Reseña de «Martina Guerrillera» | MUNDO LITERARIO

Os presentamos la reseña de «Martina guerrillera», la nueva novela de Ascensión Badiola, publicada por

Os presentamos la reseña de «Martina guerrillera», la nueva novela de Ascensión Badiola, publicada por Txertoa. Una novela que denuncia los horrores de la invasión francesa de España durante el s. XIX

martina-guerrillera_azalaMartina Ibaibarriaga es natural de Berriz, vecina de Bilbao, tiene veinte años y lleva una vida apacible rodeada de su padre boticario, su madre (Magdalena), su hermana mayor Ramona y su hermano pequeño, cuando los soldados  de Napoleón atraviesan el puente tras la batalla de Ibeni  y el saqueo de Bilbao  en los días que siguieron al 16 de Agosto de 1808.  Ella contempla impotente cómo un soldado francés asesina a su padre y a su hermano. Consigue escapar con su madre y su hermana, pero el nombre del asesino (Marcel Dupont) y su cara se le quedan grabados. Así que se une a la guerrilla en su ansia por vengar la muerte de los suyos.

Comienza así una novela sobre un personaje histórico. Martina nació en Berriz en 1788 y murió en Oña en 1849. Practicó la guerrilla contra el ejército de Napoleón, al integrarse en el ejército regular parece ser que alcanzó el grado de teniente coronel. Una calle de Vitoria lleva su nombre: “Coronela Ibaibarriaga”. Arthur Weslley (Duque de Wellington) quedó impresionado al comprobar que  el soldado digno de su admiración era una mujer.

La autora nos hace seguir a Martina, en su integración en la guerrilla, su cambio de aspecto, corte de pelo, ropa y ademanes masculinos (entre los que se incluían escupir con soltura y rascarse la entrepierna). Consigue ser aceptada por sus compañeros como uno más, de hecho sus correrías por Álava y Vizcaya causaron estragos.

La vida de los insurgentes era durísima. A las inclemencias del tiempo, el hambre, la enfermedad y las penurias se les unía el recelo de los paisanos. Los franceses imponían penas muy duras a los que colaboraban de alguna forma con ellos, y también premiaban las delaciones que eran frecuentes, bien por envidias o por necesidad.

Los invasores robaban lo que tenían los campesinos que a su vez eran esquilmados por los guerrilleros. Nos explica muy bien el problema de los afrancesados: unos lo eran de buena fe, creyendo que se modernizaría España y otros por el simple hecho de medrar.

txertoaEl relato es en primera persona, el narrador es el propio personaje y así la escritora nos mete de lleno en el mundo de Martina, nos hace comprender la profundidad de su amor, de la maternidad, cuando el sufrimiento se convierte en desesperación, su bravura, el ansia de venganza ciega  que la mantiene en pié durante esos años.  Pero sobretodo queda expuesta la barbaridad de la guerra. Acostumbrados a que nos cuentes quienes son los buenos y quienes los malos que es una forma de enmascarar las brutalidades que se cometen, aquí, sin concesiones,

Ascensión Badiola denuncia la crueldad de la guerra, cómo se manda a invadir un país por la ambición de sus dirigentes a personas muy jóvenes que asustados, violan, roban, matan y mueren, mientras los oficiales no son mejores y los propios invadidos cometen auténticas barbaridades. Pero también durante la novela vemos la importancia de la amistad, del respeto hacia la mujer en personajes primitivos, la superación continúa de Martina y siempre presente su feminidad a pesar de haber llegado a tener bajo su mando a cincuenta hombres y ser una valiente guerrillera. Martina con los años llega a la conclusión que odiar no merece la pena.

En esta novela histórica, pero también de aventuras pasan personajes reales, como el misógino Espoz y Mina, Longa, Félix Asenjo (su marido) entre otros. El desenlace es sorprendente. Realmente recomendable si os gustan las novelas históricas.

LA AUTORA: ASCENSION BARDIOLA ARIZTIMUÑO

Nació en Bilbao en 1961. Es licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales y diplomada en Estudios Avanzados de Historia. Ha publicado diversos trabajos en el ámbito privado de Historia Contemporánea, entre los que destacan “Cárceles y campos de concentración en Bizkaia” (2011). Paralelamente cultiva la literatura de ficción en concreto la novela histórica, a las que ha dado títulos como “La ría de los afrancesados” (2010) y “La bala que mató al general (2011).

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.