Luciano Lamberti y «El asesino de chanchos» desde lo íntimo hasta lo extraordinario

Luciano Lamberti dio el salto de la poesía a la narrativa con «El asesino de

  • Luciano Lamberti dio el salto de la poesía a la narrativa con «El asesino de chanchos», del que Juan Terranova llegó a decir que era «el mejor libro de relatos de los últimos treinta años, no sólo en Argentina, sino en toda Latinoamerica».
  • Lamberti transita desde lo íntimo y cotidiano hasta lo extraordinario -a menudo también lo monstruoso- por caminos que resultan tan singulares como difíciles de rastrear. 
  • Escribe la reseña nuestra compañera Marisa Caballero.

El asesino de chanchos 4

Luciano Lamberti, con “El asesino de chanchos” nos llevará a lugares desconocidos, penetraremos en la vida, y los sueños de los protagonistas de sus once relatos.

Vamos a encontrarnos con seres inquietantes que se cubren la cara con máscara, pirómanos, asesinos que alimentan a sus cerdos con lo que no debieran, y tal vez se te atragante la exquisita comida que acabas de saborear. Gente que aparentemente pueden ser tan normal como tu vecino. La Loca Gribaudo que duerme debajo de la mesa. Los tesoros que puedes encontrar en el cementerio de coches con tu amigo “seis dedos”…

Hasta para nacer hay que tener suerte.

Marcos está deprimido desde que le dejó Micaela. No hace nada con su vida, ha tenido que volver a casa de tus padres, tal vez debería ser más cuidadoso con la bebida en esta cita que con tanta ilusión esperaba.

Hay gente que su estado natural es el movimiento, les pesa las ciudades con aire viciado, donde el cielo, aunque sea de día, está oscuro. Si piensas que un retiro en el campo, con amigos íntimos puede ser una solución, tal vez no estés muy acertado. Viajaremos por lugares desconocidos, atravesando pueblos perdidos, mágicos, donde la subsistencia es un milagro y nos hará encontrarnos mundos sorprendentes.

Personas con un presente y un futuro incierto en los que late la esperanza en sus corazones, una esperanza sin fundamento, pero no por eso menos viva, se pasan la vida esperando algo, no saben qué. Y vidas que transcurren lentamente. Bajo el manto de la cotidianidad siempre está agazapada la inquietud, se respira en el aire que algo que está por llegar, no sabemos si la maldición consiste en que eso suceda, o en que nunca ocurra nada.

Puedes descubrir a la muerte de tu padre que este llevaba una doble vida, y tal vez no seas hijo único. Te contará historias inquietantes de un internado y te vas a enterar que estamos en la edad del fuego. El humilde chucho Martin (por Martín Fierro) es capaz de encender un brote de ternura al corazón de su primitivo amo. El poder curativo de los santones que imponen su mano (¿es el poder de la fe o de la sugestión?)… Las cruentas guerras en los barrios…

Es un libro en el que saboreas el aire misterioso, mágico, encantado de las buenas historias. En esas vidas duras hallarás de todo, tesoros y podredumbre. La violencia está latente y entre sus páginas. Vas a comprobar si es cierto los que dicen que el desierto de Atacama puede ser enloquecedor.

Te encontrarás con seres desubicados, con hombres que llevan la nariz en el bolsillo, que se han retirado, después del desastre, al último rincón del mundo y en la naturaleza encuentran su expiación.

El grandioso e infinito paisaje del país está siempre presente a lo largo de sus 138 páginas.

El libro en sus relatos nos muestra una sociedad enferma, la realidad se funde con la magia y te deja un poso de intranquilidad, no solo es la pobreza en la que se desarrolla la vida de los personajes de algunas narraciones, es la falta de perspectiva, de confianza en el futuro, el pozo negro en que discurren sus vidas. Una serie de relatos estremecedores, sin concesiones.

Autora de la reseña: Marisa Caballero

Compra el libro ahora

Luciano Lamberti nació en 1978, en San Francisco, provincia de Córdoba, Argentina. Ha publicado los libros de poemas San Francisco-Córdoba (2008) y San Francisco (2014). Además de El asesino de chanchos (2010), también ha publicado los libros de relatos Sueños de siesta (2006), Los campos magnéticos (2012) y El loro que podía adivinar el futuro (2012), y la novela La maestra rural (2016).

luciano lamberti

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.