El hijo divino de la Madre Selva, de Juan Manuel Giménez | #MundoLiterario

Juan Manuel Giménez publica «El hijo divino de la Madre Selva», editada por Círculo Rojo.

  • Juan Manuel Giménez publica «El hijo divino de la Madre Selva», editada por Círculo Rojo.
  • En un cuento de gran sensibilidad y lenguaje poético, el autor nos desgrana algunas de las lacras que están destruyendo la selva y su modo de vida: deforestación, pérdida de riqueza medioambiental, exclusión de indígenas…
  • Escribe la reseña nuestra compañera Marisa Caballero.

madre selva

 

Tajý tiene quince años; es un indio guaraní que espera en vano la vuelta de los suyos. Mientras él recogía frutas en la selva, los foráneos han aparecido destruyendo su aldea y, escondido entre el follaje, ha contemplado cómo les golpeaban y les metían en camiones. Ahora huye desolado al interior de la espesura. Las imágenes de pesadilla le perseguirán durante mucho tiempo.

Desde que tiene uso de razón recuerda cómo le han prevenido sobre esa gente que viene de fuera. Escudados en tratados internacionales que no cumplen, echan a los indígenas de sus poblados, destruyen la selva: esa que durante generaciones les ha protegido, alimentado y dado sentido a su vida. Ellos a su vez la respetan y la aman como a una madre que es, por eso la llaman la madre selva.

Tajý, pese a su corta edad, logra sobrevivir solo en la selva. Es un gran cazador y llegará a ser un gran pescador; tiene poderes mágicos y será conocido como “el hijo divino de la madre selva”.  Un día decide partir en busca de los suyos y se enfrentará a un mundo desconocido.


El hijo divino de la Madre Selva

En este hermoso cuento recorreremos de la mano del autor, Juan Manuel Giménez, las peripecias de Tajý, las vergonzosas reservas indias donde se verá recluido: en ellas no solo enferman y envejecen los cuerpos, también las almas. Contemplaremos el trabajo esclavo al que se ven sometidos los indios una vez despojados de sus tierras y de su libertad. La destrucción de la selva. La indiferencia internacional ante los desmanes que cometen los usurpadores para con los indígenas. El extranjero impone sus costumbres, sus creencias, ignorando la de los nativos, no los consideran humanos. Visitaremos con Tajý lugares que no debían existir.

Es dolorosa la exclusión social que sufren los indios en las reservas, su refugio en el alcohol y el tabaco. No solo han perdido sus costumbres ancestrales, también su identificación cultural, el gran sentido social y comunitario que imperaba en las aldeas, la sabiduría transmitida de generación en generación. Nuevas enfermedades causan estragos ante la indiferencia de los gobiernos que para ellos carecen de medios.

Nuestro joven aprende las nuevas reglas de la reserva, pero poco a poco se va marchitando, hasta que el padre Mateo, cura de la misma decide llevarle a un inhóspito hospital, donde voluntarios doctores intentan ayudar a la población con medios casi nulos.

Descubre el amor con la bella india Arami y querrá volver a sus raíces. Él le habla de una libertad y una belleza que su amada no conoce. Su vida ha transcurrido entre la reserva y el pobre hospital.

Con ella se internará en la espesura en busca de los suyos. Arami le ha devuelto la sonrisa, la salud a su espíritu y las ganas de luchar por su pueblo.


La belleza de la selva y el despertar de las conciencias

El autor con un lenguaje con frecuencia poético nos descubre la belleza de la selva, los tesoros que en su interior cobija, el espíritu de los guaraníes, creyentes de un dios supremo y de la madre selva consideran que tienen dos almas, la humana y la animal. Las viejas leyendas, de los monstruos que habitan en las noches en su espesura, las rivalidades entre las tribus, los seres que la pueblan y mil historias más.

Nos dice el autor que parece una historia de otro tiempo, pero es la cruda realidad en la actualidad.

Es un cuento que despierta la conciencia sobre las barbaridades que se cometen no solo con los indígenas, también con una naturaleza que no nos pertenece. Deberíamos tener conciencia de la obligación que tenemos para con ella y con las futuras generaciones. El respeto a otras razas y culturas diferentes. También te preguntas qué será de la humanidad cuando hayamos talado todos los árboles y acabado con la vida animal ¿seremos capaces de resistirnos al afán depredador dominante?

Autora de la reseña: Marisa Caballero

Compra el libro ahora

Biografía del autor: Juan Manuel Giménez 

Nació en Buenos Aires, Argentina, el 28 de febrero de 1968. Hijo de Néstor Giménez y María Esperanza Centurión. Sus padres oriundos de la República del Paraguay. En 1982, visitó el norte argentino y Paraguay donde se produjo su primer encuentro con los indios guaraníes que deambulan por del lugar. Años después, viajando por Argentina, Paraguay y Brasil, fue testigo de la deforestación, las pérdidas de las riquezas naturales con el crecimiento de la ganadería y la agroindustria, así también como la exclusión y discriminación hacia los indígenas de la región. El Hijo Divino de la Madre Selva aparece como su primer cuento y nos introduce a un portador de cuentos por contar.

madre selva

El escritor Juan Manuel Giménez

2 thoughts on “El hijo divino de la Madre Selva, de Juan Manuel Giménez | #MundoLiterario

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.