Soraya G. Cossío, que acaba de publicar su primera novela, “Beaghmore y el códice escondido”.

Entrevista a Soraya G. Cossío, autora de “Beaghmore y el códice escondido” | #MundoLiterario

Entrevistamos a Soraya G. Cossío, que acaba de publicar su primera novela, “Beaghmore y el

  • Entrevistamos a Soraya G. Cossío, que acaba de publicar su primera novela, “Beaghmore y el códice escondido”.
  • Una niña de 11 años, una vida plena rodeada de naturaleza, una familia fortalecida en el amor, la celebración del solsticio de verano y el bosque de Slieve Bloom en Irlanda.
  • Leer más reseñas en Mundo Literario

En tu primera novela (“Beaghmore y el códice escondido”) Elva, una niña de 11 años, lleva una vida plena rodeada de naturaleza, con una familia fortalecida en el amor y el bosque maravilloso de Slieve Bloom, en Irlanda. ¿Por qué escogiste este bello emplazamiento para ofrecer escenario a tu novela?

Cuando intento crear una historia es irremediable que el lugar dónde se desarrolla esté alineado con lo que quiero transmitir. Sin lugar a dudas el maravilloso bosque de Slieve Bloom, ofrece una parte importante de lo que necesitaba para crear esta novela. Es cierto que los recursos naturales, la biodiversidad y la  belleza de la naturaleza, está presente en muchos más lugares de nuestro planeta, sin embargo, la magia que requería para la novela, la encontré en este extraordinario lugar, junto con otros bellísimos parajes de Irlanda.

“Beaghmore y el códice escondido”


Elba, una niña que crece en un entorno natural y equilibrado

La protagonista de esta historia, Elba, va creciendo en un entorno natural, donde prevalece el respeto y la empatía por las plantas, los animales y las personas que va conociendo. En ella se ha sembrado la más pura conciencia por el medio ambiente y los recursos naturales. Háblanos sobre ello.

A pesar de que hay muchos grupos sociales que luchan por un mundo con más conciencia sobre el respeto a la naturaleza, aún acontece una gran fuerza social que es muy individual y que rechaza con mucha facilidad todo cambio que no considere un beneficio propio o una recompensa directa. No por que no estén de acuerdo con ello, sino, muchas veces por el simple hecho de que requiere una responsabilidad en los hábitos o conductas del día a día y en vez de verlo como un beneficio; lo viven como una carga o un gran esfuerzo a realizar.

Me parece muy importante recordar que entender la naturaleza y respetarla nos llena de sabiduría y nos aporta muchos beneficios. Si comprendemos las pautas de la naturaleza, entenderemos que somos parte de ella.  Nuestra salud depende de cómo cuidemos el entorno al que pertenecemos.

Sus padres son piezas fundamentales en el camino de valores para su vida. ¿Hasta qué punto la familia y, concretamente nuestros padres, condicionan nuestras vidas?

Cuando venimos al mundo, nacemos puros y libres en gran parte. Desde el primer día de nuestras vidas, somos como esponjas, absorbemos todo lo que escuchamos, sentimos y al cabo de unos siete meses; también vemos con mayor claridad. ¿Qué es lo primero que vemos? La cara de nuestra madre y nuestro padre. Escuchamos sus voces, sentimos sus caricias y besos o no… Todo esto se repite diariamente, una y otra vez. Sin lugar a dudas, imitamos inconscientemente, las mismas pautas de nuestros progenitores pues ellos son el centro y pilar más importante a lo largo de nuestras vidas. Son nuestros maestros, nuestros guías… inicialmente aprendemos sus valores.

Se dan casos en que los padres inconscientemente  proyectan sus deseos sobre sus hijos, obligándoles sutilmente de esta manera a vivir situaciones que no quieren o no les corresponden, generando una personalidad o un papel al que deben adaptarse para no sentirse rechazados, siendo así, portadores de conflictos no solucionados por los adultos. Darse cuenta de algo tan importante, nos demuestra la gran responsabilidad que tenemos como madres y padres en la educación de nuestros hijos.

Nuestras influencias maternas y paternas, serán la base de sus mayores éxitos pero a veces también de sus  fracasos. No es lo mismo decirle a un niño repetidas veces “Tú puedes” a decirle “No haces nada bien”. Entender esto nos obliga a replantearnos desde que parámetros deseamos educar a nuestros hijos.

Considero que enseñándoles desde el respeto y la aceptación hacia todos y todo lo que nos rodea, tenemos mucho ganado. Es cierto que no existe la receta perfecta y que el  ser madres y padres es un largo camino que no nos libra de retos importantes; por ello no podemos relajarnos pero si podemos inculcarles lo mejor de nosotros mismos; en el caso de necesitar cambiar pautas incorrectas por nuestra parte (que es algo que todos tenemos que trabajar pues no existen los padres perfectos) podemos mejorarlo en nosotros para que ellos también puedan evolucionar. Todo lo que deseemos cambiar, depende de nosotros mismos, no de lo demás.

El equilibrio entre mente y cuerpo

A través de las vivencias de Elba comprendemos que el cuerpo demanda muchísima responsabilidad, así como también un estado de conciencia siempre en equilibrio. ¿Cómo podemos lograr ese equilibrio entre mente y cuerpo?

La sociedad que entre todos hemos creado, no nos lo pone fácil. Las influencias externas, a través de la publicidad y otros recursos, de cómo deben ser nuestras vidas e incluso de lo que debemos consumir a todos los niveles son agresivas; sobre todo cuando prevalece el interés económico. Sin embargo podemos aprender a no dejarnos llevar por las influencias externas que  benefician sólo a unos cuantos. Aquí es donde tenemos que ejecutar una gran responsabilidad ante las decisiones sobre nuestros hábitos y como éstas nos pueden favorecer o perjudicar.

Cada día que un adolescente va a la escuela o un adulto a su trabajo, tiene que tomar decisiones continuamente, a lo largo de las horas que esto le ocupa. Curiosamente, nos olvidamos de hacer lo mismo, sobre lo que nos viene bien comer o sobre la actitud que podemos tener, a lo largo del día. Tenemos prisa en todo lo que hacemos y también pecamos de escuchar mucho a los demás, sobre lo que nos viene bien o no, en vez de parar y dedicar tiempo a  escuchar a nuestro cuerpo y nuestro ser, confiando más en nuestro propio criterio. Lo que vale para uno no vale para otro; cada persona y cada cuerpo tiene  diferentes necesidades.

Si ponemos estos detalles en nuestra lista del día a día, con respeto hacia uno mismo y hacia los demás, siendo constantes, podemos lograr un equilibrio importante.

Los lectores pronto comprenden que la lectura de “Beaghmore y el códice escondido” es adecuada para todo tipo de edades. ¿Cómo lograste ese carácter transgeneracional en tu narración?

Creo que la clave está en que son valores importantes que no sólo tienen que aprender los preadolescentes, sino que además, viene bien  recordar a los  adultos.

Hay situaciones y vivencias, en muchos momentos duras de asimilar, que  producen frustraciones y emociones encontradas y esto puede suceder a cualquier edad. Lo primero que nos provoca es bloqueo y oscuridad; los cambios necesitan un proceso de asimilación y más cuando es por algo que no nos gusta o con lo que no estamos de acuerdo. Después las emociones se revelan y entonces perdemos la alegría de vivir y nos olvidamos con mucha facilidad de todo lo bello y bueno que también tenemos. En este momento tan decisivo para el desarrollo o solución de lo que nos pasa, es cuando tenemos que tener herramientas para poder manejar la situación. Las emociones que nos hacen sentir bien, son muy agradables pero las que hacen todo lo contrario son duras de llevar. Sin darnos cuenta podemos entrar en un círculo vicioso de pesimismo, impotencia y rabia que lejos de ayudar a solucionar los problemas, este estado, solo consigue atraer más, aquello que no deseamos.

Por esto, tener herramientas para poder sobreponernos en el proceso, es fundamental, ya que nos ayuda a aceptar la situación, sea cual sea, con mayor facilidad y así, poder continuar con la actitud más correcta y beneficiosa.

“Beaghmore y el códice escondido” es un aire fresco que nos hace recordar lo bueno, lo bello y lo positivo que existe en cada uno de nosotros. Nos despierta para volver a ver la luz que hay dentro del entorno natural al que pertenecemos pues desde ahí nuestro poder y capacidad de superación aumenta de forma considerable.

Algo necesario y muy positivo para preadolescentes, adolescentes y adultos.

Respeto, tolerancia y aprender a escuchar

Esta historia esconde fundamentales valores morales, entre ellos el respeto, la tolerancia, la importancia de aprender a escuchar, el valorarnos entre sí, la coexistencia en paz y el no juzgar y etiquetar injustamente a otros. ¿Crees que es posible que esta sociedad se empape de dichos valores?

No solo creo que es posible, sino que es totalmente necesario. Todo lo que hacemos nos afecta, cada acción tiene una consecuencia, por ello nuestros actos ante la sociedad y ante la gente que nos rodea, siempre vienen de vuelta, algo que no debemos olvidar. La pregunta que podemos hacernos es ¿Cómo queremos que vuelvan? ¿Con que repercusión? Tenemos la gran debilidad de culpar siempre al otro de todo lo que nos pasa pero esto es demasiado antiguo, además de ser la forma más rápida y fácil de evitar enfrentarnos a la realidad de lo que está pasando. Ya es hora de ser más valientes y responsabilizarnos de nuestros actos y de las consecuencias que nosotros mismos creamos. Sí conseguimos darle la vuelta de esta forma, podremos hacer en nuestras vidas los cambios que realmente necesitamos.

Eres naturópata colegiada, especializada en técnica de polaridad y yoga de Polaridad así como otras terapias alternativas. Fundadora y directora del Centro de Terapias Alternativas IZADI en 2004/2012. ¿Hasta qué punto tus conocimientos profesionales han influido en la escritura de esta novela?

Han influido totalmente. De hecho ese ha sido el reto con esta novela. Poder plasmar parte de mis conocimientos profesionales de la forma más sutil posible, con la intención de que el lector sin darse cuenta, se haga una auto-evaluación, sobre como maneja sus emociones y  ciertos  hábitos con los que convivimos y vemos como normales, pero que en ocasiones puede que  estén lejos de beneficiarnos.   Los propios personajes de la novela se encargan de ello… plasmando de forma entretenida y divertida, múltiples lecciones sin que sientas que en verdad el propio relato lo está haciendo.

“Escribir un libro es una experiencia intensa, conseguir que salga a luz es todo un reto”

¿A qué dificultades os enfrentáis los autores/as?

Escribir un libro es una experiencia intensa. Conseguir que salga a luz es todo un reto. Encontrar una editorial que te publique y más siendo principiante en este terreno, no es fácil. Cuando al fin se consigue sortear todos los obstáculos para ver publicada tu obra, es una gran satisfacción.

Una vez realizado este gran recorrido, nos encontramos con el siguiente reto; conseguir llamar la atención del lector pues hay mucho donde elegir, muchos escritores y muchas buenas novelas.

Hoy en día las editoriales que trabajan con la autoedición es un trampolín para que los autores demos a conocer nuestras obras y también para que  el  lector  se beneficie de un precio más económico.

¿Crees que las redes sociales son una herramienta útil para los escritores/as?

Son una herramienta muy importante. Es un puente para conseguir difundir  nuestras novelas y da la posibilidad de que llegue a muchos más lectores. Es una oportunidad que hay que aprovechar.

En tu vida privada, ¿qué formato de lectura prefieres, Kindle o libro impreso?

La verdad es que soy una amante del libro en papel. Me encanta cogerlo, tocarlo, ver los detalles de la portada. Disfruto del  olor tan característico del papel impreso al pasar las hojas e incluso de escuchar el ruido que esto provoca… en el silencio más absoluto en el que solo existe la historia escrita por la maravillosa imaginación del autor y mi persona revelando  lo que sus hojas esconden.

Pero tengo que reconocer que también tengo un e-book que me resulta más frío, pero más cómodo sobre todo cuando voy de viaje, por su ligereza y gran capacidad de almacenamiento.

Leer reseña de Beaghmore y el códice escondido
Compra el libro ahora

Biografía de la autora

Soraya G. Cossío (Bilbao, Vizcaya, 1971) Naturópata Colegiada, especializada en Técnica de Polaridad y Yoga de Polaridad. Terapias Alternativas, con las que se consigue estimular el poder de sanación natural del organismo, en sus tres niveles; cuerpo físico, cuerpo energético y cuerpo emocional. Fundadora y directora del Centro de Terapias Alternativas IZADI, en 2004/2012. Activa desde hace 13 años y conmovida por el poder que tienen estas técnicas en su persona y en todo aquel que las ha practicado, decide escribir su primer libro “Beaghmore y el códice escondido”, con la intención de hacer llegar todos sus años de experiencia profesional al máximo de gente posible.

 

Soraya G. Cossío, que acaba de publicar su primera novela, “Beaghmore y el códice escondido”.

Soraya G. Cossío

Enlaces de interés

 

 

 

 

Deja un comentario, pulsando AQUÍ