios para llegar hasta los responsables de ese crimen y aplicar su propio concepto de justicia, la venganza está servida.

O al menos, eso es lo que debe pensar el joven Óliver Segarra, un joven empresario del sector automovilístico que, aparentemente, tiene todo aquello que alguien puede desear: éxito profesional, familia y lujos.

Sin embargo, el dolor y la culpabilidad llevarán al protagonista de ‘Leyes de fuego’ a su particular descenso a los infiernos, descubriendo un sistema donde la corrupción y el poder son la norma. Drogas, secuestros, asesinatos y violaciones que atrapan en una madeja invisible a los personajes a lo largo de más de veinte años.

“Mire sargento, vivimos en un mundo en el que nada es lo que parece y en el que todo puede cambiar en cuestión de un solo segundo”

Nos encontramos ante una de esas historias que se convierte en una complicada partida de ajedrez entre dos mentes brillantes pero con escala moral opuesta. El desencadenante de este juego del ratón y el gato se produce cuando Gabriel Radebe, socio de Evertone Quality, aparece asesinado por un sicario en su propia casa.

La investigación dirigida por el Sargento Aitor Ruiz desenterrará una trama que viene a demostrar que el pasado siempre vuelve y que cada decisión tiene sus consecuencias. Como se suele decir, ‘el tiempo pone las cosas en su lugar’; o dicho de otro modo, ‘a cada cerdo le llega su San Martín’.

El Sargento Ruiz y su equipo pondrán todo su esfuerzo en resolver la violación de varias mujeres a finales de los ochenta, una serie de agresiones sexuales que parecía haber cesado con la muerte de la joven Ariadna Abadía; así como el reguero de muertes que parece asediar a Everton Quality. Solo si consiguen conectar ambos casos conseguirán encontrar al asesino, pero ¿será suficiente? Para llevar a los criminales ante la justicia no basta con intricadas teorías conspiratorias, es necesario conseguir pruebas que demuestren cada una de las acusaciones del equipo del Sargento Ruiz.

La obra está protagonizada por Óliver Segarra, un empresario, audaz y decidido que se encuentra en la cúspide de su trayectoria profesional, sin olvidar el respeto por los trabajadores de la fábrica, pero que esconde un oscuro secreto sobre su ascensión empresarial.

Por su parte el Sargento Ruiz, como antagonista en gran parte de la obra, es un policía con un elevado concepto de la ética, honestidad y transparencia de la que deben hacer gala los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado. Inteligente y leal, se encuentra ante uno de los casos más complejos y frustrantes de su carrera al frente del Grupo de Homicidios de la Región Policial Metropolitana Sur (de Barcelona).

Junto a ellos encontramos todo una serie de personajes secundarios que dan el empaque necesario al relato. John Evertone, socio fundador de Evertone Quality, un empresario déspota y autoritario, cuya mayor pesadilla es la pérdida de poder y control; Brian Evertone, hijo del anterior, empresario casquivano y arrogante que no está dispuesto a dejar que su padre dilapide su futura herencia dejando a Segarra hacerse con el control de la fábrica. El Inspector Diego Carrasco, áspero y gris, superior del Sargento Ruiz, que estuvo encargado de la investigación inicial de la violación y asesinato de Ariadna Abadía y que habrá de revivir uno de los casos que marcaría para siempre su vida.

El libro se estructura en dos partes. La primera centrada en el desarrollo de los personajes, en concreto del protagonista; así como de los escenarios en los que se desenvuelve la obra: la empresa Everton Quality y ‘Las cuatro plantas’. La segunda, centrada en la investigación de los asesinatos y violaciones.

La obra acaba con un final abierto que como ha declarado el autor pretende dar pie a una posible segunda parte o saga. Si bien, es cierto que el lector obtiene respuesta a las grandes preguntas antes las que se enfrenta: autor, motivo, medio y oportunidad.

En cuanto al estilo se trata de un relato ágil y dinámico, que no deja que el lector de desenganche en ningún momento de la lectura. El autor consigue que durante algunos fragmentos dudemos si ponernos de parte del justiciero o de los investigadores.

A modo de curiosidad, cabe comentar que los ‘clubes sociales de cannabis’ a los que se hace referencia en una de las escenas del arranque del relato realmente existen en España. Son relativamente comunes en País Vasco y Cataluña, especialmente en Barcelona (ciudad donde se desarrolla la novela).

Hay que destacar además la excelente portada de la novela, cuyo gran atractivo reside en destacar el rojo (sangre) y negro (misterio) con alto contraste, muy en la línea del género. La fotografía hace referencia al asesinato de los ochenta por lo que se entiende que el personaje que grita es John Everton y la chica huyendo es Ariadna Abadía, por lo que se trata del desencadenante de la obra, y el hecho de que el personaje aparezca gritando lo podemos relacionar con la violencia de los crímenes pasados y actuales. Verdaderamente remarcable también el valioso esfuerzo de maquetación y diseño que permite disfrutar al lector al máximo del texto.

En definitiva se trata de una novela policiaca ideal para todos aquellos que somos admiradores del género negro o procedimental y de la que querremos leer la siguiente entrega.

Autora de la reseña: D. Figueroa

Compra el libro ahora

Leyes de fuego

Biografía del autor: Sergio Milán Jerez

Nació en Barcelona en 1985. La pasión por escribir le ha acompañado desde muy joven, así como la ilusión por convertirse en escritor. ‘Leyes de fuego’ es su primera novela.

Enlaces de interés:

Deja un comentario, pulsando AQUÍ