«Las mujeres que paseaban perros imaginarios», el nuevo poemario de Boris Rozas

Boris Rozas vuelve a construir un poemario revolucionario y transgeneracional, con un sugerente título: «Las mujeres

  • Boris Rozas vuelve a construir un poemario revolucionario y transgeneracional, con un sugerente título: «Las mujeres que paseaban perros imaginarios».
  • Obra ganadora del IV Certamen Internacional Umbral de la Poesía en 2017,  es una profunda metáfora en la que, tomando como punto de partida el viaje, se pone de manifiesto la instantánea continua que es la soledad.

Boris Rozas es un autor que acostumbra a sorprender a sus lectores y que, en cada nueva obra, demuestra ser una de las voces contemporáneas más originales y representativas de nuestro tiempo. Un tiempo cada vez más global pero también más fugaz, donde el continuo movimiento nos lleva a una soledad tan existencial como recurrente.

Son temas que, sin duda, Boris Rozas ha sabido plasmar de manera genial en obras anteriores. Algunas de las cuales pudimos conocer en Universo la Maga: la antología «La senda de las espigas» y «Primeras impresiones de un hombre en la sala de autopsias», pero también hemos podido disfrutar de su lírica y revolucionaria voz poética (capaz como ningún autor de retratar nuestro tiempo) a lo largo de su rica y diversa obra poética, con títulos como «Bagajes del alma», «Lleno de mar», «Hemisferio Sur», «Huyendo de este jardín, me encontré con el viento», «Ragtime» o «Invertebrados».

Pero en su nueva obra, «Las mujeres que paseaban perros imaginarios» (ganadora del IV Certamen Internacional Umbral de la Poesía en 2017), el autor nos vuelve a sorprender en su forma de retratar grandes dramas cotidianos con el carácter minucioso de quien sabe transformar en imagen poética el devenir de nuestros días. Una época en la que la crisis y la ya mencionada globalización nos convierten en vectores en movimiento, seres humanos que llevan a cuestas su soledad por aquellos territorios que el azar profesional les depara. El frío, la soledad, la memoria, el tiempo y, sobre todo, el movimiento, son los ingredientes principales de este nuevo poemario que se adentrará en nuestras venas desde sus primeros versos.

Y es que el movimiento es anunciado desde sus primeros versos y, asociado a él, la sensación de incertidumbre, de desorientación, de quien ha viajado mucho, quizás demasiado, en este caso a un lugar tan lejano y desconocido como Melbourne. «Si tan sólo supiera cómo he llegado hasta aquí. / Quizás envuelta en esas nubes medias / de Business Class / que me sujetan al mundo con la fuerza de los nuevos árboles». Como podrán ver, desde el principio se anuncia que el yo poético de este viaje por los distintos rincones del territorio y la memoria es femenino. Sin duda, otra muestra más de la capacidad versátil y sorprendente de Boris Rozas, desarrollando un recurso realizado a menudo en la novela pero no en la poesía: que el poeta transcienda el género.

Seguramente el género sea en realidad un aspecto secundario en un poemario tan logrado y profundo. Como decimos, es un viaje apasionante aunque también áspero en ocasiones («Comienzo a sentir mis dedos otra vez. / Van desfilando lentamente / ante los posos de este sencillo café / hecho de mediodía y millas náuticas»).

Una odisea humana en el espacio de la ciudad, atravesando calles y lugares donde la soledad es más que palpable. Una odisea casi podríamos decir que en tiempo real, al estilo del «Ulysses» de James Joyce, una epopeya anónima cuyas señas de identidad se encuentran en nombres de calles que son testigo de la marcha de soledades juntas, lo que el autor denomina con gran agudeza los «naufragios silenciosos». Una masa informe de gente que ocupa las ciudades y viajan de sus apartamentos a sus lugares de trabajo, arrastrando su existencia con ellos, sumergiéndose en lo desconocido.

Siempre con el talante contestatario del autor, seremos testigo de indumentarias femeninas, el lujo contrapuesto a lo humano y lo efímero, el fitness, los lápices de labios, lo urbano (y toda la construcción mítica que lo compone) e incluso el sexo rápido y casi anónimo. Sin duda, el poema cuyo extracto da título al libro ilustra a la perfección la sublime metáfora que construye el autor:

Mujer pisando las hojas

Persigo en silencio a la mujer

que regresa a casa

pisando las hojas

en lugar de la vieja calzada del parque,

su silencio con deportivas

entiende mi silencio,

ambas paseando

perros imaginarios.

Boris Rozas

Como destaca el excelente prólogo de la obra, a cargo del poeta David Acebes Sampedro, posiblemente sea el poemario más radical de Boris Rozas hasta la fecha.  Sin duda, dicho prólogo hace una síntesis fantástica de este poemario que retrata «la intrahistoria de una emigrante moderna (trasunto de tantos de nuestros jóvenes y no tan jóvenes) que tiene que buscar fuera de España su particular locus amoenus. Y que al final —¿quién sabe si será ya demasiado tarde?— se da cuenta de que este lugar (este no-lugar, para ser más exactos) se encuentra, paradójicamente, dentro de uno mismo».

Es por ello que el movimiento, presente a lo largo del libro, es una profunda metáfora en la que se pone de manifiesto en realidad la instantánea continua que es la soledad. De hecho, si nos detenemos a analizar los poemas en su conjunto, descubriremos que pese a que el movimiento (que, como acertadamente señala Acebes Sampedro, podría ser denominada «poesía cinética»), dichos poemas suelen retratar instantes, más o menos prolongados, pero en los que el movimiento es observado desde un punto de vista estático. Sin duda, un libro creado por un poeta tan rico y complejo como es Boris Rozas, puede ser leído apreciando muy distintas texturas, empezando por una calidad estética sublime pero que, desde el principio, se demuestra preñada de una reflexión profunda y con una capacidad ilimitada de captar esta realidad postmoderna que vivimos.

Una vez más, Boris Rozas lo ha logrado: sorprender y dejar sin defensas al lector; llevarle de viaje a millas de distancia (precisamente donde reside nuestro interior) y, como siempre, construir una obra lírica rompedora y profunda que, desde sus primeros versos, ya sabe a clásico.

Autora de la reseña: Rosa Yaguas

Compra el libro ahora

Conoce el libro en Issuu

Otros artículos sobre Boris Rozas

Biografía del autor: Boris Rozas

Boris Rozas

Boris Rozas, autor hispano-argentino residente en España, de amplia y reconocida trayectoria, con once poemarios publicados hasta la fecha, más otros dos en preparación para este 2018: La Ceremonia de los miedos, Poesías Completas del autor, Méjico, y Annie Hall ya no vive aquí, Premio Internacional León Felipe de Poesía, España.

Además es autor de: Bagajes del alma (2004), Lleno del mar (2005), Hemisferio Sur (2007), Huyendo de este jardín, me encontré con el viento (2009), Ragtime (2012), Invertebrados (2014), La senda de las espigas (Antología poética del autor, 2016), La libertad de los girasoles (Plaquette, USA, 2016), Primeras impresiones de un hombre en la sala de autopsias (2016), Souvenirs (Plaquette, USA, 2017), y Las mujeres que paseaban perros imaginarios (2017).

Ha obtenido más de un centenar de galardones literarios hasta la fecha, de entre los que destacamos: Premio Internacional de Poesía “León Felipe”, Premio Internacional de Poesía Pilar Fernández Labrador, Premio Sarmiento de Poesía, Primer Premio del  XXXIII Certamen de Poesía Manuel Garrido Chamorro, Accésit del Premio de Poesía    Ángel Miguel Pozanco, dos veces finalista del Premio de Poesía Jaime Gil de Biedma   (años 2012 y 2015), XLII Justas Poéticas de Laguna de Duero, LI Justas Poéticas de   Dueñas, Premio de Poesía “Villa de Ermua”, Accésit del Premio Nacional de Poesía de   Peñaranda de Bracamonte, Primer Lugar del III Concurso Internacional de Poesía “La      palabra de mi voz” (Miami, 2016), Primer Premio IV Certamen Internacional “Umbral de la Poesía” (Valladolid, 2017), Símbolo “Chilanco” XLVIII Cata del Vino Nuevo y  Anochecer Poético (Valdepeñas, 2016), etc.            

Noticias y sobre el IV Certamen Internacional Umbral de la Poesía. Valladolid 2017

– Enlaces importantes sobre el autor:

– Otros enlaces de interés de este último año:

 

 

 

 

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.