• Hoy recibimos al escritor David Olier, creador de la web “El Rincón de Cabal»
  • Hemos tenido la oportunidad de charlar con él:

¿Cómo nació tu pasión por la literatura? ¿Cómo te decantaste por la ciencia ficción?

Desde que tengo uso de razón he estado leyendo libros. Primero aquellos de El Barco de Vapor serie blanca, azul, naranja, roja… Y luego todo lo que iba cayendo en mis manos. Libros, muchos libros, de cualquier género que estuviera a mi alcance. Las vueltas de vacaciones en clase, cuando nos pedían escribir los títulos de lo que habíamos leído, dedicaba un buen rato a rellenar los títulos de todo lo que había leído.

Mentiría si dijera que el mérito es todo mío, pero la verdad es que crecí en una casa en la que leer y escuchar música eran más importantes que ver la TV. Así que la pasión por la lectura vino directamente de mis padres. Además, mi padre es un fanático de la física divulgativa y, en algún momento de mis 13/14 años, me compró mi primer libro de Isaac Asimov…

El resto es historia: devoré toda la ciencia ficción que se me puso por delante, aderezada con un buen puñado de fantasía.

Sin embargo, lo que sí es cosa mía es la escritura. Recuerdo un momento de mi infancia en el que decidí que si otros podían crear historias, a mi me gustaba imaginarlas y también me gustaba leerlas… ¿por qué no iba a ser capaz de escribirlas? Hice varios intentos, todos inacabados, y terminé por dejarlo. Fue al entrar en la universidad cuando empecé a investigar técnicas de escritura creativa y empecé a crear mis primeros relatos, algo que todavía sigo haciendo.

Así que, como más del 50% de los libros que he leído tratan sobre CIFI, era lógico que dedicase también mi afán por escribir a ese mismo género.

¿Cuándo diste tus primeros pasos por la blogosfera o en el mundo de Internet?

Esta respuesta es un poco compleja. Mi primer contacto fue en casa. Tuve la suerte de tener Internet desde finales de los 90. Podría decirse que casi soy un nativo digital.

Sin embargo, el uso profesional, la blogosfera y demás empezaron a surgir durante la carrera. Como sabéis, también soy Ingeniero de Telecomunicación. Hasta 2009 viví inmerso en la programación, los ordenadores, las señales, los sensores, la telemática,… Los blogs entraron en mi mundo durante esa primera década, aunque fueron blogs técnicos y nada relacionados con la escritura.

Así que, cuando llegó el momento de buscar sobre cómo escribir, aprender y ver cómo lo estaba haciendo otra gente, no me costó mucho ver Internet como mi primera opción. Por aquel entonces había menos blogs que ahora, pero se podía encontrar una cantidad de información enorme (entre los sitios web en inglés y en castellano) y así fue como empecé a descubrir el mundo digital que rodea a la escritura.

¿Cómo surgió la creación “El Rincón de Cabal» dentro de tu propia web de autor?

En este caso la evolución fue a la inversa. Primero cree una web en donde volcar mis contenidos, sin hablar mucho o hablando nada de su autor. Cuando el blog ya estuvo asentado, mis primeros relatos publicados en él y el proceso de publicar mi primer libro (gracias a ellos) estuvo en marcha empecé a migrar el blog hacia una página de autor.

Sin embargo, el origen de El Rincón de Cabal se gestó mucho tiempo antes de todo eso. Al igual que me pasó al empezar a escribir (si ellos pueden, yo también), vi que había preguntas que no se respondían con claridad. Encontré blogs muy técnicos, otros muy poco rigurosos, y eché en falta alguno que hablase desde la experiencia personal incluyendo errores y aprendizajes. Es cierto que todavía no había encontrado ese tipo de blogs (que realmente los hay, y muy buenos), pero la semilla estaba ahí.

Además, casi nadie publicaba sus relatos y las reseñas de los libros se hacían en un tono demasiado formal. Así que… ¿por qué no montar mi propio blog?

Por aquel entonces cursaba un Master en Internet Business, con lo que tuve acceso a formación y la oportunidad de lanzar mi espacio sabiendo que podía acudir a alguien a consultar (aunque, los que hayáis creado vuestro blog o queráis hacerlo, debéis saber que, para empezar, casi no hace falta asesoramiento). Así que cree El Rincón de Cabal y empecé a publicar como un loco hasta que, casi dos años después, El Rincón es lo que es ahora.

¿Qué encuentran los usuarios que entran en “El Rincón de Cabal «?

Además de lo obvio (mi contacto, una pequeña biografía y acceso a mis libros) el contenido que encontrarán podría verse dividido en dos partes.

  1. Contenido para escritores (amateurs o profesionales) con consejos, opiniones, recursos y manuales (sobre todo de Scrivener). Mucho del mismo está orientado a la ciencia ficción, pero también al público general.
  2. Contenido para lectores: reseñas y opiniones de los libros de ciencia ficción que leo, listas con mis libros favoritos y (aunque ahora lleguen a través de mi lista de distribución) un buen montón de relatos.

Has publicado un libro hasta la fecha, “La imaginación también muerde”, que recoge casi treinta de tus relatos. ¿Qué encontrarán los lectores en ellos?

Encontraran a un escritor sumergiéndose en los tres géneros que dan forma al género padre de la ciencia ficción (la ficción especulativa). Durante una de las fases de exploración personal que he pasado como escritor decidí que había que investigar el inmenso mundo literario antes de centrarse en uno solo de sus países.

Así que, fruto de aquella intensa fase de creación de relatos, escogí veintiocho de los que más me gustan. Y, aunque hay seis extraños entre ellos, veintidós de esos relatos pertenecen a los tres pilares de la ficción especulativa: diez relatos de terror, seis de fantasía y seis de ciencia ficción.

Debo confesar que también encontrarán cierta oscuridad a lo largo de todos ellos. Fue una época difícil para mí, llena de cambios y de negras lecturas de terror que marcaron la línea de, al menos, la mitad de ellos.

¿Cuáles son los autores/as de referencia para ti?

¡Qué difícil! Hay tantos autores que han marcado tantos momentos de mi vida… podría llenar varias páginas con sus nombres y sus por qué. Así que voy a intentar destacar solo a aquellos que han marcado las partes más importantes.

Isaac Asimov, J.R.R. Tolkien y Stephen King me abrieron cada uno las puertas a sus propios reinos (CIFI, fantasía y terror). Frank Herbert (Dune) y Frederick Pohl (Pórtico) me ampliaron los horizontes de la ciencia ficción con sendas magníficas sagas, Neal Stephenson (Criptonomicon) y Dan Simmons (Ilión) la asentaron como mi favorita y César Pérez Gellida (Khimera) me recordó que hay muy buena ciencia ficción en España.

¿Cómo ves el panorama de la cultura fantástica y de ciencia ficción actualmente? ¿Vive un segundo momento de esplendor?

Creo que la cantidad de obras de calidad que se generan ahora es increíble. Hay muy buenos libros de fantasía y de ciencia ficción en el mercado. Además, se empieza a romper definitivamente con los estereotipos que marcaron los autores que he mencionado en la pregunta anterior. La CIFI empieza a ser un género más aceptado por el público. Buenas ideas no faltan hoy en día.

De hecho, creo que en la última década ha habido un gran aumento de las obras (libros, películas, videojuegos,…) de CIFI. Incluso, de manera sorprendente, algunas obras de ciencia ficción bastante más densa que la media (me refiero a El Marciano de Andy Weir) han llegado hasta lo más alto.

Y eso sin olvidarnos de la CIFI juvenil. Gracias a Divergente, Los Juegos del Hambre, El Corredor del Laberinto… la los jóvenes están aprendiendo a apreciar este género. Y esos jóvenes llegarán a adultos con la pasión por leer CIFI bien asentada.

¿Segundo momento de esplendor? El tiempo lo dirá. Pero lo que es innegable es  vivimos un buen momento en el que las buenas historias tecnológicas y/o científicas están teniendo una buena recepción.

¿Qué opinas de la, cada vez mayor, publicación de libros autoeditados?

Me parece que da una buena muestra del interés que hay por crear nuevas historias y de la profunda migración digital que existe. Autopublicar facilita y agiliza el proceso muchísimo frente a la publicación tradicional. Mi libro, La imaginación también muerde, salió un año antes que su versión física gracias a mi trabajo autopublicándolo. La lentitud y la cantidad de fases sobre las que un autor no tiene control en una editorial tradicional es algo muy pesado.

Sin embargo, Internet también ha traído un incremento directo de la cantidad de obras de mala calidad que se publican. Se ha facilitado que un gran número de vendelibros sin escrúpulos publiquen sus obras. Gente que redacta textos nefastos que perjudican seriamente el trabajo y el esfuerzo de quienes intentamos ofrecer un contenido de calidad. Conseguir una venta a costa de perder un lector no es una buena estrategia a largo plazo.

Y no solo lo digo por ellos, sino por aquellos que publican sin tener en cuenta ciertos mínimos para que un libro sea presentable al público. Autopublicar no se refiere a hacerlo todo solo, sino al hecho de que tú tienes control sobre todo el proceso. Sigue haciendo falta un buen corrector, una buena portada (propia o de un ilustrador profesional) y una maquetación sin errores.

Esas tres cosas básicas siguen siendo necesarias. Por muy buenas que sean las ideas del escritor, el libro se dará un topetazo contra la realidad si no las tiene.

Y es que autopublicar tiene mucho que ver con emprender un negocio: es necesario invertir para que todo funcione. De no hacerlo se corre el riesgo de que nadie te tome en serio o, lo que es peor, te clasifiquen como un mal autor que solo quiere vender un libro más.

¿Qué opinas sobre el dilema entre libro impreso y libro digital? ¿Crees que coexistirán en el futuro o que uno de los dos formatos desbancará al otro?

La coexistencia es un hecho. A día de hoy (casi) todas las editoriales tradicionales publican sus libros en ambos medios. Otra cosa es que, a veces, ponen pocos recursos y poco interés en la versión digital, precios desorbitados o intentan potenciar la venta física frente a la digital.

Sin embargo, creo que lo ideal para cualquier escritor es vivir en ambos extremos de una misma idea: hacer llegar tus libros a los lectores. Porque hay gente que solo lee en papel, gente que solo lo hace en un eReader y gente que lee en ambos soportes. ¿Por qué tenemos que elegir un solo medio?

El problema suele venir con la manera de conseguirlo. ¿Perder tu libertad digital frente a ceder los derechos a una gran editorial? ¿Encargarte tú mismo de los libros en papel para no perderlos? ¿Negociar un punto intermedio? Cada uno dará con la clave que más le convenga. Aunque, cuando has probado las mieles de la autopublicación (el control sobre el proceso, la inmediatez, la facilidad de modificaciones, el porcentaje de beneficio por cada libro…) es difícil querer otra cosa.

Lo que es innegable es que todos queremos ver nuestro nombre escrito en el lomo de un libro dentro de una librería.

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.