Máximo Miccinilli: “algunos se desinteresan del bien común y otros lo usan para justificar su ambición” | #MundoLiterario

Máximo Miccinilli presenta “Espiral”, publicada por la Editorial Autores de Argentina. Además de una novela


  • Máximo Miccinilli presenta “Espiral”, publicada por la Editorial Autores de Argentina.

  • Además de una novela política de corte dramático y social, es la historia de la dura toma de contacto con la realidad de un idealista.
  • Hoy le entrevistamos en Universo la Maga.

Tu novela Espiral se desarrolla en 2023, para entonces el mundo no ha mejorado. ¿Eres pesimista respecto a los pasos que sigue la humanidad?

El mundo no mejorará porque algunas economías crezcan 2% o incluso 10% del PIB. Si no vemos cambios profundos en la sociedad, en la economía y en el liderazgo político, la violencia y la pobreza en el planeta continuarán golpeando duro. De eso estoy convencido. Cuando estalló la crisis financiera de 2008 estaba justamente en Nueva York y recuerdo que todos los medios pronosticaban “el fin del capitalismo” y la catástrofe financiera. Ahora los mismos periódicos dicen que la crisis “ya pasó” y que el mundo crece a un buen ritmo. Yo no creo que el mundo esté mejor que hace ocho años y las cifras anuales de la economías son reflejo de la falta de análisis en la cual caímos, sobre todo, en occidente.

El protagonista de la novela cree haber llegado a una buena posición en la gran empresa en la que trabaja, hasta que descubre que es un mero peón; ¿deshumanizan las grandes corporaciones a sus empleados?

Las grandes corporaciones están cambiando. No todas. Algunas multinacionales entendieron que las personas no pueden dedicar décadas enteras a producir sin tener un equilibrio en casa. El modelo de empresa tritura personas se está rompiendo a pedazos. El nuevo headquarter de Apple es un indicador de ello. El sitio en el cual trabajamos se convierte en un espacio donde podemos vivir, divertirnos y cuidar a nuestros hijos. No sé si este modelo es el más apropiado pero creo que la generación que tomará el control de la economía mundial buscará la libertad y la posibilidad de cambiar las cosas sin importar cuan famoso sea el logo de su empresa. Soy optimista.

La feroz campaña electoral, la feroz lucha para conseguir una importante licitación, el narcotráfico campando a su antojo.. ¿en qué lugar y quién defiende los intereses de los ciudadanos?

En el fondo nadie. Creo que la ficción demuestra que algunos se desinteresan completamente del bien común ciudadano y otros lo usan para justificar su ambición en la política o en su empresa. Creo que es uno de los males mayores de las democracias actuales. Muchos se disfrazan de “defensores del pueblo” pero usando al pueblo para alcanzar objetivos personales. El debate actual por el referéndum de Cataluña habla de lo mismo. ¿Quién está realmente defendiendo los intereses de los ciudadanos? La polarización del debate se basa en la emoción y muy poco en la discusión de lo que implica una secesión. Obviamente, con algunas excepciones.

El mundo no mejorará porque algunas economías crezcan 2% o incluso 10% del PIB.

¿Se promocionan a las grandes figuras del deporte como cortina de humo de problemas mayores?

Es horrible. Yo soy un gran apasionado del deporte. Los deportistas globales de hoy son infinitamente más poderosos que en los ochenta o noventa. Lamentablemente, se están convirtiendo en títeres de causas que desconocen. Son mediáticos para mostrar sus coches deportivos y cuando deberían aparecer para llamar a la prudencia y la paz, nunca aparecen. Al mismo tiempo, algunos políticos lo usan como iconos de decisiones políticas que ignoran. Aberrante.

¿El ciudadano honesto que se ve inmerso en el juego, puede salir indemne de la lucha?

La figura del “ciudadano” es débil. Hay millones de historias de individuos que no logran socializar en el mundo de hoy. ¿Cómo se puede esperar un cambio profundo si los ciudadanos no logran conectar, reflexionar y construir juntos? La idea del bar del barrio, los clubes de la región y las fiestas locales han perdido fuerza en América Latina y otros continentes.  Cuando oigo que Tinder es utilizado por millones de personas, creo que el individuo está perdiendo la batalla completamente.

Creo que la ficción demuestra que algunos se desinteresan completamente del bien común ciudadano y otros lo usan para justificar su ambición en la política o en su empresa.

La contaminación es una constante en tu novela ¿Ves así nuestro futuro?

Sin dudas. ¿Cuántos desastres naturales tenemos que ver en la red año tras año para tomar medidas? Es una constante hoy y sigue siendo un tema muy incómodo a nivel global. La firma del acuerdo de París es una bonita intención y ha llevado mucho trabajo a los diplomáticos pero no nos engañemos: la llave para cambiar nuestra forma de vida está a nivel local. La batalla del clima la ganarán los ayuntamientos. Sin ellos, la gobernanza global del clima carece de sus principales implementadores.

¿Qué te gustaría añadir sobre tu libro?

No mucho. La palabra es de los lectores.

¿Qué opinas de internet?

Internet es la mayor revolución que he visto en mi vida. (No soy tan viejo, eh? Jaja) La comparo con la caída del muro de Berlín. Creo que no hemos conocido ni una ínfima parte de los impactos que tendrá en la humanidad. Algunos muy preocupantes.

¿Qué proyectos literarios tienes próximamente?

Tengos dos en mente. Una novela en Bruselas y otra histórica en los cincuenta. El proyecto avanza en mi cabeza lentamente. Para aquellos que quieren la segunda parte de Espiral, les digo que tendrán que esperar pero no es imposible.

Lee la reseña de “Espiral”
Compra el libro ahora
Biografía del autor: Máximo Miccinilli

Es politólogo y experto en comunicación. Es autor de artículos sobre políticas europeas para revistas especializadas en temas de energía y cambio climático. Sus ensayos sobre la Unión Europea fueron premiados en Italia, Francia, Suiza y Alemania.

En la actualidad, reside en Bruselas y mantiene contacto con sus lectores a través de su cuenta de twitter: @MaximoBXL

 

Deja un comentario, pulsando AQUÍ