El activista Pablo Gea y su libro “El nacimiento del Hombre Nuevo” | #MundoLiterario

Pablo Gea Congosto es un apasionado de la política y la Historia, pero aun más

Pablo Gea Congosto es un apasionado de la política y la Historia, pero aun más que eso: es un apasionado del ser humano y de la revolución que aún tiene pendiente.

Por ello, es fundador del movimiento social “Despertad“, fruto de su profundo activismo político, y es autor del libro “El nacimiento del Hombre Nuevo“. Su participación activa, que compagina con su formación como jurista, le ha llevado a desarrollarse en el estudio de las cuestiones políticas, filosóficas y económicas, dando forma a un ideario que desarrolla una visión coherente y dinámica de la vida y el mundo, que toma a los seres humanos como ejes principales de todo lo demás.

El-nacimiento-de-hombre-nuevo

En su intensa actividad, tanto a pie de calle como en tertulias y debates televisivos, ha defendido la necesidad de buscar no solo un cambio en el panorama político español, sino una verdadera Revolución Humanista que elimine los convencionalismos sociales que aprisionan el pensamiento y las pasiones de los individuos. Como coordinador de la Tertulia El Incendiario, desarrolla una labor que él mismo define como de “concienciación, sin duda, pero también de seguridad y de autoafirmación en lo que queremos conseguir. Es hora de que nos liberemos del miedo a vivir. Es hora de que disfrutemos de nuestras pasiones y de nuestros sentimientos. Es hora de que la Política y la Sociedad reconozcan a la Persona como centro de todo. De la semilla de la duda crece el árbol del fracaso.”

Su actividad y compromiso no se limita a lo anteriormente comentado, sino que actualmente se encuentra preparando un nuevo libro: “De la Constitución al Terror: Derechos, Libertades y Garantías en las Revoluciones Francesa y Rusa”. En él analiza los principales textos constitucionales que se derivaron de los citados procesos revolucionarios, con especial atención a los Derechos Individuales y sus garantías.

En ambos procesos revolucionarios, estos derechos y sus garantías constituyeron un medio para un fin, nunca un fin en sí mismo, de tal manera que acabaron siendo un mero instrumento del poder político-legal en vigor, en consonancia con unos principios de construcción social que contemplaban al individuo particular tan sólo en la medida en que casase con el objetivo colectivo redentor.

En esta línea, se halla en estos momentos realizando una rigurosa investigación para producir un libro sobre la Segunda República y la Guerra Civil Española. Su propósito es ofrecer una visión científica y objetiva de la experiencia del régimen de la Segunda República, desde su comienzo en 1931 hasta su desaparición en 1939, centrándose en las cuestiones más controvertidas y que más debate generan tanto dentro como fuera del mundo académico. Entre estos aspectos cabe destacar la el desarrollo de los procesos electorales, la legitimidad legal y democrática del régimen mismo, la actitud y compromiso con la República de los diferentes actores políticos, la labor de los diferentes gobiernos republicanos, las causas que condujeron a su colapso y al estallido de la guerra civil, los polémicos comicios de 1936, etc.

Igualmente, colabora con el diario online “Voto en blanco“, pudiendo acceder a una lista de alguno de sus artículos en la sección “Enlaces de interés” de este artículo.

Hoy hemos tenido el placer de charlar con él.

Háblanos sobre “El nacimiento del Hombre Nuevo” y del Movimiento Despertad. ¿En qué se relacionan?

El libro nace como una expresión de la visión del mundo y de las ideas que este movimiento enarbola. No es sólo fruto de una sola persona, sino que se nutre además de las ideas y aportaciones de los miembros y colaboradores que componen DESPERTAD. Realmente, aunque el libro se ha publicado este año, lleva fermentándose desde 2010 como proyecto, y desde unos años antes como idea. Por ello, no es que el movimiento parta del libro, al revés, es el libro el que parte del movimiento, dado que al recoger los planteamientos que a través de este queremos llevar a la práctica, se ha redactado definitivamente después de tener lugar un debate franco y transparente sobre nuestros objetivos. ¿Qué es DESPERTAD? Un movimiento ciudadano. Y revolucionario. Es ciudadano porque se propone generar un contra-poder efectivo a la clase política, al gobierno y al establishment, una organización social y política de nuevo cuño, que pueda disputar a los poderes actualmente establecidos su rol y su legitimidad. Para eso precisa de organización ciudadana, participación entusiasta y militancia motivada y activa. Es revolucionario no en el sentido anticuado del término. Aquí no se trata de quemar contenedores y de pegarles a los policías tras proclamas revolucionarias fosilizadas del siglo XIX e ideologías totalitarias que sólo han traído brutales dictaduras, hambre, miseria, ruinas y millones de muertos. Mucha gente no puede entender que la única alternativa a la Clase Política tradicional sean los populismos radicales, ya sean de naturaleza reaccionaria o comunista, anarquista y similares. Estamos aquí para proporcionarles una diferente. La primera. Al contrario que todas estas ideologías, nuestra visión toma al ser humano como punto de partida y de llegada. No se trata de disolver al individuo en la colectividad. Ya sea “pueblo”, “patria”, “nación”, etc. Hay que poner a la persona individual y sus necesidades concretas en primera línea. Para eso, y nada más, está un representante político. Lo demás son quimeras para jugar con los miedos y aspiraciones de la gente y rellenar la cuenta de votos. Hay que plantearse el cambio en serio, sin medias tintas. Hay que ir a Cortes Constituyentes, crear una nueva Constitución y edificar otro sistema político diferente al vigente, con una separación efectiva entre sus poderes, una elección directa e individual por candidato por parte de la gente y crear canales de control reales para evitar abusos y corruptelas. Esta es la única forma posible de expulsar a la Clase Política y limpiar el aparato. Pero aún hay más, esto es sólo un primer paso para desarrollar una nueva visión de la vida, una auténtica revolución de valores, sin la cual la revolución política y social no tendrán lugar jamás. ¿Hacia dónde se enfoca esto? Hacia una visión de la vida humanista y vitalista, liberada de los convencionalismos moralistas y conservadores que nos limitan y nos impiden sacarle todo el jugo a la vida. Es necesario acabar con la “Dictadura de lo Políticamente Correcto”, que busca imponer una versión secularizada de esa vieja moral rancia, manipulada como algo novedoso. Nos dicen que el camino correcto es la debilidad y la sumisión, la negación del “yo”, de los instintos y de las preferencias individuales. Ahora parece que hay que dejar que le traten a uno como a una zapatilla sólo porque algunos gurús mediáticos han establecido que tiene que ser así. La lucha de los ciudadanos por sus derechos civiles y sociales tiene que tener lugar en el seno de una visión enérgica, intrépida, fuerte, flexible y aventurera de la existencia. Se acabó la atadura de la “disculpa permanente”. Puedo resumir el propósito de DESPERTAD con una sola frase: El movimiento contra la Clase Política.

¿Cuáles son las movilizaciones o acciones que preparas para 2017?

Este año 2017 será el de nuestra constitución como movimiento. En estos momentos nos hallamos tallando la organización y la agenda. Nuestra prioridad y realizar un acto de constitución en Sevilla y, bien pulido el edificio jurídico y organizativo del movimiento, dar los pasos pertinentes para su legalización. Paralelamente, estamos trabajando en la financiación y en el reclutamiento de activistas y seguidores. No tenemos prisa. El error de muchos pretendidos movimientos de cambio ha sido la impaciencia, querer correr demasiado, crecer muy pronto, sin una identidad sólida y un propósito claro. No cometeremos esos errores. Vamos a constituirnos primero, a organizarnos después y a lanzarnos a la lucha social y política finalmente. Pese a todo, mientras esto tiene lugar, seguiremos realizando reuniones, actos, tertulias y activismo en la red. Cuando todo esté listo, daremos el salto cualitativo. Estamos en la rampa de lanzamiento. Sólo hace falta un empujón.

¿Cómo ves la situación política del país?

No es novedad decir que mala. Claro que se ha convertido en un tópico. Todo partido nuevo que se echa a la calle sale diciendo que la cosa va fatal, porque sabe que de otra forma no hay votos. Sólo al partido del gobierno le interesa decir que la cosa va bien. ¿Por qué la veo mala? Principalmente porque lo que se nos ha vendido como una democracia es en realidad una “Dictadura de Partidos”, en la que son ellos, pactando entre sí a espaldas de la sociedad, los que controlan las administraciones, en definitiva, el poder. Hacen amago de redención durante las elecciones, salen elegidos y ahí acaba todo. No tenemos control efectivo sobre lo que hace el Gobierno, ni mucho menos, como militantes o afiliados, de lo que hacen los partidos que dictan la agenda de los representantes, representantes que deberían mirar por todos y que la desagradable realidad es que siguen el dogma de partido. Esto es así haya o no crisis económica, y ha sido así desde antes de esta última porque fue lo que se pactó en la transición. Y es razón para estar indignado y furioso, independientemente de cuántos agujeros tenga la cartera. Pero hay algo más siniestro si cabe. La Crisis Económica, que la Clase Política parece incapaz de resolver, no se sabe si deliberadamente o no, se ha visto arrollada por la Crisis Social, no sólo por el número de parados, sino por la ofensiva y los pactos secretos entre los actores del establishment para recortar derechos individuales, civiles y sociales. La crisis ha resultado la excusa perfecta para efectuar este proyecto largamente acariciado, aunque luego se haga el paripé en el Parlamento, los mítines o la prensa. Y muchos medios de comunicación  y poderes fácticos son cómplices de ello. Por otro lado, se ha impuesto un dogma de lo políticamente correcto que impide un debate franco sobre el estado de las cosas. Ahora somos todos muy buenos, nos cogemos de la mano y saltamos por los campos verdes. La vida real no es así. El terrorismo yihadista es un peligro de primer orden y lo único que hacen nuestros políticos es mirar para otro lado y decir encima que es culpa nuestra y que hay que comprenderles. Hay que tener mucho valor y muy poca vergüenza para decir algo así. Ahora hay que poner la otra mejilla y aguantar las coacciones y abusos porque el moralismo manda. El panorama es poco halagüeño y las propuestas de solución poco realistas. En un país que pierde su soberanía, su pulso y su protagonismo internacional, nos dirigimos hacia una sociedad más colectiva, más intervenida, donde la identidad de grupo prime sobre la individual y sólo se permita la opinión oficial, y donde los derechos civiles y sociales estén recortados y sólo sean formales, disponibles sólo a capricho del político de turno o de los poderes supranacionales que cada vez más arrancan soberanía y poder de decisión a la población de los Estados sobre sus propias vidas.

¿Se abrió una ventana de oportunidad ideológica tras el 15M para una revolución humanista tan necesaria como la que planteas?

Verdaderamente no hubo “un” 15M. Hubo “varios”. Y en todo caso hay que diferenciar el movimiento de sus promotores iniciales que, al fin y a la postre, consiguieron imponer su visión. El Movimiento 15M surge de la solidarización con las manifestaciones que tuvieron lugar el 15 de mayo de 2011 promovidas por plataformas como Democracia Real Ya o Juventud Sin Futuro. Estas plataformas tenían una ideología de carácter fundamentalmente comunista, atizadas por otros elementos de carácter más heterodoxo pero que no discrepaban en el fondo. Estas ideologías siempre han jugado con crear amplios frentes de galvanización de masas para encubrir sus verdaderos proyectos y, a la vez, conquistar el poder. Para lo cual han precisado de hacerse con un apoyo mucho mayor del que sus fronteras ideológicas les permiten. Pero, al margen de esto, al margen de las propuestas y de los motivos de los impulsores, el 15 sí supuso un movimiento ciudadano en toda regla que rebasó las clásicas divisiones ideológicas y sociales. Algo impresionante. Las líneas divisorias clásicas saltaron por los aires. Pero cuando llegó la hora de articular propuestas, los sectores impulsores con ideologías claras se impusieron al debate espontáneo y marginaron a los elementos discrepantes, haciendo del movimiento “su” movimiento. Ahora sólo resta mirar las páginas web del 15M y sus redes sociales, a ver si su mensaje es transversal. En poco o nada se diferencia de las posturas clásicas ostentadas por los comunistas y sus compañeros de viaje, no sólo en su doctrina, sino también en su cultura política. ¿Qué si se abrió la ventana para una revolución humanista? Indudablemente. Y si hubiese tenido lugar hoy no estaríamos aquí. Pero sus mismos impulsores lo echaron a perder quitándose la careta y pretendiendo someter el debate libre y espontáneo a sus planteamientos totalitarios, materialistas y decididamente anti-humanistas. Por otro lado, la experiencia del movimiento fracasó porque no supo articularse en una alternativa social coherente, respetable y con capacidad de atracción. Las siguientes elecciones las ganó por mayoría el Partido Popular, diametralmente opuesto a los ideales que alimentaron el 15M. Ahora no es más que un recuerdo para los nostálgicos. Pero no es momento para ser nostálgico, sino valiente y práctico. Del 15M se sacaron varias lecciones para la revolución pendiente: primera, existe un poso de indignación justificada que traspasa las ideologías y las diferencias sociales, un poso militante, activo y deseoso de ponerse manos a la obra; segunda, un movimiento social y político a gran escala con ambiciones de cambio global no puede triunfar sin una organización disciplinada y sin unos objetivos y planes de acción claros; tercera, se necesita una organización dirigida por revolucionarios profesionales, ideológicamente motivados, cuya prioridad máxima en la vida y su identidad personal sea la revolución, organización a la vez flexible y con una democracia directa e interna fuerte, en la que se coaliguen las iniciativas de las bases y las de los líderes de tal manera que la puesta en práctica de los acuerdos sea la más práctica y abierta posible; cuarta, el faccionalismo y la inconcreción condenan las revoluciones al fracaso más estrepitoso, debiéndose por tanto contar con una visión aglutinadora que no dé lugar a dudas y con un programa de gobierno viable y coherente. Con estos elementos en la mano, la revolución inconclusa del 15M podrá llevarse a cabo, rescatándola de quienes la hicieron naufragar.

¿Para cuándo tienes prevista la publicación de “De la Constitución al Terror: Derechos, Libertades y Garantías en las Revoluciones Francesa y Rusa”?

Para 2017, que además es en centenario de la Revolución Rusa. Todo depende, como ya se sabe, del dinero y de las editoriales. Ya tengo lista la versión definitiva. Ahora sólo resta ahorrar un poco más y encontrar una buena editorial que apueste por la obra. Es un tema difícil, soy consciente de ello, pero también excitante y emocionante. Ahora que se busca bucear en los pozos de las dos grandes revoluciones icónicas, en necesario desmitificarlas y enseñar claro a la gente qué fueron realmente, qué fue lo positivo y lo negativo y, en particular, puesto que es nuestro propósito embarcarnos en un cambio de carácter revolucionario, qué lecciones extraer para, entre otras cosas, saber cómo no se deben hacer los cambios. Tanto la Revolución Francesa como la Revolución Rusa dieron como resultados Estados Totalitarios que se dedicaron a exterminar a grupos enteros por cuestiones ideológicas. Para eso no se hacen las revoluciones. En todo caso, para combatir eso mismo es por lo que deben ponerse en marcha. A algunos políticos españoles les encanta hacer continuas referencias a estos eventos históricos identificándose con ellos y con sus protagonistas, algo que hace que a quien conoce la materia la recorra un escalofrío por el cuerpo, ya sea por ignorancia o por declaración “implícita/explícita” de propósitos. Estos análisis son vitales para los tumultuosos tiempos que nos aguardan.

¿Cómo se titulará el libro sobre la Guerra Civil del que hemos hablado en el artículo?

Los mitos de la Segunda República Española, al menos provisionalmente. Es una declaración de intenciones rotunda. La manipulación llevada a cabo por la propaganda partidista y por la nefasta Ley de la Memoria Histórica ha impedido tener un conocimiento riguroso de uno de los temas capitales de la Historia Española. Además, por si fuera poco, la historiografía militante ha impuesto un dogma de fe que dificulta enormemente acercarse al tema objetivamente sin las pasiones levantadas en los campos de batalla. Si durante el Franquismo la versión era que los militares salva-patrias se levantaron contra un gobierno pseudo-comunista para salvar a la civilización cristiana y a su santa tradición, la versión actualmente en boga es la del otro bando, esto es, que lo que aquí existía era un régimen democrático limpio y que, mientras los niños cantaban el himno de riego felices en las calles, los de la sotana, el tricornio y el sable dieron un golpe de estado para acabar con los sueños de libertad de un pueblo sufrido. Ambas versiones son falsas. Y una ofensa al sentido común y a la investigación histórica. Y que durante la dictadura franquista se impusiese la versión de los vencedores era connatural a la naturaleza autoritaria del régimen. Pero que en un sistema pretendidamente democrático se haga eso mismo pero con el bando contrario, con una intención muy clara de reescribir la Historia a su favor y de emplearla como arma política contra el adversario me parece, sencillamente, increíble. Ni la Segunda República fue una democracia stricto sensu, ni el ideal democrático fue defendido por ningún bando durante la Guerra Civil. Estudiemos la Historia, aprendamos la lección y no dejemos que nos manipulen.

¿Cómo ves el recorte en derechos sociales en España promovido por el Gobierno actual?

Dicen que no han tenido más remedio que hacerlo. Mentira. No cabe duda que ante una crisis de sostenibilidad del Estado empeorada por una crisis financiera a gran escala se imponían severos ajustes. Pero los recortes no deberían nunca haberse dirigido contra los derechos sociales que, aunque formalmente en vigor, están dotados de una asignación presupuestaria que no da para hacerlos totalmente efectivos. Con lo cual en la realidad diaria da lo mismo que la ley te los reconozca o no, si no percibes un resultado práctico y palpable. Los recortes deberían haber ido directamente al foco del problema, la Clase Política, la Administración Pública, la Burocracia, la Corrupción y el Fraude. En otras palabras, recortar en administración y en políticos inútiles, a descuajeringar la burocracia hiperdimensionada, que es cara y, en muchos casos, sólo tiene su razón de existir en el enchufismo gratuito de amigos y familiares. De haberse establecido medidas anti-corrupción antes y de un mayor calado, el dinero devuelto a las arcas públicas hubiese podido evitar los efectos más atroces de los recortes, o incluso haberlos evitado en su totalidad, al menos, en lo que concierne a la Sanidad, la Educación y los Derechos Sociales, de manera que podrían haberse utilizado dichos ingresos para hacer funcionar los servicios públicos como es debido y paliar las situaciones de exclusión social. Una cosa tiene que quedar bien clara: hay que recortar en Clase Política y en sus centros de poder. Los derechos sociales son intocables.

¿Hay solución parlamentaria para ello?

Verdaderamente útil, una. Y pasa por la necesaria reforma constitucional a la que he aludido antes. De este proceso constituyente debe emerger una nueva Constitución que añada a los ya existentes, los siguientes Derechos Fundamentales:

 

  • Derecho a la individualidad ante la ley, las administraciones del estado, los colectivos y los grupos de presión.

 

  • Derecho a una sexualidad libre.

 

  • Derecho a un sistema tributario justo, progresivo y proporcional.

 

  • Principio de separación de poderes.

 

  • Derecho a la libertad de comercio, empresa, actividad económica y circulación de personas.

 

Los Derechos Fundamentales son aquellos que el Estado tiene que garantizarte sí o sí, porque no están sujetos ni a mercantilidad ni a los diferentes avatares de la situación política. Por ejemplo, un sistema tributario justo tiene que existir independientemente de cuál sea la coyuntura política y económica. El Gobierno no puede legislar de otra forma porque estaría violando este derecho y sería, por tanto, ilegal. Por otro, lado, hay que crear otra categoría jurídica diferente, los Derechos de Especial Protección, que serían:

 

  • Derecho a la vivienda digna.

 

  • Derecho a una sanidad pública de calidad.

 

  • Derecho a la seguridad social.

 

  • Derecho al trabajo.

 

  • Derecho al medio ambiente.

 

En este caso, el Estado no puede garantizar la efectividad de estos derechos al nivel de los fundamentales puesto que están más allá de las fronteras de control e influencia total del mismo. Por ejemplo, el Estado no puede garantizar que tengas trabajo mañana, pero sí puede estar obligado a actuar incansablemente para que lo tengas. En otras palabras, con los Derechos de Especial Protección, el Estado asume una obligación ineludible de dedicar una atención especial, mucho más fuerte que en lo que respecta a los derechos ordinarios, para que estos derechos sean efectivos, reales, palpables, materiales. Así, ningún gobierno podrá sustraerse de estas obligaciones, como ahora, por medio de recortes masivos o parches legales que conviertan a los derechos en papel mojado. Esto es una meta viable y realizable, alejada de medidas demagógicas que cualquiera con dos dedos de frente sabe que son falsas, como regalar una casa o dar una renta sin hacer nada.

¿Cómo es tu actividad en la Tertulia El Incendiario?

La Tertulia “El Incendiario” es un foro que yo, junto con otros colaboradores, implementamos con el objetivo de ofrecer discusiones abiertas a todo el que quisiese apuntarse sobre temas libres, en particular actualidad, política, historia y filosofía. Ha tenido notable éxito, y fruto del debate y del interés generado, de esta tertulia ha surgido DESPERTAD. Al tener una estructura híbrida entre la tertulia informada y la asamblea horizontal, se genera una dinámica cómplice entre los asistentes en las que las inhibiciones y vergüenzas clásicas se esfuman, y las diferencias sociales, generacionales, educacionales, de procedencia, de raza o de sexo se vuelven irrelevantes. Ahí cada cual vale tanto como sea capaz de demostrar o los límites que esté dispuesto a superar. No hay más. Lo que más me enorgullece de la Tertulia es que el objetivo de generar una estructura en la que las jerarquías tradicionales dejen de tener sentido se ha cumplido con creces. La gente habla apasionadamente, con criterio, mente abierta y respeto mutuo. Si eso mismo se traslada a un movimiento de proporciones más amplias, el primer paso se habrá dado con éxito. Es el pistoletazo de salida. En un momento en que la brecha histórica nos enseña generosa sus entrañas, sólo hay que pisar el acelerador.

Enlaces de interés con información:

http://editorialcirculorojo.com/el-nacimiento-del-hombre-nuevo-personas-no-ideologias/

http://huelvabuenasnoticias.com/2016/06/10/pablo-gea-presenta-en-la-onubense-su-libro-el-nacimiento-del-hombre-nuevo/

http://noticiaseditorialcirculorojo.com/?p=2234

https://vimeo.com/158176720

https://www.facebook.com/elnacimentodelhombrenuevo/ Página en Facebook del libro

Vídeo YouTube:

https://www.youtube.com/watch?v=4UGCzYk1PhQ&t=437s

Redes Sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/pablo.gea

Twitter: https://twitter.com/Pablo_GCO

Canal en YouTube: https://www.youtube.com/user/pablogea

Linkedin: https://es.linkedin.com/in/pablogea

Artículos en “Voto en blanco”:

-REVOLUCIÓN ANTROPOLÓGICA. http://www.votoenblanco.com/REVOLUCION-ANTROPOLOGICA_a6249.html

-LA “SUPERIORIDAD MORAL” DEL SOCIALISMO. http://www.votoenblanco.com/LA-SUPERIORIDAD-MORAL-DEL-SOCIALISMO_a6272.html

-¡SOMOS GILIPOLLAS! http://www.votoenblanco.com/%C2%A1SOMOS-GILIPOLLAS_a6353.html

-SÓLO HAY UNA SALIDA. http://www.votoenblanco.com/SOLO-HAY-UNA-SALIDA_a6378.html

-CLARO QUE PODEMOS. http://www.votoenblanco.com/CLARO-QUE-PODEMOS_a6479.html

-LA GRAN LACRA DEL PSOE: EL ZAPATERISMO. http://www.votoenblanco.com/LA-GRAN-LACRA-DEL-PSOE-EL-ZAPATERISMO_a6569.html

-MEMORIA HISTÓRICA: HABLANDO CLARO SOBRE LA GUERRA CIVIL. http://www.votoenblanco.com/MEMORIA-HISTORICA-HABLANDO-CLARO-SOBRE-LA-GUERRA-CIVIL_a6508.html

-¿POR QUÉ HA GANADO TRUMP? LA DICTADURA DE LO POLÍTICAMENTE CORRECTO. http://www.votoenblanco.com/POR-QUE-HA-GANADO-TRUMP-LA-DICTADURA-DE-LO-POLITICAMENTE-CORRECTO_a6609.html

-FIDEL CASTRO: LA HIPOCRESÍA TEÑIDA DE ROJO. http://www.votoenblanco.com/FIDEL-CASTRO-LA-HIPOCRESIA-TENIDA-DE-ROJO_a6634.html

-AHORA VAS Y LES VOTAS: EL PSOE Y EL DESASTRE DE LA SANIDAD PÚBLICA EN ANDALUCÍA. http://www.votoenblanco.com/AHORA-VAS-Y-LES-VOTAS-EL-PSOE-Y-EL-DESASTRE-DE-LA-SANIDAD-PUBLICA-EN-ANDALUCIA_a6646.html

 

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.