Entrevista al periodista y escritor Miguel Veyrat: «la facilidad es el despeñadero más directo para que sus sueños se suiciden»| #Entrevista

Hoy Universo la Maga tiene el honor de presentaros en exclusiva la entrevista al periodista

Hoy Universo la Maga tiene el honor de presentaros en exclusiva la entrevista al periodista y escritor Miguel Veyrat.

[dropcap]P[/dropcap]eriodista de referencia en España, comenzó su carrera trabajando como corresponsal diplomático para diversos medios (entre ellos TVE) en destinos como París, Ginebra, Rabat, Argel, Roma, Londres y Dublín.

Formó parte del equipo fundador del diario Expansión. Ideó, puso en marcha y dirigió para TVE durante varios años el programa Documentos TVEn su maleta podemos encontrar redacciones como Euronews, Radio Exterior de España, BBC World, Radio France Internationale o Deutsche Welle. Inconformista político y fiel a sus convicciones, este periodista siempre ha conseguido compaginar su labor en los medios con su pasión como escritor: libros de poesía, narrativa, periodismo y ensayo han acompañado toda su carrera.

separador

Sus comienzos distan mucho de ser tradicionales, internacionalizó su carrera en un momento en el que salir de España no era habitual. Esa primera visión externa de España, ¿Quién le animó a salir fuera?, ¿qué influencia tuvo en su estilo?

Procedo de una familia francesa afincada en España desde hace varias generaciones, lo cual me aportó, aparte de otra lengua de trabajo, alguna bocanada de libertad durante el período más duro del nacional-catolicismo, una de las versiones franquistas del fascismo, al ser niño nacido en plena guerra civil pues podía visitar a mis familiares tanto en Suiza como en Francia. Eso también favoreció mi adhesión a la resistencia antifranquista, que en el interior había sido liquidada por las armas y la policía política. Como destaqué muy pronto comomiguel-veyrat reportero, entrevistador y columnista político netamente de ideas democráticas, cuando llegaron los momentos de la tímida apertura previa a la Transición, fui contratado como corresponsal en Paris de TVE. Siendo mi militancia política clandestina y por tanto ignorada por el ministro “aperturista” que me nombró muy deseoso de que las ideas y los usos de la democracia parlamentaria europea fueran conocidos por las nuevas generaciones, pude aportar mi granito de arena de modo mucho más efectivo, incluso como dirigente de la Junta Democrática en París. Sin embargo, en mi estilo como escritor, actividad que practicaba desde la más temprana adolescencia, no tuvo mucha influencia vivir en el extranjero a partir de entonces, puesto que me había nutrido de las lecturas de numerosos maestros en otras lenguas, como TS Eliot, Rilke o Hölderlin, además de las vanguardias francesas y norteamericanas, al tiempo que buscaba afanosamente los libros de nuestros propios maestros eliminados por la muerte, la cárcel, el exilio y la censura… Machado, Alberti, Juan Ramón, Miguel Hernández, Cernuda, León Felipe… y tantos otros filósofos y narradores refugiados y acogidos en América Latina.

Tras esas primeras tomas de contacto con el exterior se profesionalizó como corresponsal para distintos medios en ubicaciones muy diversas, supongo que cada destino aportó algo más a su personalidad, como demostró en su paso por la política, fuerte y fiel a sus ideales. ¿Qué momentos guardó en la maleta para traer de vuelta a España?

Además de mi actividad como corresponsal permanente en distintas capitales, quizás lo que más me enriqueció fue la actividad periodística en misiones de enviado especial. Tan diversas eran que podían ir desde las primeras guerras de Israel, con el general Dayan al frente, o a las batallas cruciales en Vietnam, el terremoto de Agadir, la muerte del Che en la selva boliviana, el Concilio Vaticano II, la Coronación del Shah de Persia con su flamante Farah Dibah al lado, tras el repudio de la popular Soraya, o los bombardeos en el Beirut sitiado… además de golpes de Estado, revoluciones, en fin todo aquello donde la condición humana brillaba no precisamente por sus virtudes más elevadas.

Mirarte, sí fuera el error? Canto ahora todo cuanto perdí por abrazar lo efímero y alejarnos del origen. Quién sabe si el vuelo al fin sería imposible y sólo incertidumbre pudiéramos conocer. Habrá que tomar el deseo como único punto de partida y de llegada. El deseo. Hijo mayor de la inocencia. Olvido de todo horizonte puerto altar o cumbre. © Miguel Veyrat «Pasaje de la noche” (“Cincuenta y dos escalones”)

Documentos TV es un referente nacional e internacional en el mundo de los reportajes de denuncia y de investigación, posiciones no siempre «diplomáticas» hacen que cada reportaje fuera una mirada a la realidad. ¿Hasta qué punto es fácil ser transparente en estos reportajes? ¿Dónde se solían encontrar más trabas, en los países de origen o en las cadenas? ¿Tenía líneas rojas marcadas o tuvo la suerte de poder contar lo que realmente quería que llegase al público?

“Documentos TV” nació con una vocación superadora del simple “documental” al uso, que narraba acontecimientos del pasado sin aportar datos o pruebas. El rigor que queríamos imponer estaba basado en la busqueda de información auténtica apoyada en “documentos” fiables, contrastados; de ahí el título del programa, basado en un cambio de concepto informativo. En los primeros años se nutrió de una difícil[pullquote-right] «Hay algo que no podrán darme nunca los editores ni los criticos: la voz, el sentimiento, la opinión de mis lectores». [/pullquote-right]  búsqueda y compra de producciones que se ofrecían a la venta en los Festivales internacionales del género, concebidos como mercado. A todos ellos viajaba yo y visionaba durante horas y horas no solamente los mejores, sino los que se adaptaban a esa voluntad de cambio fundacional. Más adelante se produjeron algunos “Documentos TV” por parte de guionistas y realizadores “de la Casa”, comprobándose una vez más que gracias a su enorme categoría profesional, podían equipararse con los mejores documentaristas internacionales. Trabas, las “naturales” en todos los países, siempre celosos de salvaguardar su buen nombre aún a costa de la verdad, amen de —como siempre hablando de la cainita España— la censura impuesta por la propia “Santa Casa” dependiendo del color ideológico de los directores generales de turno, que trazaban sus propias “líneas rojas”.

Informativos nacionales e internacionales, medios escritos y visuales, y aún con tanta vorágine de trabajo, sacaba tiempo para la literatura. ¿Un enamorado de la poesía? ¿Es una puerta de escape, un modo de evasión?

La literatura jamás puede ser “un modo de evasión” sino de construcción de una nueva realidad; como tampoco simples notas tomadas para la consulta del psicoanalista o un “diario íntimo”. La poesía, “género de géneros” de la que nacen todos los demás, incluidos los métodos y sistemas de pensamiento categorizados como “filosofía”, trata de establecer una realidad nueva y permanente, distinta a la que [pullquote-left] «La literatura jamás puede ser un modo de evasión, sino de construcción de una nueva realidad» [/pullquote-left] habitualmente se concibe a través de los medios sensoriales y basada, fundamentalmente, en los ritmos de la palabra emitida en la búsqueda del “otro” generando pensamiento. Un “pensamiento poético” que es fundamento de vida para sus cientos de millones de lectores, sensibles a su poder basado en la belleza. La belleza de la auténtica verdad cuando el poeta es “verdadero” y no un falsificador al uso. Dicho ésto, el trabajo como periodista impone ofrecer a los lectores una realidad objetiva sin opiniones personales; en la literatura resulta posible transformar esa realidad creando una nueva donde sí cuenta, y mucho, el mundo que su autor pretende construir y ofrecer a a su lector buscando que lo comparta. O no.

¿Cómo se compaginó ser corresponsal en zonas de conflicto con la poesía?

El alimento del poeta es propia vida cotidiana, la suya y la compartida, fuente de hechos y emociones. Fui poeta, como dije al principio, casi desde niño (y sin casi) y escribía siempre sin cesar; más adelante además de mis crónicas y reportajes, imaginaba versos que serían poemas más adelante, garrapateados en blocks sucios de barro o en servilletas de papel de aeropuertos, hoteles o tabernas. A menudo los perdía y otras veces los hallaba en algún bolsillo, arrugados y con la escritura desleída por el agua. Pero sin embargo, tras mi primer libro, publicado tardíamente en 1975 en la Colección Adonais, logré siempre recopilar conjuntos de poemas con sentido suficiente para construir más y más libros.

Un escritor no tiene edad, sus textos se adaptan a su estado de ánimo, a su momento interno, ¿cuántos proyectos tiene escondidos en la manga? 

Jajajajaja, es cierto, y tal como se transforma el escritor como persona igualmente su escritura mejora, o termina bruscamente como ocurrió con poetas de corta vida personal pero obra intensa; o que abandonaron la poesía acaso porque juzgaron que no tenían nada más que decir o porque su vida les llamaba hacia otras plenitudes y actividades. Rimbaud sería un ejemplo ya clásico.

Cuando empezó como periodista y escritor los medios digitales no eran lo que son ahora. Abismo para muchos, la red se ha convertido en un enemigo para unos y un fiel amigo para otros. ¿Cómo se ha adaptado a la red?

Al principio, mal, viejo adicto al papel (lo sigo siendo y lo seré hasta mi muerte) y desconcertado por la multiplicidad de ofertas de opiniones personales o doctrinarias a menudo faltas de rigor u oportunistas. Pronto no pude ya soportarlo y me retiré de ese “mercado”. Más adelante, cuando mi vida dió un vuelco debido a una prejubilación amarga y diversas desgracias personales, me dedico con más intensidad que nunca al estudio y la escritura, cayendo en la cuenta de que hay algo que no podrán darme nunca los editores ni los criticos: la voz, el sentimiento, la opinión de mis lectores. Tras probar algunas de las nuevas “redes sociales” me quedé en Facebook donde publico un poema diario,[pullquote-right] «La facilidad es el despeñadero más directo para que sus sueños se suiciden». [/pullquote-right]  acompañado de arte visual y música adecuadas. Se me ha criticado una tal “generosidad” con mi obra, pero la respuesta es fácil: publico obra ya publicada en libro, nunca los materiales inéditos con los que trabajo en ese momento, y siempre con la señal del © que se respeta que yo sepa, aunque alguna vez he tenido que recurrir a los excelentes servicios jurídicos de CEDRO y ACETT que agrupan a editores, escritores y traductores, y todo se ha solucionado. Quiero insistir en que tal actitud me ha beneficiado enormemente pues he podido sentir a través de los comentarios de mis numerosos “amigos” el pálpito de mi poesía en otros pechos, cosa que habitualmente se niega a los escritores salvo en algún foro o congreso, donde no van lectores sino “especialistas”. Y de paso he ganado muchos lectores nuevos; mis editores han vendido aún más ejemplares…

La plataforma cultural Universo la Maga es un medio de difusión cultural y marca digital de muchos escritores y artistas, ¿Qué le parece nuestro entorno?

Me gusta el proyecto y me alegra que me hayan “encontrado” pues he leído que se definen ustedes como librepensadores, algo que me siento ser personalmente desde siempre, pues he tenido que luchar por esa libertad de pensamiento contra los distintos Partidos o Iglesias que acechan siempre a lo largo del camino para alistar a sectarios más que hombres libres. También se definen ustedes como altruístas en la difusión de la cultura, lo que se adapta asimismo a mi modo de pensar ya que la actividad que practico y que definí en mi respuesta anterior también obedece a esa voluntad. Desde siempre supe que mi poesía, difícil según algunos (pero no se accede al conocimiento ni a la belleza sin esfuerzo) no me haría ni rico ni famoso en el sentido más fácil de estos términos. Sobre todo porque mi carácter no se adapta al seguidismo de determinadas “corrientes”, “familias” o “tendencias” que sólo son frecuentemente “banderías” y que actúan a fin de cuentas como las Iglesias y Partidos ya citados, excluyentes de toda disidencia aunque sea razonada y razonable. Coherentemente huyo de los “premios” a los concursos de belleza y cucañas o carreras velocípedas entre poetas.

En cualquier lugar quedan prendidos los jironesde luz marchita que dejaron las heridas. Con ellos edificamos a Sophia—sollozando una gran casa blanca con adobes de locura para llorar al ausente o gritar su abandono a lo largo de los muros en lo alto de los techos, hasta los silencios de cada sima que quisiéramos traspasar en busca de todas las respuestas vanas que la soledad se lleva luego a su guarida.

© Miguel Veyrat“Pasaje de la noche” (“Con la desmemoria”)

¿Quiere comentar algo más a nuestros lectores?

Como pienso que se trata sobre todo de escritores jóvenes o que comienzan su andadura, aunque he podido leer a algunos con obra publicada, y me parece que les aguarda un futuro más que brillante, les diría que no decaigan en el empeño, que resistan siempre al brazo del fuerte y que no han escogido un camino fácil, ya que la “facilidad” es el despeñadero más directo para que sus sueños se suiciden. Que persistan pese a las dificultades iniciales.

ENLACES DE INTERÉS

http://www.cervantesvirtual.com/portales/miguel_veyrat/

https://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_Veyrat

https://es-es.facebook.com/MiguelVeyrat

3 thoughts on “Entrevista al periodista y escritor Miguel Veyrat: «la facilidad es el despeñadero más directo para que sus sueños se suiciden»| #Entrevista

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.