Natalia Mendez Sarmiento cuentos de mochila

Entrevista a la escritora Natalia Méndez: «Se disfruta más la vida cuando has aprendido de otros» | #MundoLiterario

“Me largo a volver conmigo”, de Natalia Méndez Sarmiento, es un libro que invita al

  • “Me largo a volver conmigo”, de Natalia Méndez Sarmiento, es un libro que invita al lector a aventurarse a viajar y a tomar las riendas de su propio destino.
  • Un libro que nace de sus experiencias como viajera por toda Latinoamérica durante meses.
  • Hoy charlamos de ella sobre su nuevo libro y, cómo no, sobre la experiencia de viajar.

Me largo a volver conmigo, Natalia Méndez

“Me largo a volver conmigo” es un libro que invita al lector a aventurarse a viajar y a tomar las riendas de su propio destino. ¿Cómo surgió? ¿Fue un fruto lógico de tus innumerables viajes?

Cuando volví del primer viaje largo, 9 meses por Suramérica, traía conmigo un diario lleno y mucho por contar. Eran tantas anécdotas, que decidí recopilarlas en un primer borrador del libro y abrir mi blog de viajes, con el objetivo de no olvidar lo vivido y de hacer una catarsis acerca del significado de viajar, de reconciliarse con el mundo y de reencontrarse.

Así me di cuenta que escribir no se limitaba a un gusto personal, sino que los lectores se sentían atrapados o identificados con cada historia, y surgían muchas preguntas que me llevaban a escribir cada vez más para poder contestarlas. Tres años después de ese comienzo, decidí publicar el libro agregando al primer borrador una segunda parte: Centroamérica y México.

Me largo a volver conmigo es fruto de los viajes, de las experiencias vividas, del gusto por escribir, y de las incontables dudas y cartas de los lectores del blog, que me animaron a dejar mi alma en este libro.  

Tener la nacionalidad colombiana, ser mujer, e ir en compañía o no durante su viaje, fueron verdaderos y absurdos obstáculos durante tu viaje transformado en odisea. Háblanos de ello.

Nos hemos acostumbrado a ver solo la superficie, a creernos la realidad que nos cuentan sin investigar, a determinar nuestro pensamiento por lo que dicen los demás. De los colombianos se habla comúnmente del narcotráfico, son las noticias del día a día, incluso hay series que le dan la vuelta al mundo, en las que Pablo Escobar o cualquier otro narcotraficante son los protagonistas e incluso los héroes. Nos relacionan directamente con la cocaína. 

Esto genera un halo de discriminación y xenofobia que no se ha podido superar. De manera ignorante se piensa que directamente un colombiano por derecha lleva drogas o es cocainómano, así como un salvadoreño es pandillero o un argentino es arrogante por el solo hecho de ser argentino. Así que me han cerrado fronteras, me han ofendido y me han dejado en el último lugar de la fila, para revisar mi maleta más que a cualquier otra persona. Muchas veces me enoja, he peleado por esto, pero también sé que solo es un puñado de personas quienes se dejan enceguecer, y la mejor manera de cambiar ese pensamiento absurdo de los demás, es seguir siendo yo, mostrándole a las personas en cada viaje que Colombia es mucho más que drogas, guerrilla y prostitución.

Con respecto a los obstáculos que se me presentaron por ser mujer y viajar sola, entiendo que hace parte del pensamiento retrógrado machista. Desafortunadamente en muchas ocasiones me sentí vulnerable, y dejé de disfrutar ciertos lugares o eventos por miedo.

Sin embargo, aunque no es posible cambiar el mundo y desaparecer de un momento a otro cualquier forma de violencia contra la mujer, desde palabras y acoso, hasta golpes y violaciones, si es posible lanzar un grito de emancipación.

El libro habla de esa autodeterminación y ese empoderamiento para vencer las barreras del machismo, que incluso nosotras mismas nos ponemos. Nos dicen que no podemos viajar solas, si es posible hacerlo; que necesitamos construir una familia antes de los 30 y tener una camada de hijos, no es una obligación, es una decisión.

No se trata de pelear contra el género masculino, sino de reconocernos como mujeres para entender lo que podemos llegar a ser y hacer. Eso descubrí de mí misma en el viaje, así que algunas de las anécdotas del libro, aunque parezcan malas experiencias, van encaminadas a que las mujeres se sienten identificadas y animadas a descubrir su fortaleza.   

Me largo a volver conmigo es fruto de los viajes, de las experiencias vividas, del gusto por escribir, y de las incontables dudas y cartas de los lectores del blog.

¿De qué manera se enriquece una persona al viajar y conocer otras culturas?

Viajar es un antídoto contra los tabúes, la discriminación y la estigmatización, esto es posible cuando se conocen otras culturas y se habla con las personas.

Una perspectiva más cercana te hace entender las razones de los diversos pensamientos, estés o no de acuerdo con ellos; te encuentras con el alma de la gente y los ves como individuos, no como colectivos encerrados en una nacionalidad; la mente se despierta, se abre a otras posibilidades de vida, incluso de la propia; viajar te reconcilia con el mundo, a pesar de los choques culturales y las ideas encontradas.

Se disfruta más la vida cuando has aprendido de otros, pues las posibilidades se diversifican. Ya no solo tomas café, ahora disfrutas de un mate, y esperas volver a tomar un pulque; al escuchar una canción colombiana cuando has estado allí, sabrás el significado de cada palabra; y lo más enriquecedor, es que ya no juzgas con tanta dureza lo que no conoces. 

Viajar es un antídoto contra los tabúes, la discriminación y la estigmatización.

¿Qué fue lo mejor y lo peor que te llevas de tu larga trayectoria como viajera?

Lo mejor es básicamente el 99% que incluye hasta lo malo, porque de todo se aprende: de los robos, de la discriminación, del machimo y de los desamores. Por supuesto también de la felicidad de sentirse libre en la ruta, de los paisajes, de las personas que me han dado una mano y han sido mis ángeles en el camino, y del reencuentro conmigo, con lo que soy, con lo que quiero para mi vida y con el reconocimiento como mujer y como ser humano.

El 1% de lo malo se lo lleva la rutina. Los viajes largos se convierten en repeticiones de lo mismo una y otra vez, se repiten pueblos, paisajes, personas, obstáculos, y se pierde la sorpresa. Ese es el momento en que decido regresar a casa, para recordar porqué la decisión de vivir de viaje. 

Natalia Mendez Sarmiento cuentos de mochila

La escritora y blogger Natalia Méndez Sarmiento

¿Qué encontrarán los lectores al abrir “Me largo a volver conmigo”?

Experiencias de vida. Un recorrido de 23 meses dividido en 13 países. Se encontrarán con personas, con paisajes, con lugares que tal vez conozcan o no. Con historias que los llevarán a un viaje por el continente americano, o a una reflexión interna acerca de sus propias vivencias y de sus ideas con respecto al mundo, a la mujer y a los viajes.

Se disfruta más la vida cuando has aprendido de otros, pues las posibilidades se diversifican.

¿Te impusiste una rutina diaria para escribirla o la creatividad aparecía cuando ella deseaba?

Cada noche, cuando había silencio total en mi casa, sin falta durante un poco más de un año, me dediqué a recopilar información de mis diarios, de los correos que me enviaba con mis amigos y mi familia, e incluso volví a contactarme con las personas que conocí a lo largo del viaje para hacerles preguntas y que ellos fueran mi memoria. A la par de este trabajo fui escribiendo cada capítulo.

Algunas noches surgía la creatividad, era el momento que aprovechaba para trabajar la cantidad de horas que me fuera posible, hasta que me venciera el cansancio, además era un goce que las palabras salieran así. En otras ocasiones quedaba bloqueada, así que escribía ideas, frases y palabras, y las dejaba en el tintero para desarrollarlas en otro momento.

¿Cuáles dirías que son tus principales referentes literarios?

Hubo tres autores que leí varias veces mientras hacía el libro, ya que algunas de sus obras me adentraban en la historia. Fueron tan inspiradores, que incluso algunas veces tomaba la decisión de leer esa noche, pero pasaba tres capítulos de sus libros y sentía muchísimas ganas de escribir, así que dejaba la lectura y fluía una mejor manera de decir lo que quería. 

El primero fue Cees Noteboom, un autor holandés, nómada, quien ha dedicado parte de su obra a escribir sobre la realidad social de Latinoamérica, a partir de sus experiencias de viaje.

Andrés Hurtado es un periodista colombiano, quien no solo fue mi referente como escritor, sino como viajero. Uno de sus libros, Colombia Secreta, fue la razón por la que se encendió lo que yo llamo “mi lucecita nómada”.

Finalmente devoré el libro Come, Reza, Ama de Elizabeth Gilbert, y fue al terminarlo que supe que mi libro no se podría limitar a crónicas de viaje, sino llevarlo también hacia la reflexión interna y de los acontecimientos externos.

¿Qué planes futuros tienes para el libro?

Estoy trabajando en el proyecto “Crea tu historia” con colegios y universidades de Colombia, para impulsar a los alumnos a elaborar sus propios proyectos, a soñar, a dejar los miedos, a impulsarlos a escribir, a viajar y a “largarse a volver con ellos mismos”. Esto a través de la lectura de libro y de su participación en mi blog.

Por otro lado la idea a futuro es llegar a otros lugares del mundo con el libro en físico, a través de editoriales o de manera independiente, y convertirlo en el motor y el objetivo de los siguientes viajes. 

Leer reseña de “Me largo a volver conmigo”
Compra el libro ahora
Biografía de la autora: Natalia Méndez

Mi nombre es Natalia Méndez, nací en Bogotá – Colombia hace 30 años. Estudié Diseño Gráfico y Realización de Medios Audiovisuales en la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá. Siempre me ha interesado el mundo editorial y de la escritura desde diferentes ángulos, así que hice un diplomado en ilustración para libros infantiles en IUNA – Buenos Aires, y enfaticé mis carreras en el diseño y maquetación de libros, así como en la escritura de guiones. He trabajado como freelance desde que me gradué, especialmente en proyectos de diseño. Esto me dio el tiempo, la libertad y las herramientas para empezar a viajar desde los 22 años como mochilera por Colombia. Luego emprendí camino por Suramérica, un viaje por tierra de nueve meses desde la Patagonia hasta mi país natal, momento en el que abrí mi blog Cuentos de Mochila para relatar mis experiencias de viaje, así como para guiar a otros viajeros y motivarlos a emprender camino. Además del diseño, convertí el blog en mi principal trabajo. He hecho colaboraciones escritas con otros blogueros de viaje, así como conversatorios en Bogotá. También he escrito para algunos medios digitales como Expedia MX, Link to Trip y Education First. Las redes sociales son el motor del blog y de mi trabajo como escritora freelance, de manera que he realizado talleres en marketing digital y pertenezco a grupos de escritores blogueros profesionalizados como Hispanic Travel Bloggers. Después del último viaje que hice sola durante catorce meses, desde Panamá hasta México, regresé a escribir mi primer libro ‘Me largo a volver conmigo’. Vivo de los viajes y de la escritura. Blog y redes sociales:

Natalia Méndez


Deja un comentario, pulsando AQUÍ