«La noche y yo», de Juan Carlos Méndez Gúedez: ¿A quién invitas en tus horas de insomnio? | #MundoLiterario

La noche y yo, del destacado narrador hispanoamericano Juan Carlos Méndez Guédez (Barquisimeto, Venezuela, 1967),

  • La noche y yo, del destacado narrador hispanoamericano Juan Carlos Méndez Guédez (Barquisimeto, Venezuela, 1967), se ha editado recientemente por Páginas de Espuma.
  • Un escritor capaz de provocar, despertar y emocionar a sus lectores utilizando las palabras justas y la descripción necesaria.
  • Escribe la reseña nuestra compañera Mariana Campos.

la-noche-y-yo

Un libro reunirá la historia de tres personajes, un bibliotecario y su relación con un joven que lo frecuenta, un hombre que está a punto de morir y no logra distinguir lo que ha leído de lo que ha vivido, y una mujer quien la noche antes de casarse recuerda los amantes que ha tenido y los libros que también pasaron por su vida.

Se trata del libro de relatos La noche y yo, del destacado narrador hispanoamericano Juan Carlos Méndez Guédez (Barquisimeto, Venezuela, 1967), el cual fue editado recientemente por Páginas de Espuma.

Este escritor capaz de provocar, despertar y emocionar a sus lectores utilizando las palabras justas y la descripción necesaria, nos hace nuevamente una invitación generosa e imperdible para que nos acerquemos a sus relatos, a través de una narración intensa y seductora.

Mendez Guedez entrelaza el deseo, el amor, el sexo y la amistad, con el abandono, el arrepentimiento y el insomnio. Nos hace transitar a deshoras por ciudades fundamentales de su vida, Caracas y Madrid, pero también por otras creadas gracias a la ficción.  

Un circulo para Ainoha , es el primer relato que disfrutaremos, a continuación algunos fragmentos en la voz de su protagonista el bibliotecario:

“Las ciudades que amamos son flexibles, son ásperas pero también conocen la tersura y poseen la capacidad de plegarse a nuestro deseo”.

“Prefiero pensar que nuestras vidas son como el abrir muchos libros al azar, como abrir múltiples libros, tomar frases de aquí, de allá; picotear en páginas casuales, retener algunas, olvidar otras, transformarlas, adherirlas a nosotros, apropiarnos de ellas para perdernos y encontrarnos en la casualidad de un párrafo o de una frase”.

Xibanya, palabra China cuya traducción al español es España, es el título de la segunda historia de La Noche y Yo. Es tan breve que dura solo cinco segundos, y en ella el autor logra contener cinco historias más: La Vida exagerada con Marta, Al otro lado de Marianne y entre los mármoles, La percusión de los siete volcanes, El otro cielo de Sabino, El secreto de una Madre que nunca se pinta la boca. 

Aquí el autor alimenta la narración con el espíritu de grandes escritores, porque allí están inconfundibles Bryce Echenique, Jorge Manrique, Joyce, García Márquez, Cervantes, incluso la Biblia, entre otros.

Y finalmente llegamos a la historia que da título al libro, La Noche y Yo. En ella el autor nos recuerda que la vida gusta de los desvíos y que necesariamente debemos celebrar todas nuestras pasiones, que el amor solo puede experimentar la plenitud desde su levedad. Su protagonista contará pasajes de intimidad en sus relaciones sentimentales y lecturas, y nos dirá ¨no vivo mi insomnio, lo releo¨.

Cita entonces al maravilloso poeta mexicano Jaime Sabines: ¨…los amorosos son los que abandonan, son los que cambian, los que olvidan. Su corazón les dice que nunca han de encontrar. No encuentran, buscan. ¨

Los protagonistas de La Noche y yo han construido una vida reflexiva y profunda gracias a sus libros. Saben que no se puede salir ileso tras la lectura, que la literatura no es inocente, y sin embargo buscan la herida y la felicidad irremediablemente a través de ella.

Esa otra vida que te regala la lectura y la posibilidad de llegar a otro universo a través de ella, es lo que finalmente se celebra en este volumen de relatos. Porque son ellos, los libros, a quienes elegimos muchas veces para que nos acompañen en nuestras horas de insomnio.

Autora de la reseña: Mariana Campos

Deja un comentario, pulsando AQUÍ