Las «crónicas quinquis» de Javier Valenzuela | RESEÑAS UNIVERSALES

En España a partir de la década de los 50 comenzaron a llegar a las

CronicasQuinquis_Portada.3En España a partir de la década de los 50 comenzaron a llegar a las grandes ciudades, principalmente a Madrid, Barcelona y Bilbao, inmigrantes procedentes del campo. Huyendo del hambre y la miseria  que sufrían, los jornaleros encontraban en la construcción, la industria pesada, el turismo o las grandes obras públicas  la posibilidad de llegar a tener una vida digna. En la periferia de las ciudades se levantaron urbanizaciones de pésima calidad y mal comunicadas en lo que acabó recibiendo el nombre de barraquismo  vertical, como nos indica Amanda Cuesta en el prólogo de la novela.

Libros del K.O. edita  en este libro de  Javier Valenzuela una serie de artículos que el periodista publicó en los primeros años ochenta. España había salido de la pesadilla de la dictadura  pero se encontraba ante un problema grave de paro, 2.200.000 españoles no tenían trabajo y prestaciones únicamente un tercio de ellos. Tal vez ante la realidad en que nos encontramos actualmente  parezca mínimo, pero en su momento fue dramático.

Jóvenes sin ningún tipo de formación, sin trabajo y sin perspectivas de encontrarlo, enganchados a la heroína,  llegaron a creer que la delincuencia era una salida (incluso aventurera) a su situación. Otros  de clase  media también pensaron que era una vía de escape, una forma de expresar el inconformismo propio de la juventud. Se desconocía el efecto demoledor de la heroína. Para cuando se tuvo consciencia de ello ya se había convertido en una plaga y las numerosas muertes por sobredosis o adulteración nos hacían estremecer. Los atracos, con frecuencia muy violentos, para conseguir dinero para las dosis asolaban el país.

Los quinquis que encontraremos en el libro no son románticos. Son crueles asesinos, pero también víctimas de una sociedad que no les ofrece salidas.Veremos pasar por sus páginas en Valencia a Marcelino González “El Nani” (desaparecido cuando estaba  huido de la policía) o nos encontraremos ante el cadáver de José Vicente Villanueva, empresario;  curiosamente para uno hay una resolución del caso  demasiado  perfecta, para otro ni el más mínimo interés. También cómo la Constitución salvó del garrote vil a Manuel Alfonso Delgado. En la prisión de Carabanchel, un mundo dentro de otro mundo, descubriremos la importancia de tener un pincho. Cómo se suele tener billete de ida y vuelta. También que te puedes esfumar por la cara.

mataralnani_604782739Hubo atracos para conseguir treinta y cinco pesetas, cinco litros de gasolina, dieciséis ruedas de neumáticos o la carretilla de un trapero. Barrios que eran viveros de delincuencia, comerciantes que, aterrorizados, disparan solo por el aspecto poco tranquilizador de la persona que entraba en su comercio. Encontraremos quien se quita la vida para no delinquir, condenas a inocentes y sobre todos recordamos la desaparición de Santiago Corella (curiosamente también apodado “El  Nani”). Desde la una de la tarde del 12 de Noviembre de 1983 en que  es detenido, interrogado en la Puerta del Sol por la muerte de un joyero en la calle Tribulete, desapareció, según la policía se fugó. Según sus familiares ha sido el primer desaparecido de la democracia. Empezó a morir el día que atropelló a un policía. Sus hijos Eva y Rubén guardan dos regalos realizados por sus propias manos en el colegio como regalo del Día del Padre. El Nani que soñó con otra vida cuando abrió un Pub en el barrio de Canillejas, se lo cerraron por asunto de papeles  y  para tener las trescientas mil pesetas que necesitaba para solucionar el asunto asaltó un supermercado. Fue  acusado del homicidio del joyero, interrogado y desaparecido.  Posteriormente se detuvo a los auténticos  autores del asesinato, él era inocente. Nunca más se ha vuelto a saber de El Nani.

Viviremos los mil entresijos de la Ballesta, del barrio de la cultura del calamar, donde los colegios religiosos llevaban a los niños al  Museo Dermatoveneralógico del antiguo hospital San Juan, del campamento de los Yaquis y del poeta Rafael Alberti y Carabanchel, del nacimiento de Toni Romano en el número 4 de la calle Postas (setenta y cinco pesetas la página), de cómo nos explica que la Brigada  Político Social no ha desaparecido  y sobre todo las andanzas del “Búho Rojo”, el querido profesor Enrique Tierno Galván, una persona de apariencia anodina, de carácter fuerte, fundamentalmente honesto . Con él en  Madrid  “… no tenían cabida personajes como Ronald Reagan … Un espacio plural en el que se hacían fiestas africanas para elegir misses negras…”  Su Madrid fue una ciudad diferente que  lloró sinceramente  su muerte.

libros del koJavier Valenzuela hace una descripción en sus artículos  de una ciudad sumergida entre el  deslumbramiento de  la libertad de los ochenta,  el submundo de la heroína  y la pobreza. Trata a sus personajes con el respeto e incluso cariño que da el conocimiento de las causa de sus problemas y del medio sociocultural que se mueven sus vidas. Es un libro fascinante, un libro que debería catalogarse como una buena novela negra y también un modelo del periodismo, arriesgado, comprometido, humano y honesto  del que en ese tiempo disfrutamos y también de un modelo de prensa que amparaba a sus periodistas  y en la que también confiábamos.

Me ha gustado evidentemente.

Autora de la reseña: Aquimarisa

Comprar el libro ahora

+ Reseñas Universales

EL AUTOR: JAVIER VALENZUELA

Javier_Valenzuela1JAVIER VALENZUELA  se crió en la sede de un diario granadino (Patria),  sito en la calle Oficios, del que su padrino era director y su padre  reportero. Comenzó a publicar  en la revista libertaria “Ajoblanco” y en “Diario de Valencia”, y en 1983 se incorporó  como cronista de sucesos de  la redacción madrileña de   “El País”.

Ha trabajado en ese periódico treinta años y allí ha sido corresponsal permanente en Beirut, Rabat, París y Washington, y director adjunto.   Ahora Valenzuela es director de “tintalibre,” mensual  dedicado a la crónica y el reportaje, y autor del blog “Crónica Negra”.

Este es su octavo libro publicado.  Sigue pensando  que el periodismo es un oficio, uno de los mejores.

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.