Viajamos a los amplios paisajes de Mongolia | #MundoExplora

Retomamos nuestro #MundoExplora acercándonos a lugares con gran carga simbólica y cultural. En esta ocasión

  • Retomamos nuestro #MundoExplora acercándonos a lugares con gran carga simbólica y cultural.
  • En esta ocasión viajaremos hasta Mongolia, un país repleto de enormes y hermosos paisajes y con una rica cultura ancestral.
  • Escribe la reseña nuestra colaboradora Marisa Caballero:

Cuando pienso en lugares exóticos Mongolia es un lugar recurrente en mi imaginación, así que hoy podemos viajar por sus estepas, contemplar sus montañas de nieves perpetuas y disfrutar los lugares más singulares de este lejano país. En primer lugar vamos a hablar muy superficialmente del personaje que tanto nos ha hecho soñar en nuestra infancia: Gengis Kan.

Genghis_Khan_The_Exhibition_(5465078899) mongolia

Un extenso país llamado Mongolia

Sabemos que Mongolia es un extenso país, equivale a tres veces España, el número de sus habitantes no llega a tres millones por lo que no sufriremos agobio ni apreturas en nuestro deambular por sus rincones. No tiene acceso al mar, limita al sur con China y al norte con Rusia. Su capital es Ulán Bator, y allí reside la mayor parte de su población, cerca del millón de almas. Su clima es duro, con veranos cortos y calurosos e inviernos prolongados y muy fríos. En la capital se llegan a alcanzar los treinta y cinco grados bajo cero. Sus estepas están azotadas por el viento y la nieve, y las montañas brillan esplendidas en la lejanía. En este clima inhóspito la vida no resulta fácil, las personas no pueden ser más que duras, luchadoras y fuertes.

mongolia

En el siglo XIII el Imperio Mongol dominó gran parte de Asia, y su mayor esplendor lo alcanzó bajo el imperio de Gengis Kan (Gran príncipe).

En una sociedad fundamentalmente feudal, el pueblo mongol era uno de tantos pequeños pueblos nómadas que vagaban con sus rebaños buscando pastos en las estepas alrededor del desierto de Gobi. Cada clan estaba al mando de un Kan (príncipe), encargado de mantener el orden.

Cuando nació el pequeño Timuyin, en la primavera de 1.162 cuentan que apretaba en el puño una mancha de sangre roja, otros dicen que estaba en su muñeca. Rápidamente los adivinos anunciaron un futuro esplendoroso para este niño perteneciente al clan Borjigin. Su abuelo, Qabul, recibió el título de Kan por sus hazañas en las fronteras con China. Pertenecía a la aristocracia aunque a un clan no muy importante. Su posición de segundón no facilitaba el camino para conseguir sus sueños: ser el temido Gengis Kan en el que se convertiría con el tiempo.

mongolia

Según cuentan Timuyin solucionó el problema de la primogenitura de forma contundente, asesinando con sus manos a su hermano mayor. Este hombre no conocía la piedad. Nadie que se interpusiese en su camino, que entorpeciese su ambición, seguía vivo. Pero no todo en él era malo, tenía buenas dosis de inteligencia y era un brillante estratega. Consiguió reunir bajo su mandato a numerosos pueblos de la estepa de Asia Central con relaciones muy difíciles. Las continuas guerras que mantenían entre ellos se puede decir que constituían un entretenimiento y una constante en la vida de los clanes.

Cuando Timuyin tenía unos cuarenta años la asamblea de ancianos lo nombró Gengis Kan (gran príncipe). Por fin pudo cumplir su sueño y, con una caballería de alrededor de dos millones de hombres, logró conquistar un imperio gigantesco. Esta labor debió ser ardua, los guerreros nómadas no estaban acostumbrados a la disciplina que les exigía Gengis Kan. Él los motivó llevándoles de victoria en victoria y siendo generoso en el reparto del botín, ya hemos dicho que tenía grandes dotes y no solo de estratega.

mongolia

Murió en 1227, dejó un imperio que abarcaba desde China nororiental hasta el Dnieper y desde el golfo Pérsico hasta el mar del Norte. Y hasta aquí el breve repaso a Gengis Kan, ahora vamos a volver a sus tierras.

Un rico patrimonio cultural

En Mongolia nos vamos a encontrar con un rico patrimonio cultural. En el norte nos hallaremos ante la cuenca del UVS Nuur, el nombre corresponde al gran lago salado, también hay otro de agua dulce, There-Khol. Es patrimonio mundial transfronterizo, parte de la cuenca abarca territorio ruso. Es un auténtico paraíso para los arqueólogos, hay túmulos funerarios, esculturas de piedra, algunos elementos son anteriores a las pirámides de Egipto.

Mongolia UVS Nuur

En doce espacios protegidos, encontraremos todo tipo de ecosistemas de Asia Central, desiertos, humedades, estepas, bosques, ríos, lagos, nieves perpetuas, etc. Se utiliza como medición relativa del calentamiento global debido a su continuidad ecológica. Contemplaremos un variado tipo de animales como la cabra montés asiática, ovejas argali, el lince boreal y el temible leopardo de las nieves. Las aguas de sus lagos es refugio de muchas especies en peligro de extinción. Sus habitantes son nómadas y viven desde hace miles de años en los prados, sus viviendas se llaman yurtas. Se desplazan junto con sus animales por la estepa, es su forma de subsistir.

mongolia paisaje cultural velle de orjon

Paisaje cultural en el Valle de Orjon

Visitaremos el Valle de Orjon en las montañas de Hangayn. Ha sido declarado patrimonio de la Humanidad como ejemplo de las tradiciones ganaderas nómadas durante más de dos mil años y podremos disfrutar de la cuna de la nación mongola. Kharkhorin fue la capital de los kanes mongoles que sucedieron a Gengis Kan durante los siglos XIII y XIV.

Las raíces del lamaísmo budista se encuentran en este valle, allí se construyó en Monasterio de Erdene Zuu, con el que tardaron más de doscientos años en su terminación.

la foto (8)

El Orjon, largo y sinuoso río se considera la arteria vital de Mongolia, a sus orillas los arqueólogos han encontrado restos de la yurta palaciega de Gengis Kan y elementos ornamentales muy bellos.

Después de este muy breve repaso por sus duras y misteriosas tierras, seguro que si no podemos ir físicamente, en nuestra imaginación recorreremos sus inmensas estepas y nos perderemos entre sus ríos y sus montañas y tal vez vislumbremos en la lejanía al temible Gengis Kan y a sus crueles guerreros, o montaremos en el Transmongoliano, el tren que recorre las estepas y nos puede llevar hasta China, o perdernos en esa inmensidad por sus carreteras sin pavimentar. Pero ese será otro capítulo, hoy vamos a soñar.

Autora de la reseña: Marisa Caballero
Fuente: National Geographic, “Atlas Visual Patrimonio de la Humanidad”

 

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.