Eugenio-Piñeiro-dest

La nueva novela de Eugenio Piñeiro: «El observador» (Atlantis Ediciones)

Eugenio Piñeiro publica nueva novela: «El observador» (Atlantis Ediciones), novela de ciencia ficción con gran

  • Eugenio Piñeiro publica nueva novela: «El observador» (Atlantis Ediciones), novela de ciencia ficción con gran importancia del componente científico.
  • La acción transcurre en un futuro próximo e indeterminado en el que la tecnología ha avanzado, pero la sociedad sigue siendo perfectamente reconocible.
  • Su primera novela, El heraldo del caos, sirvió para mostrar su versatilidad en el trazado de una trama compleja pero que consigue que el lector no se despegue de la obra.
  • Escribe la reseña nuestra compañera Raquel Ramos.

El observador

Decimos El observador (Ediciones Atlantis, 2017), de Eugenio Piñeiro, como podríamos decir 1984, de George Orwell. Así, a bocajarro, defino esta magnífica novela en la que sus descripciones son un tanto visionarias y otro tanto un fiel reflejo del mensaje que Orwell nos dejó a mediados del siglo XX, cuando ni siquiera sospechábamos qué era un teléfono móvil. Una vigilancia omnipresente nos controla, pero también nos protege. ¿De verdad es lo que deseamos?

Eugenio Piñeiro sabe bien qué trae entre manos con esta historia. Su primera novela, El heraldo del caos (también publicada en Ediciones Atlantis), sirvió para mostrar su versatilidad en el trazado de una trama compleja pero que consigue que el lector no se despegue de la obra.

En El observador nos encontramos ante una novela larga, pero de muy ágil lectura, con cerca de trescientos capítulos que hace casi imposible no leer «solo uno más». 

La acción transcurre en un futuro próximo e indeterminado (tal vez dentro de unos 15 o 20 años) en el que la tecnología ha avanzado, pero la sociedad sigue siendo perfectamente reconocible y podemos identificarnos con sus múltiples personajes.  Son muchísimos para una novela convencional, pero El Observador no es una novela típica. Estos personajes aparecen tan bien definidos que desde el comienzo de la lectura podemos sentirnos un tanto confusos tratando de identificar quiénes son los verdaderos protagonistas y quiénes los secundarios.  Pues bien, la respuesta está delante de nosotros desde el principio. El Observador, pese a su extensión, incita al lector a releerla una vez terminada su lectura por el mero hecho de recrearse de nuevo y satisfacer toda esa tensión que ha acumulado capítulo tras capítulo.

Es una novela de ciencia ficción, sí, pero el componente científico, aunque presente en toda la obra, es bastante sutil, puesto que las diferencias con nuestro mundo actual son mínimas. Estamos, pues, ante un thriller, ya que se trata de una investigación que pretende averiguar quién es El Observador. Pero es una investigación atípica, pues en realidad se nos muestra desde el principio. Sus motivaciones y sus objetivos están muy claros desde el comienzo de la obra. De esta manera, el misterio se aloja en esa intuición que aparece desde una fase temprana de la lectura (y que, en realidad, nunca está verdaderamente oculto). Pero no atendemos a lo evidente, ya que nos resulta tan alarmante que solo queremos seguir leyendo, no para comprobar si tenemos o no razón, sino para conservar la esperanza de estar equivocados. 

En efecto, la novela transmite de alguna manera un mensaje de esperanza, aunque trae consigo un inquietante final que muy bien podría ser (esperemos que sea así) el preludio a una continuación de la historia narrada.  Pero a pesar de ese mensaje de esperanza, la lectura de esta obra nos intranquiliza. ¿Por qué? Porque todo lo que sucede en esta trama psicológica podría estar pasando ya. De hecho, todos conocemos anécdotas de situaciones similares a las que se cuentan en la novela, e incluso noticias escabrosas y de escándalos actuales de seguridad mundial que tendrían cabida sin problema alguno en el desarrollo de la presente narración. 

Con tintes de ciencia ficción, este thriller contiene innumerables elementos coincidentes con la genial obra 1984, de George Orwell, y con sucesos actuales como son el caso WikiLeaks o los boicots informáticos mundiales. La tecnología y, en concreto, el uso generalizado de las redes, son el escenario en los cuales la intervención de un misterioso hacker revierte el final esperado por el malhechor.

Piratas informáticos que trabajan para los gobiernos o para las mafias, atacan a los ordenadores de las organizaciones enemigas. Roban información, envían virus informáticos, piratean ordenadores de particulares para tener una memoria libre más amplia… Sí, es una guerra mundial, pero es virtual, y sucede ajena a los ojos del común de los mortales.

Una mujer es perseguida por un violador, pero en su angustiosa huida recibe avisos de mensajería instantánea que la ayudan a escapar de la amenaza del delincuente. Una inocente niña vive con la nueva pareja de su madre, un maltratador que ya fue condenado en el pasado… El Observador controla estas y muchas otras situaciones de peligro mediante el control de las máquinas. Con ello, consigue alertar a las víctimas y mantenerlas alejadas del acto criminal que parece ser su único destino. El Observador es, en definitiva, ese héroe justiciero que toda sociedad desea, pero que no puede controlar su inmenso poder.

«No, no soy Dios. No cometa usted también el error de confundirme con él. Ni tampoco soy un ángel, ni un demonio. Soy alguien que observa, analiza, averigua, denuncia, advierte… Soy alguien que quiere hacer del mundo un lugar mejor.»

Resulta llamativo el programa de televisión que aparece en el desarrollo de la obra llamado Toda la tarde. Este programa no solo supone un alivio cómico a la tensión de la trama, sino que refleja la imagen que la sociedad en general tiene del observador. Los monólogos iniciales del presentador son perfectos. De hecho, muchos programas de televisión agradecerían tener un guionista de la altura del escritor de la novela. 

En definitiva, El Observador es un libro que no tiene desperdicio alguno, pues el público al que se dirige es tan amplio que distintos perfiles de lectores pueden encontrar enormemente atrayentes sus personajes, la organización de su trama y las diferentes situaciones que provocan la contención de la respiración, hecho que sucede desde la primera hasta la última página. Y, cómo no, su demoledor mensaje. Después de leer unas líneas, querrás conocer cuál es y, con total seguridad, lo harás.

Autora de la reseña: Raquel Ramos
Compra el libro ahora
Biografía del autor: Eugenio Piñeiro

Escritor, mangaka frustrado, biólogo desencantado, lector de Ghost in the Shell, autor de El Heraldo del Caos y creador de historias, Eugenio Piñeiro Mejuto concibió la idea de El Observador durante un curso de guión en el 2012. Pensada originalmente para que fuera una serie de televisión, El Observador es una historia que volvió con fuerza a su cabeza durante la escritura de su primera novela publicada por Ediciones Atlantis. Se trata de un relato que entretiene al lector al tiempo que es alertado sobre los peligros del mundo informatizado de los actuales tiempos que nos ha tocado vivir.

El escritor Eugenio Piñeiro

El escritor Eugenio Piñeiro

Enlaces de interés

http://www.edicionesatlantis.com/catalogo/4/el-observador/1275/

http://elobservadornovela.blogspot.com.es

https://www.facebook.com/eugenio.pineiro

https://twitter.com/eugeniopn5

https://plus.google.com/u/0/+EugenioPiñeiroescritor

 

 

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.