«El sueño del otro», de Juan Jacinto Muñoz Rengel | RESEÑAS UNIVERSALES

Hoy nuestro colaborador Enrique Hernández Gómez-Arboleya nos reseña «El sueño del otro», la nueva novela

Hoy nuestro colaborador Enrique Hernández Gómez-Arboleya nos reseña «El sueño del otro», la nueva novela de Juan Jacinto Muñoz Rengel. Una novela de gran agilidad que se introduce en el tenebroso terreno de los sueños y lo que ocurre cuando estos se apoderan de la realidad.

El-suenÞo-del-otroQue alguien sueñe con otra persona, no es nada extraño. Que lo que se sueñe de esa otra persona tenga que ver con la propia vida del que sueña, tampoco es extraño. Como indica el autor, en la boca de un psicólogo, los sueños tienen una estructura doble: por un lado el sueño manifiesto, incoherente y sin sentido, y el contenido latente que es lo que se oculta bajo el sueño manifiesto. Los psicólogos intentan sacar a la luz ese contenido latente. Cuando no estamos preparados para aceptarlo, la mente dispone de un mecanismo represor que lo mantiene alejado de la conciencia.

¿Pero qué ocurre cuando una persona no es que sueñe con otra, sino que vive la vida de otra cuando se duerme?  Y si, además, no es una persona, sino dos las que viven durante el sueño la vida real  del otro. Y si a lo anterior, se añade que los sueños están perfectamente ordenados y tienen sentido.

¿Quiénes son estos dos personajes?  Estos personajes son André Bodoc, director de informativos de una televisión local, y Xavier Arteaga, profesor de un colegio. André se nos presenta como el conductor de una BMW R 1200 R, que acaba de abofetear a un niño maleducado en la cafetería de una gasolinera, que se siente desorientado, fuera de control y que va a la farmacia de guardia a que la den lo que sea para dormir, pero sin sueños. Xavier se nos presenta como un profesor de secundaria que anuncia a sus alumnos que no sabe si va a poder seguir impartiendo clase el resto del curso. Como es un buen profesor, la delegada le pide que le prometa que volverá en cuanto pueda. Y el responde: ¿No te das cuenta? ¡No recuerdo tu nombre! y acaba por enfrentarse a sus alumnos: No te das cuenta. ¡No veis una mierda!

También ambos tienen problemas en el comienzo de la novela con las llaves de su casa: Xavier, que “tenía miedo a salir a la calle y tenía miedo a quedarse allí solo, en aquella casa, en casa”, y se encuentra encerrado porque no encuentra las llaves con las que había cerrado la puerta,  protegida por un sistema de autoprotección; André que no podía entrar en su casa porque también había perdido las suyas, después del accidente que había tenido tras el episodio de la cafetería.

Ambos tienen problemas con su situación profesional. André, en los últimos diez años de su vida profesional, “no había hecho sino abismarse en el vacío, siguiendo la pauta de una serie de decisiones autodestructivas que parecían estar planificadas”.  Xavier “se encuentra infinitamente lejos de sí mismo. Sobrevolando por encima de su cuerpo y de sus circunstancias como si todo aquello le estuviera ocurriendo a otro”. Va a dejar el colegio y el director le dice “tu problema Xavier es que siempre has sido un cretino. Si sales por esa puerta, no vuelvas”

plaza y janés¿Cómo eran esos sueños que permitían vivir plenamente una vida ajena? Xavier lo cuenta a su compañera de trabajo, Helena, “no sueño con otro hombre, sino que yo soy ese otro hombre. André le comenta a su psicólogo, “siempre que me quedo dormido sueño que soy un profesor de instituto. Pero no me refiero a que haya cambiado de trabajo y sea yo un profesor de instituto. Sino que soy otro hombre, un hombre que se llama Xavier Arteaga”.

Ambos viven una vida actual, con los problemas del siglo XXI. Indudablemente, la vida de André es más interesante y recoge alguna problemática de la información. Le comenta André al presentador  del telediario que “vivimos un enorme simulacro y a nadie le importa. ¿Quieren mentiras? ¿Quieren fraudes? ¿Quieren falsificaciones? Yo se los daré”. Y comienza con la invención de un virus que podría llegar a ser responsable del treinta por ciento de los casos de depresión diagnosticados los últimos seis meses. También aparece el intento de control de la información, “aquella madrugada los dueños de la cadena le prometieron conservar sus últimos ascensos profesionales siempre y cuando ninguno de sus informativos divulgara una noticia concreta, la relacionada con el escándalo financiero que acababa de estallarle en la cara de uno de los candidatos a la presidencia del gobierno”.

La vida de Xavier se debate entre temas más cotidianos: el divorcio, la custodia del hijo, el amante de su mujer y la soledad: “el castillo de sombras que se levantaba sobre la mesa del centro, construido a base de platos acumulados, torreones de vasos de cristal unos dentro de otros, empalizadas de cajas de pizzas, fiambreras de plástico y restos de comida haciendo de corrupta argamasa. Un asco. Su vida, su vida real, se deshacía por momentos”.

La novela, de una extraordinaria agilidad, se desarrolla entre la realidad de André y Xavier y la realidad del otro que vive cada uno de ellos cuando se duerme, que en gran parte coincide con la anterior. Ambos llegan a perder la noción de la realidad, o tal vez, ambos creen que la realidad no existe. Reflexiona Xavier: lo cierto es que nada era lo que parecía. Todo estaba en la mente. La auténtica realidad siempre está más allá de los límites de la percepción.  Dice André: Qué era real y qué no. Cuáles de aquellas imágenes eran más reales que las otras y por qué. En aquel mundo todo era ilusión, pura apariencia. Lo tenía más claro que nunca: la realidad, la auténtica realidad siempre es invisible.

Esta confusión entre realidad percibida, realidad soñada y realidad falsa altera totalmente la vida de los personajes, que nosotros llamaríamos vida real, y nos  conduce a un final totalmente sorprendente. La estructura de capítulos cortos, alternativamente dedicados a uno y otro personaje, comunica a la novela una tensión y una agilidad que engancha al lector desde el primer capítulo.

Autor de la reseña: Enrique Hernández Gómez-Arboleya

Compra el libro aquí

El AUTOR.: JUAN JACINTO MUÑOZ RENGEL

Juan Jacinto Muñoz Rengel (Málaga, 1974) cursó el doctorado en Filosofía y ha ejercido la docencia tanto en España como en elJuanJacinto Reino Unido. Ha escrito para publicaciones como Anthropos, Ínsula, Clarín o el diario El País. En la actualidad es colaborador de Radio Nacional de España y profesor en la escuela de escritura de Fuentetaja de Madrid.

Su primera novela, El asesino hipocondriaco (Plaza & Janés, 2012), significó todo un éxito de crítica y lectores, alcanzó cuatro ediciones en los primeros meses y ha sido traducida hasta el momento al francés, el italiano y al turco.

One thought on “«El sueño del otro», de Juan Jacinto Muñoz Rengel | RESEÑAS UNIVERSALES

    Deja un comentario, pulsando AQUÍ

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.