Asia Lafant y su «Canción de cuna rota» | #MundoLiterario | #Emergentes

Hoy en nuestras Entradas #Emergentes de #MundoLiterario recibimos a Asia Lafant, escritora que en breve

Hoy en nuestras Entradas #Emergentes de #MundoLiterario recibimos a Asia Lafant, escritora que en breve prepara la edición de una nueva novela, «Canción de cuna rota», que hoy nos presenta:

canción de cuna rotaNací un 18 de Mayo del año 1970. El seudónimo que uso para escribir es Asia Lafant, aunque en realidad, mi nombre es otro. Soy una mujer a la que le gusta sentarse y escribir palabra por palabra lo que mi mente poco a poco va tejiendo. Desde muy pequeña siempre he soñado con ser escritora, y desde entonces, he escrito. Creo incluso que antes de aprender a escribir… ya escribía. Con nueve años, mandé un relato corto a una escritora y a los pocos días me mandó una carta diciéndome que no abandonara ese sueño, porque veía en mí algo diferente y apasionante a través de mis palabras. Yo me lo creí y nunca he dejado de soñar con ver uno de mis libros publicado. Mi sueño siempre ha sido un secreto, hasta que en el 2012 me atreví a compartirlo con una amiga mía. La ilusión, el apoyo y la amistad, me han permitido, ahora, atreverme a compartir mis obras y mis ilusiones.

Soy profesora no docente de italiano y castellano para adultos, así como traductora de textos comerciales y técnicos. Pero mi verdadera vocación, aparte de escribir, son los niños, en especial aquellos que, por diferentes razones, sociales, de salud o emocionales, necesitan un apoyo especial en su aprendizaje.

En Mayo del 2012 gané el tercer premio en un certamen literario con mi obra “La Fantasía”, pero después de un calvario emocional y un golpe tremendo a mis ilusiones, lo que prometía ser la publicación de mi primera novela quedó en nada al cerrar la editorial en cuestión. En Enero de este año 2014, he ganado con Nueva Editora Digital el Primer Premio de su Concurso Lanzamiento de nED con mi obra “Vaciando mochilas, llenando almas”, que ya está a la venta en ebook en la página web de la editorial nED, y en Mayo de este año también, saldrá publicada mi otra novela, “Canción de cuna rota” en edición de papel bajo el sello de Ediciones Ortiz.

Mi manera de percibir la escritura es la misma con la que percibo el respirar, el comer y el vivir. Cuando una historia empieza a tomar forma en mi cabeza, me es imposible conciliar el sueño, dejar de escribir y verla en imágenes en mi mente. Cuando por fin la tengo escrita, me enfrento a dos perspectivas: la de ver por fin la historia terminada y la de un vacío enorme por haberla terminado. Cada una de ellas es un sueño, muchas ilusiones y unas ganas tremendas de que los lectores disfruten con ellas.

Me gusta leer, adoro a los gatos y tengo una pasión enfermiza por coleccionar brujas. Pero lo que más amo en este mundo es tener la familia que tengo y las mejores amigas que se puedan desear. Ellos han sido mi apoyo en esta aventura, han creído en mí desde el principio, y yo sólo puedo agradecerles eternamente el estar en mi vida. Si no existieran, los tendría que inventar.

Libros:

  • La Fantasía (novela romántica-erótica)
  • Canción de cuna rota (novela romántica-erótica-drama) Próxima salida en edición papel bajo el sello de Ediciones Ortiz.
  • El principio del fin (novela romántica-erótica-drama; segunda parte “Canción de cuna rota)
  • Vaciando mochilas, llenando almas (intimista; Ganadora del Primer Premio en el Concurso lanzamiento nED. Actualmente a la venta e ebook)
  • Habitación 217 (novela romántica-erótica-suspense)
  • No me despiertes nunca (novela romántica-erótica-paranormal)
  • Si no eres tú, alguien me lo agradecerá (actualmente en proceso)
  • El juego (novela acción-suspense, se publicará en agosto bajo el sello editorial de Ediciones Ortiz en la colección “Balas de pasión”)
  • El viaje imaginario de Víctor (relato corto infantil participante en la Antología Solidaria “Todos con Idaira”, cuyos beneficios irán íntegramente destinados para la investigación de la enfermedad AME)
  • La ironía de los caracoles (humor)
  • Mi secreto (pensamientos, erótico)
  • Hasta el infinito y más allá (pensamientos, sentimental)
  • La tela de araña (pensamientos, sentimental)

Premios:

  • “La Fantasía”, tercer premio en el Primer Premio de Creación Literaria Nemira en 2013.
  • “Vaciando mochilas, llenando almas”, primer premio en el Concurso Lanzamiento Nueva Editora Digital en 2014.


Enlaces de interés:

SINOPSIS DE CANCIÓN DE CUNA ROTA:
Una mañana cualquiera, mientras Nora camina hacia una entrevista de trabajo, el destino hace que se encuentre con Héctor, un joven que cambiará su destino para siempre. A partir de ese momento, y al calor de un café, ambos comienzan una relación que será diferente para cada uno de ellos y que les llevará a los dos por caminos sin retorno.

Héctor hace a Nora una oferta de trabajo, algo que ella aceptará encantada. En el momento en el que comienzan a trabajar juntos, empezarán también una relación basada en el sexo, donde los encuentros apasionados marcan cada uno de los momentos de sus vidas. Especialmente de Nora, que sin remedio acabará locamente enamorada.

Pero ¿qué esconde Héctor? Nora se da cuenta que algo no marcha bien desde el momento en que comienza a recibir propuestas sexuales extrañas de amigos del joven, unas propuestas para las que ella no tiene respuesta y carecen de sentido. Unas propuestas que, por otra parte, son corroboradas por el propio Héctor.

La autora nos presenta una historia desgarrada, de verdad, sin adornos, con unos personajes que se muestran al lector, desnudos, tal como son, sin máscaras, por eso el libro irradia verdad y por eso anima a continuar devorando la lectura del mismo.

El libro comienza de una forma sorprendente, distinta, que es capaz de enganchar al lector desde el primer momento: ni más ni menos que con una conversación entre la doctora Uweid y la policía, y además aparece un elemento misterioso: la carta.

El sexo, la pasión, la entrega, los abusos, la dependencia o los malos tratos son algunos de los temas de esta obra que no deja indiferente al lector.

FRAGMENTO DE CANCIÓN DE CUNA ROTA:
Tras los cafés decidimos volver a mi casa, pero por el camino Héctor me propuso algo que en un principio me dejó sin saber qué responder. De hecho, estoy segura de que no respondí, pero de nuevo, la decisión la tomó él.
―Te gustará, créeme.
No entendí muy bien a qué se refería cuando me propuso tener sexo delante de toda la ciudad, y menos aún cuando su coche entró en el parking del edificio de su oficina. Pero la verdad es que me daba igual. De alguna manera, mi cuerpo ya había reaccionado y estaba deseando sentirme otra vez trasportada al éxtasis.
Cogidos de la mano entramos en la oficina. Me llevó a su despacho y entonces lo comprendí todo.
Los grandes ventanales, sin cortinas, daban una imagen nocturna de toda la ciudad. Íbamos a hacerlo ahí. Frente al mundo.
―Desnúdate―me dijo.
Sin pensarlo, empecé a quitarme toda la ropa, a la vez que él hacía lo mismo con la suya.
―Ven. Acércate a la ventana.
Sus manos me guiaron hacia el grueso cristal que sentí frío y duro en mi espalda y en mis glúteos.
Desnudos, empezamos un recorrido ardiente y desesperado sobre nuestras pieles. Esta vez mis manos no estuvieron quietas. Buscaron con anhelo todos y cada uno de los centímetros de su piel, y cuando tuve su sexo en una de ellas, comencé un lento y pausado masaje.
Su lengua buscaba la mía con rapidez y casi descontrol. Luego bajaba a mis pechos, y húmeda y caliente, volvía a introducirse en mi boca.
Cuando ya pensaba que no podría aguantar mucho más sin tenerlo dentro, me dio la vuelta y mi corazón, a su vez, dio un brinco.
La sensación fue de estar en un barranco, a punto de caer. El miedo al vacío y el vértigo por las vistas hacia un precipicio nocturno, se mezclaron con el frío tacto de mis pechos contra el cristal.
Una de sus manos descendió a mi entrepierna, hurgando sin contemplaciones dentro y fuera. Mi respiración causaba pequeños y acompasados vahos sobre el cristal.
De una manera sutil pero decidida, me cogió por la cintura y me reclinó un poco. Sus manos acompañaron a las mías para que las apoyara sobre los cristales, mientras su piernas separaron las mías.
Con los ojos abiertos, mirando la ciudad a mis pies, sentí cómo su sexo entraba decidido, duro y excitado, dentro del mío.
Los movimientos esta vez no fueron lentos. Esta vez eran directos y fuertes, pero el placer que yo estaba experimentando, tanto por el entorno, como por el morbo de la situación, era igual o superior al de la noche anterior.
Su orgasmo llegó con una envestida firme, tanto, que mis brazos se doblaron. Salió de mi interior y, de nuevo, pegada al cristal con mi cara y mis pechos, sus dos manos se entremezclaron en mi sexo, haciéndome tener un orgasmo convulsivo y casi salvaje.
Nos quedamos así, de pie. Yo contra la transparencia e iluminada con las luces de la noche, y él detrás de mí, jadeando en mi nuca.
Cuando nuestras respiraciones empezaron a retomar el ritmo normal, acercó su boca a mi oído.
―Te dije que te iba a gustar― me dijo susurrando.
Creo que permanecimos así todavía un buen rato, hasta que la temperatura de la noche traspasó los cristales y me produjo un escalofrío. Entonces, nos vestimos y me llevó a mi casa, donde dormimos juntos hasta que, en algún momento de la noche, él se fue sin yo darme cuenta.

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.