«Abortos», el nuevo poemario de Lucía Gris | #MundoLiterario (Poesía)

Hoy tenemos el placer de presentar a la poetisa Inma J. Ferrero como nueva colaboradora

Hoy tenemos el placer de presentar a la poetisa Inma J. Ferrero como nueva colaboradora de Universo la Maga. En esta primera reseña en nuestra web, analizará algunos aspectos clave del poemario «Abortos«, de Lucía Gris, publicado por Ediciones Oblicuas.

Con «Abortos» la poetisa valenciana Lucía Gris, nos muestra el paisaje desolado del desamor, de la ruptura y del olvido. “Entre tú y yo, todo son abortos / de momentos que van y vienen / que imperan y se olvidan…” En este poemario lleno de desesperanza y pesimismo, la poetisa nos muestra su mundo frágil y roto en mil cristales del alma. Nos permite sentir su desconsuelo ante este momento de pérdida y de tristeza absoluta. “Intento vivir sin ti, / sin ti dentro de mí, / pero es imposible”.

 abortos lucia gris

En una primera lectura podemos apreciar las luces y las sombras que envuelven este poemario, y que nos acompañarán a lo largo de todo nuestro periplo poético. Nos encontramos ante un canto íntimo, desgarrado, llegando a veces a la más profunda desesperación y nostalgia.  [pullquote-left] «En una primera lectura podemos apreciar las luces y las sombras que envuelven este poemario». [/pullquote-left]“Se me están descosiendo tus palabras / y eran mi único vestido. / Se me está borrando el negro de tus ojos / y era mi única noche, y no puedo dormir, / tengo frío. / Tengo frío sin ti.”  Pero pese al vacío que le provoca no encontrar la salida a esta situación, siempre acaba apareciendo la magia de las palabras que hacen que en sus versos se encuentre el latido de la verdad envuelta en la sombra. “La realidad me muestra sus dientes. / Tú ya no estás aquí.”

En el fondo y forma es un poemario vivo, afilado y lleno de matices, un poemario que da muestras de la lucha interna y del “coqueteo insano con los límites de la expresión”. En lo formal, Gris opta por el verso breve, en el caso de algunos poemas y largo, en el de otros tantos. Dando así una mayor  intensidad y dramatismo a la obra y haciendo que sean sus versos cortantes como cuchillos que [pullquote-right] «Es un poemario vivo, afilado y lleno de matices, un poemario que da muestras de la lucha interna». [/pullquote-right]necesitan llegar al alma, para llegar a comprenderse. Tenía la muerte impresa en los ojos / y eso, / para una suicida como yo, /era un festín envenenado. / Y me moría de hambre.”. Todo esto propicia cierta sensación de vértigo, que nos precipita en la lectura díscola y nerviosa de cada uno de los versos que forman este poemario y que habrán de formar parte de las baldosas que van cimentando nuestra opinión como lectores. Se nos muestra una maraña de latitudes poéticas, desde el poema corto, formado por sólo tres estrofas, y que nos deja hambrientos “Con cadenas sin eslabones, / con candados sin llave / pero condenados.” al poema largo que nos deja saciados, aunque con ganas de un nuevo poema del que seguir alimentándonos. Cada sensibilidad rescatará de esta cantera de sentimientos su propia conclusión, su propio yo, su propio sentir  tejido en la telaraña de esta genial poetisa a lo largo de todos y cada unos de sus versos. “Hiedra / que se enreda en mis palabras / sin dejarme respirar.”

 La lectura de este poemario forja una comunicación estrecha e intima entre la poetisa y el lector, una suerte de solidaridad que nos lleva a sentir en nuestra propia piel cada uno de los sufrimientos que forman parte de este poemario. Lucía Gris, a través de un lenguaje sencillo, nos conduce a través del dolor, la soledad, la angustia de la ausencia y de la pérdida más sentida y arrebatada. Dejando a veces un resquicio para la esperanza, como un último intento de buscar consuelo ante la situación en la que se encuentra sumergida. “El esqueleto de nuestro amor / es la única musa que me queda, / lo abrazo / como una madre a su hijo muerto, / con desespero y desgarro, / ignoro el tiempo, / espero el milagro”. También nos habla de un modo continuado del recuerdo, que aparentemente nos sana y que en realidad nos daña inexorablemente “Escuché tus sordas plegarias, / mi siamés atormentado. / Te acaricié en tu insomnio atronador, / y una noche, algo me desgarra. / Tuve la certeza de que te lloraban los ojos. / Te busqué. / Abrí una puerta, / y te vi dialogando con un espejo”. Nos sitúa en el mismo centro de la acción, de su experiencia  vital. Y nos hace dejar nuestra posición de meros lectores, para hacer nuestro su universo emocional, para compartir un sentimiento, que todos hemos sentido a lo largo de nuestro viaje en la vida. “Mi amor es como el viento, sí, / y mi amor bebe y se droga / hasta perder el conocimiento / y huye de este mundo entre bocanadas de tristeza.” La poetisa asume su situación, acepta vivir rodeada de la tristeza y de la pena, nos habla directamente mostrándonos sus pensamientos y sus inquietudes más profundas  “Juventud y Belleza mueren cogidas de la mano. / Rebosa olvido la tumba del mundo. / Sin esperanza, la nada no crea sueños. / Todo está destruido.”  En algunos casos muestra su rebeldía, su agitación y su intento de sobreponerse, de ser valiente para continuar el camino y encontrar la luz que ha perdido y que espera volver a recobrar. “Odio llorar. / El llanto es el escudo de cristal que usan los cobardes / para no enfrentarse a sus dolores de hojalata.” 

Debo incluir necesariamente, la presencia de canciones de Killing Joke, Cristian Death o David Bowie entre otros. Como es el caso del poema que lleva por título “Mi amor es como el viento, sí” inspirado en la canción “Wild is the wind” de David Bowie. “Mi amor es como el viento, sí, / y mi amor bebe y se droga / hasta perder el conocimiento / y huye de este mundo entre bocanadas de tristeza.” (Fragmento del poema). Esto dota a los versos que forman parte del poemario de ciertos reflejos musicales. De ahí su polifonía exaltada, la explosión intertextual [pullquote-right] «A través de un lenguaje sencillo, nos conduce a través del dolor, la soledad, la angustia de la ausencia y de la pérdida más sentida y arrebatada». [/pullquote-right]formada por la poetisa y el cantante del que toma la inspiración prestada por un momento, el juego de palabras que mezcla estrofas de una parte de la canción, con el poema que dicha canción ha ido creando en la mente de Lucía Gris. Todo esto hace que las palabras de los versos sean más cercanas y cotidianas. Y que los sentimientos que fluyen en cada unos de los poemas sean más comprensibles a los ojos del lector. Que conoce así, las pautas que debe seguir durante nuestra lectura del poemario.

Este es sin duda un poemario que no se debe dejar de leer, que no nos dejará indiferentes ante su lectura y posterior compresión, y que recomiendo a todo aquel lector que sienta preferencia por la poesía con cierta reminiscencia romántica, que se sienta atraído por el lado más oscuro de sentimiento humano. Por la poesía desgarrada que nos lleva a pensar que una vez perdimos la luz y que nuestros días se nublaron en una profunda desesperanza.

Autora de la reseña: Inma J. Ferrero

Compra el libro ahora

Abortos

3 thoughts on “«Abortos», el nuevo poemario de Lucía Gris | #MundoLiterario (Poesía)

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.