Reseña de «Otra vez esa sensación», de Paloma Pérez, que retrata las redes de prostitución | #MundoLiterario

A lo largo de las páginas de «Otra vez esa sensación», Paloma Pérez va desmenuzando

  • A lo largo de las páginas de «Otra vez esa sensación», Paloma Pérez va desmenuzando la historia de Clara.
  • Cada noche, se transforma en Jennifer: una prostituta que trabaja en el club Dating.
  • Paloma Pérez nos guía como una eficaz lazarillo por los saltos narrativos en el presente y en el pasado, por los recuerdos y los hechos presentes.

Clara es una joven que vive sola en Madrid; su vida sería tan normal como la de tantas otras mujeres si no fuera porque por cada noche se transforma en Jennifer, una prostituta que trabaja en el club Dating bajo el dominio de Amadeo.

Echa de menos a sus padres, pero una infancia marcada por la despreocupación paterna y materna la impiden volver a la casa paterna. Israel es un policía que vive solo en Madrid con Simba, un Spaniel Bretón que le sirve de desconexión y escape de su día a día. Israel y Víctor, su compañero de trabajo y amigo desde que se conocieron en la academia, comparten horas interminables en la comisaría, investigando. El caso que tienen entre manos los ha llevado a infiltrarse como clientes en el Dating. «Otra vez esa sensación. Comienza a sudar y se pone nerviosa. Clara nota como el policía le pone las esposas y acercándose a ella le pide que no le ponga las cosas difíciles…».

A lo largo de las páginas de Otra vez esa sensación, Paloma Pérez va desmenuzando la historia de Clara (Jennifer) desde que vivía con sus padres, cuando decidió marcharse y llegó sola a Madrid, cuando conoció a Katherina (compañera en el Dating y la primera mano amiga en Madrid). Y también nos presenta la vida de Israel y las personas que, de una manera u otra, son parte de su vida. Los saltos en el tiempo nos llevan desde el presente inicial de la novela hacia el pasado de Clara para conocer a la protagonista femenina de la novela; y también para situar en el presente a Israel, al margen de su vida como policía.

La prostitución es el punto que une a Clara e Israel; la trata de blancas es la excusa que hace que esa unión se convierta en algo más que una simple relación profesional. El pasado, con una relación complicada entre Clara y sus padres, empuja a la joven a iniciarse en el mundo de la prostitución, y la simple casualidad a verse envuelta en una aventura que lo significará todo en su vida.

Otra vez esa sensación es la historia de jóvenes obligadas a prostituirse, policías infiltrados como clientes, prostitutas ayudando a la policía a descubrir la realidad que esconden los prostíbulos… Una auténtica aventura policial centrada en un tema que, desafortunadamente, no parece pasar de moda en la vida real. También es la historia de Clara y sus dificultades personales y familiares que la empujan a ese mismo mundo de forma voluntaria. Y además es la historia que roza el romanticismo, si somos capaces de aislar la historia entre Clara e Israel de la de Jennifer e Israel.

Paloma Pérez nos guía como una eficaz lazarillo por los saltos narrativos en el presente y en el pasado, por los recuerdos y los hechos presentes, por los sentimientos más penetrantemente dolorosos y los más emocionantes y conmovedores, nos guía por la soledad que se convierte en un pozo del que solo el amor desinteresado y sin prejuicios puede salvar a quienes caen en él. Otra vez esa sensación es una novela que lleva al lector a experimentar un conflicto de sentimientos constante, casi sin tregua, casi sin darse cuenta de en qué momento dejó de sentir la preocupación generada por la tragedia narrada para desear que todo acabe bien entre esa pareja tan peculiar surgida de la incoherencia más paradójica de la sociedad.

Autora de la reseña: Irene Muñoz Serulla

Compra el libro ahora

Reseña realizada en colaboración con el equipo editorial de @promocionlibros.

 

 

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.