Entrevista a Jaime Molina, autor de “Días para morir en el paraíso”,

Entrevistamos al escritor granadino Jaime Molina, autor de “Días para morir en el paraíso”. Una

  • Entrevistamos al escritor granadino Jaime Molina, autor de “Días para morir en el paraíso”.
  • Una novela de ciencia ficción donde la contaminación del aire es la principal protagonista.
  • Charlamos con él sobre su nueva obra y sus planes literarios para el futuro.
Jaime Molina

El escritor granadino Jaime Molina

En tu nueva novela, “Días para morir en el paraíso”, te sumerges en la ciencia ficción. Si no nos equivocamos, es la primera vez que escribes una nueva dentro de este género. ¿Fue complicado introducirte en las coordenadas narrativas de la ciencia ficción?

Escribir siempre es un reto complicado y si ensayas algo que no has hecho nunca, esa dificultad se multiplica. En mi caso, moverme en un terreno en el que no me había introducido nunca representaba un desafío, pero tenía muchas ganas de probar a escribir algo diferente y, si bien ha sido costoso (para esta novela he empleado dos años, lo que la convierte en la historia que más he tardado en escribir) al mismo tiempo ha resultado sumamente gratificante. Una aventura con la que me he divertido muchísimo.

Tus lectores están acostumbrados a los giros de género y temáticas en cada una de tus nuevas novelas. Has escrito novela histórica, novela negra, novela contemporánea, ciencia ficción… Has narrado sobre la prostitución, el cine, la crisis del 98, la corrupción, el anonimato literario, la falsedad en redes sociales… ¿Cómo afrontas cada nueva novela, es la inmersión en una nueva temática la que motiva tu trabajo o es la propia historia la que escoge el tema y género en la que se acabará encuadrando?

En realidad lo principal es la historia, no el género en el que se encuadra. No he elegido nunca el género de antemano, sino que es la propia historia la que va marcando las pautas. En el caso de Días para morir en el paraíso, la idea inicial de la que surgió el conjunto no estaba pensada en una época futura y, en ese momento inicial, lo que tenía en la cabeza respondía más bien a una historia más o menos convencional de temática negra. Conforme la idea fue creciendo y desarrollándose en mi imaginación, fue cuando empecé a ver más claro que ciertas piezas encajaban perfectamente en un mundo futuro, y que la ciencia ficción podía ser el traje perfecto para vestir la historia.

Hace poco me enseñaron un artículo en el que se hablaba de que en Pekín se han comenzado a vender envases de aire puro. No imaginaba que lo que yo había escrito en mi novela pudiera estar tan cerca.

En “Días para morir en el paraíso” nos encontramos en Antagón, un país situado en un futuro inexacto en el que la contaminación es el mayor problema de la sociedad: la atmósfera se ha vuelto completamente tóxica y nadie puede respirar el aire directamente. ¿Se podría hablar de ficción especulativa o este elemento es únicamente un motor estratégico para la narración?

Sí, claro, el escenario de la historia es una distopía, y lo que sucede es pura ficción especulativa. Tenía varios modelos en los que fijarme para construir este tipo de ficción son muchos y todos son joyas literarias que considero lecturas imprescindibles: 1984 de Orwell, Un mundo feliz de Huxley, Fahrenheit 451 de Bradbury, o El mundo sumergido de Ballard, por citar solo algunos ejemplos.

Alrededor de la comercialización del aire artificial se crea un suculento negocio. ¿Es un paralelismo con la sociedad de consumo actual donde los recursos básicos llegan a convertirse en sujetos de especulación?

En efecto, existe ese paralelismo, pero no solo con respecto a los consumidores, sino a las personas que propician esa especulación. Aunque en la novela se menciona de forma tangencial, quien propicia el mercadeo de algo tan elemental y necesario como el aire son los dirigentes de Antagón. En ese sentido hay algo de política ficción en mi novela. Y lo peor es que no está tan lejos de la realidad. Hace poco me enseñaron un artículo en el que se hablaba de que en Pekín, donde el índice de contaminación es altísimo, se han comenzado a vender envases de aire puro. La noticia me dejó impactado, porque no imaginaba que lo que yo había escrito en mi novela pudiera estar tan cerca.

Moverme en un terreno en el que no me había introducido nunca representaba un desafío, pero tenía muchas ganas de probar a escribir algo diferente

Abres en tu nueva novela además un interesante debate con el lector. ¿Puede ser la memoria capaz de atestiguar de manera fidedigna nuestro pasado?

La memoria no es siempre fiable. Nuestro cerebro utiliza mecanismos para recordar y olvidar ciertos recuerdos selectivamente. Lo que no nos interesa que sea recordado, bien porque no nos sirva o porque nos resulte doloroso, puede difuminarse lentamente. No creo que todos nuestros recuerdos respondan de forma exacta a cómo sucedieron las cosas realmente. Nuestro cerebro a menudo juega con los recuerdos, los maquilla y nos lo presenta como realmente queremos recordarlos nosotros.

¿Cómo fue la experiencia de editar con Atlantis?

Pues muy bien. El día que contactaron conmigo por correo electrónico a para comentarme que habían leído la novela, que les había gustado y que querían publicarla fue como un regalo de navidad anticipado. Recuerdo que fuisteis vosotros los queme hablasteis de esta editorial y, si contacté con ellos, fue gracias a vuestra recomendación, así que también os estoy agradecido. Por lo demás, me han parecido muy profesionales. La edición ha quedado bastante bien, comenzando por la portada, que es magnífica. Además trabajan con muy buenas distribuidoras, y se están preocupando de promocionar el libro, algo a lo que no todas las editoriales dedican mucho tiempo.

No creo que todos nuestros recuerdos respondan de forma exacta a cómo sucedieron las cosas realmente. Nuestro cerebro a menudo juega con los recuerdos, los maquilla.

¿Qué planes literarios tienes para el futuro?

Actualmente voy a pasar una temporada larga sin escribir. Mi ocupación actual me absorbe muchísimo tiempo y al finalizar la jornada no me queda demasiada energía para dedicarla a algo tan intenso como la escritura. No obstante, tengo una idea en la cabeza que me ronda desde hace unos meses. Creo que la historia tendrá algo de novela negra y también algo de novela erótica, pero todavía no estoy seguro de nada. No tengo prisa, sin embargo. Escribir requiere su tiempo y creo que merece la pena esperar si con eso consigo que el proyecto salga mejor. De momento tengo unas pocas ideas disconexas que ya he apuntado para no olvidarlas. También tengo un primer título para esa futura obra: Camino sin señalizar.

¿Qué prefieres en tu vida privada, el ebook o el libro impreso?

El libro impreso, aunque sea por una cuestión puramente sentimental. Tengo un lector de ebooks y lo uso bastante, pero la sensación de coger un libro es muy especial. En casa de mis padres he crecido rodeado de libros, mi padre tenía una biblioteca impresionante, con más  de seis mil libros, y eso genera un vínculo, por más que me guste la tecnología y reconozca que un lector de ebooks resulta muy cómodo y práctico.

Biografía del autor: Jaime Molina

Entrevista a Jaime Molina

Es Licenciado en Informática por la Universidad de Granada, donde trabaja en la actualidad, compaginando su actividad profesional con su carrera como escritor. Ha publicado las novelas cortas El pianista acompañante (Ayuntamiento del Calviá) y El fantasma de John Wayne (Editorial Prímula). Ha cultivado sobre todo el género del relato corto, siendo autor de más de cincuenta cuentos, algunos de los cuales han resultado premiados en certámenes literarios. En el género de la novela corta destacan su obra “El fantasma de John Wayne”, premiada en el Certamen de Novela Corta CastilloPuche

en 2008 y “El pianista acompañante”, premiada en el certamen “Rei en Jaume” en 2009. Asimismo ha ganado el premio de novela Ciudad de Valencia “Blasco Ibáñez” por su novela Lejos del cielo (Editorial Sepha)en 2011. En 2014 publicaba “La fundación 2.1”, una reflexión sobre la metaliteratura y el anonimato en Internet. En 2015 reeditaba “Lejos del cielo” con TAU editores. Además colabora en un blog literario y forma parte del Circuito Andaluz de Lectura desde el año 2011.

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.