“Una casa respetable”, de Jaime Molina | MUNDO LITERARIO

Hoy os presentamos “Una casa respetable” (editorial Sepha), la nueva novela de Jaime Molina, un

Hoy os presentamos “Una casa respetable” (editorial Sepha), la nueva novela de Jaime Molina, un joven escritor que ya ha ganado varios importantes certámenes literarios como son los premios Juan Valera o Blasco Ibáñez. Esta novela, en la que Molina desarrolla la historia de tres generaciones de la familia Navoa, se centra en la poderosa figura de su patriarca, don Celestino Navoa, rico indiano de gran carácter y cuyos pasos serán guiados hacia un destino irreductible.
image“Una casa respetable” comienza con la demolición de la enorme y abandonada vivienda de la familia Navoa, que desencadena inmediatamente una cruda polémica entre los partidarios y detractores de dicha demolición. Una mansión ramplona y perfectamente sustituible para unos, un ejemplo clásico de la arquitectura del siglo XIX para otros. La importancia del apellido Navoa y los sentimientos cruzados que aún generan, son un genial ejemplo inicial del poder que esta familia ejercía. Era innegable que la mansión de los Navoa era el lugar donde se tomaban las deciciones más importantes de la ciudad. Ante el interés suscitado por la demolición de la vivienda y por la historia viva de los Navoa, el periódico “Diario del siglo XXI” decide comprar las memorias del patriarca de la familia Navoa, don Celestino, dando comienzo así a una historia de sagas familiares en la que la pulsión del destino se demuestra como una fuerza irreductible.
Don Celestino Navoa había amasado una fortuna gracias a sus negocios (heredados, como veremos) en el Mundo Nuevo, así que a la vuelta a España ya tenía forja de importante hombre de negocios. Sin embargo, sus inicios en Cuba no fueron sencillos. En sus memorias (ficticias pero tremendamente realistas) podemos conocer cómo fueron sus primeros meses allí, desde el desembarque en el puerto de La Habana sin equipaje, “con solo lo puesto”, para encontrarse con la vasta indiferencia de quienes vivían y trabajaban en Cuba, acostumbrados a la mendicidad y a la implacable crueldad de la vida. Su tránsiito como indigente le lleva a ser acusado de ladrón y hasta la caridad de la Iglesia Católica le es negado. El Arcipreste le recuerda que cada día llegan decenas de gallegos como él y es imposible ayudar a todos (aunque en realidad es castellano, todos los españoles pobres que emigraban a Cuba eran considerados gallegos).
Su deambular por La Habana, sin trabajo ni dinero, le lleva a encontrarse, como por fuerza del destino, con la inmensa Finca de los Gazules, regentada por don Cesáreo. Sin embargo, la primera experiecia que Celestino recibe de los dueños de la finca es realmente negativa: recibe una inmensa paliza de parte de los guardianes por haberse dormido junto al muro de entrada. Movido por la venganza y la vergüenza, Celestino trama un plan de robo y consigue internarse una noche en la finca. Allí, movido por la curiosidad, se dedica a observar las bellísimas obras de arte de la familia, hasta el punto de olvidar sus planes y tropezar con un jarrón. Temiendo resultar descubierto, Celestino roba un objeto al azar y consigue escapar de allí.
Cuando está a salvo observa el objeto arrebatado, y se da cuenta de que es simplemente un viejo plato feo. Una vez más, Celestino maldice su destino. Sin embargo, como veremos a la postre, este objeto resultará providencial para él, porque en los días siguientes se percata de que está tremendamente equivocado: el plato es un raro objeto arqueológico que vale una fortuna. Movido por la codicia, Celestino decide volver a introducirse en la finca y ofrecer el valioso objeto a don Cesáreo a cambio de una recompensa.

ingleseshabanaEl resultado del encuentro resulta muy sorprendente para Celestino: en lugar de denunciarle, don Cesáreo decide acogerle. Lo que en principio Celestino cree que es debido al anhelo del viejo por tener un hijo varón, esconde en realidad un interés oculto de don Cesáreo: conseguir un marido para su única hija soltera: Teresa. Aunque los comienzos de la pareja no son sencillos, Celestino contrae matrimonio con Teresa y finalmente acaba tomando las riendas del negocio heredado de su suegro.

Comienza así su vida como temible hombre de negocios, capaz de tomar decisiones a pesar de las consecuencias que ellas provoquen. La ampliación de sus negocios y los nuevos contactos y relaciones de Celestino le terminan llevando a frecuentar los burdeles de La Habana, en especial La Casa de las Amazonas, donde conoce a una prostituta llamada Maica. Aquel jugueteo inicial fue dando paso, de forma inevitable, al establecimiento de una costumbre. Así, el señor Navoa pasó de ser un tímido hacendado que trataba de ocultar su presencia en el lupanar de la señorita Maica, a pasearse por la Casa de las Amazonas como si fuese un inquilino habitual que morase en ella”.
Terminará enamorándose de Maica y volviendo con ella y el primogénito de Celestino a España (con el envenenado beneplácito de su esposa, que en venganza mutila los senos de la prostituta pero acaba soltando un fajo de billetes para los gastos derivados del viaje y la llegada a la madre patria).
De vuelta a España, la situación no promete ser demasiado fácil para los Navoa. “Cuentan que el día que Celestino Navoa desembarcó en el puerto de Cádiz, de regreso de La Habana, lo acompañaban dos mujeres y un niño, y que su equipaje, compuesto por cuatro baúles y al menos una decena de valijas, tuvo que ser transportado por una legión de mozos (…) Le desalentó encontrar una ciudad que contrastaba con La Habana por un indolente abandono que hacía proliferar la indigencia”.

azucareraSe instalan en Granada, donde se introduce en los negocios del azúcar, mandando construir la casa de las Torres, una inmensa y bella mansión acorde a la fortuna y aspiraciones de la familia Navoa. “El capital repatriado de las antiguas colonias permitió crear, pocos años después, la Sociedad General Azucarera de España, uno de cuyos cofundadores y principales accionistas fue el propio señor Navoa. Pronto aquella sociedad adquirió la mayor parte de las azucareras de la provincia”. Su fama de millonario excéntrico y sus éxitos comerciales lo comenzaron a colocar como un personaje realmente notorio de la ciudad.

En esa inmensa mansión, calculada al milímetro para satisfacer las exigencias de don Celestino Navoa, se convierte en testigo de los tejemanejes políticos y derivas sociales de tres generaciones de la familia, (desde la caída de las colonias hasta el final del siglo XX). Las nuevas generaciones de los Navoa, que no han conocido sino el lujo y el despilfarro, van transformando la familia en un verdadero laberinto de traiciones y excesos.
La novela está escrita con un estilo ágil y novedoso, basado en la falsa crónica periodística de las memorias de don Celestino, aparecidas décadas después de su muerte. Para la segunda parte de la novela se utilizan las declaraciones de testigos y personas cercanas al entorno de Navoa. Incontables sorpresas nos esperarán, aunque aquí nosotros no podamos desvelar mucho más de lo ya dicho para no estropear aspectos centrales de la trama. Como decimos, una novela muy recomendable para los amantes de la novela histórica, de las sagas familiares y de los relatos góticos. Parece ser que la trayectoria literaria de Jaime Molina promete continuar mucho más allá de los premios ya conseguidos. Nosotros esperamos ser testigos de ello.

Autora de la reseña: Viridiana

Compra el libro ahora

EL AUTOR: JAIME MOLINA
imageEs Licenciado en Informática por la Universidad de Granada, donde trabaja en la actualidad, compaginando su actividad profesional con la escritura. Ha publicado las novelas cortas El pianista acompañante (Ayuntamiento del Calviá) y El fantasma de John Wayne (Editorial Prímula). Ha cultivado sobre todo el género del relato corto, siendo autor de más de cincuenta cuentos, algunos de los cuales han resultado premiados en certámenes literarios. En el género de la novela corta destacan su obra El fantasma de John Wayne, premiada en el Certamen de Novela Corta Castillo-Puche en 2008 y El pianista acompañante, premiada en el certamen “Rei en Jaume” en 2009. Asimismo ha ganado el premio de novela Ciudad de Valencia “Blasco Ibáñez” por su novela Lejos del cielo (Editorial Sepha)en 2011. Además colabora en un blog literario y forma parte del Circuito Andaluz de Lectura desde el año 2011.

One thought on ““Una casa respetable”, de Jaime Molina | MUNDO LITERARIO

    Deja un comentario, pulsando AQUÍ

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.