portada Solos en la cumbre

Reseña de la obra teatral «Solos en la cumbre», de Olga Mínguez Pastor | #MundoLiterario

Hoy presentamos la obra de teatro «Solos en la cumbre», de Olga Mínguez Pastor. Una pieza

Hoy presentamos la obra de teatro «Solos en la cumbre», de Olga Mínguez Pastor.

Una pieza teatral en dos actos que tiene como centro el dolor y el miedo en una sociedad demasiado materialista y llena de prejuicios.

Escribe la reseña nuestra compañera Inma J. Ferrero.

portada Solos en la cumbre

Olga Mínguez Pastor (Elche, 1979), nos trae «Solos en la cumbre«, obra teatral en dos actos publicada en Colección Teatro, 57. Minguez Pastor nos cuenta una historia que tiene como centro el dolor, el miedo, el daño y tal vez la esperanza en una sociedad cada vez más materialista y llena de prejuicios. Porque la sociedad está cambiando y está más preparada de lo que piensas para aceptarnos.”“La libertad está dentro de cada uno. Si nosotros nos sentimos realmente libres, poco importa lo que piensen los demás. Poco importa el resto de la sociedad”. «Muy bonito el discurso. Lástima que no sea más que eso: un bonito discurso»A través del desarrollo de la obra y con el desenlace final, el espectador puede percatarse de la profunda crítica social que es eje central de la trama. La intensidad de la acción dramática puesta en escena no nos dejará impasibles, haciendo que nos posicionemos y que hagamos autocrítica. Padres peleando con otros padres o agrediendo a árbitros. Niños avergonzados, niños insultando a adultos…Ya no se fomentan los valores positivos del deporte”. «La mayoría de los chavales quieren convertirse en ídolos, en héroes, como si tuvieran derecho natural a ello, sin plantearse que las cosas hay que ganárselas».

La intensidad de la acción dramática puesta en escena no nos dejará impasibles, haciendo que nos posicionemos y que hagamos autocrítica.

El discurso escénico es contundente, nos confronta, nos sacude desde el primer minuto, nos lleva a plantearnos si de verdad somos tan tolerantes como nosotros mismos pensamos. Si permitiríamos a nuestros ídolos bajar de sus pedestales, para mostrarnos que son personas sencillas con las mismas inquietudes y preocupaciones que el resto de los seres humanos. “¿Sabes cuánto dejarían de ingresar por, pongamos, la venta de camisetas con tu nombre? Mucha gente no querría llevar tu siete a la espalda porque, no lo niegues, eso supondría soportar burlas y más burlas”. “Me gustaría una casa con jardín y mucha tranquilidad. Mejor si está aislada de la ciudad”. La historia la ubica en el tiempo presente, en los vestuarios de un prestigioso club de fútbol. “Luis Alberto Quiroga, ha robado la pistola a uno de los agentes que velaba por la seguridad del derbi y se ha encerrado en un baño del vestuario local”.

Desde un comienzo, el espectador puede entrar fácilmente en el juego de lo representado como real, es imposible que no asocie la vida real a lo que ve sobre el escenario.

Desde un comienzo, el espectador puede entrar fácilmente en el juego de lo representado como real, es imposible que no asocie la vida real a lo que ve sobre el escenario. Esto lo consigue la autora  través de un lenguaje alejado de artificios, donde el espectador es un juez silencioso de la trama que se escenifica. Siguiendo los diálogos podemos ir configurando el carácter de cada personaje, la expresión de sus sentimientos más profundos, llegan a conmover a quienes los escuchan. “Es mentira, Álex. Sí que te quiero a mi lado. ¿Cómo no te iba a querer cerca si eres el motor que me mueve cada día?”. «Sí, Álex, eres mi temeraria decisión. Eres el camino que hace doce años decidí recorrer sin mirar atrás».

El diálogo entre los dos únicos actores centrales es emotivo, desnudo, lleno de realidad, sin ningún tinte que disfrace el tema que aborda,  la tensión entre ambos personajes se da desde el principio hasta el final de la obra y es el eje que da unidad al drama. “Te juro que voy a hacer que tengas una vida inolvidable, Luis.”” Quiero esa vida inolvidable, Álex. Quiero vivir esos cien años. Y los quiero vivir a tu lado.” Podemos decir aquí, que la autora es directa, va de frente con lo que desea expresar y decir. La trama sostiene un nivel elevado de adicción, lo que hará que los espectadores o el lector de la obra no quiera perderse ninguna coma. Los detalles de la acción van tomando forma a medida que los dos personajes centrales ahondando en los motivos que les hacen estar allí. “No sé qué haces aquí.” “La Policía me ha dejado entrar.” “¿A ti precisamente?” “Soy tu mejor amigo”.

Los personajes de esta historia también tienen un pasado que será desvelado en el transcurso de la narración y conecta. También frustración. Sé que piensas que luzco con orgullo el apellido que hizo grande mi padre, pero no es verdad. Lo uso porque es más fácil, porque puedo esconderme detrás de su grandeza.”” ¿Te acuerdas de cuando eras un crío y tu padre te acompañaba a los partidos?”” Claro que sí. Nunca olvidaré lo orgulloso que me sentía al verlo animarme desde la grada.”.  El diálogo sólo se ve interrumpido por dos voces en off, que nos informan de lo que sucede al otro lado de la puerta del vestuario, dónde todos esperan expectante al resultado de este encierro tan poco “común”. Estas voces en off, aparecen como contrapunto, y hacen que espectador sienta más real la acción que se desarrolla en el escenario. “VOZ EN OFF 1. Gracias, Alfredo. Seguiremos atentos a todo lo que acontezca en el estadio” ”VOZ EN OFF 2. Buenas noches de nuevo, oyentes y compañeros. Efectivamente, hay novedades. La Policía Nacional nos acaba de confirmar que han dejado pasar al vestuario a Alex”” VOZ EN OFF 1. Y cuando el reloj está a punto de marcar las once de la noche, vamos a volver a la noticia de la jornada.”” VOZ EN OFF 2. Nada nuevo, compañeros. Como bien decís, no hay comunicados oficiales. Además, nuestra labor informativa se ha vuelto más complicada, ya que las fuerzas de seguridad han acordonado la zona” Los personajes tienen una forma de expresarse concreta, acorde con su carácter, su edad, su procedencia, su estrato social, su formación, etc. “Vas a joderme la vida con tu suicidio, así que quiero escuchar el porqué de tu boca. Me niego a verte morir sin saber si pude hacer algo por evitarlo.”

Junto a los subcódigos complementarios de los personajes, se encuentran también los subcódigos que hacen mención a la escenografía. Entre los elementos materiales del decorado que conforman este espacio escénico. Como es característico en las obras de teatro, el autor sólo aparece a través de estás breves acotaciones, para como hemos dicho previamente,  describir el escenario y el comportamiento de los personales.  “Nuevamente a oscuras. La triste melodía sigue reinando. Cuando el ambiente está empapado de la apesadumbrada música, vuelven a aparecer las VOCES EN OFF.” Suena la señal horaria que marca las once de la noche. La luz regresa a la escena.”” rompe la magia de la ensoñación y regresa a su puerta y a su pistola.”

En mi opinión la trama de la historia es trabajada con un profundo profesionalismo nos  invita a la reflexión desde el comienzo de la obra al fin. Es una propuesta donde la emotividad es de gran calidad, el teatro respira en cada diálogo de los personajes. Sin más preámbulos aconsejo acercarse a la sala donde sea representada y en su defecto leer el texto, ya que quedaremos satisfechos en ambos casos.

Autora de la reseña: Inma J. Ferrero
Compra el libro ahora

Solos-en-la-cumbre-amazon

Biografía de la autora: Olga Mínguez Pastor

(Elche, 1979) Licenciada en Historia por la Universidad de Alicante, compagina su trabajo como profesora de secundaria con la dirección y la dramaturgia teatral. Sus primeras publicaciones fueron El atardecer de cristal (Ñaque Editora, 2012) y Lo que el tiempo nunca curó (Ñaque Editora, 2013). Funda en 2010 la compañía Melpómene Dacria, con la que dirige textos propios que posteriormente serán publicados como El atardecer de Cristal, Lo que el tiempo nunca curó y la misma Pasajes a Orán, además de obras de reconocido nombre como La soga de Patrick Hamilton.

En 2014 dio el salto a Ediciones Irreverentes, su editorial actual, con quienes ha publicado las obras Pasajes a Orán (2014)  y Solos en la cumbre (2015) y una recopilación de piezas breves. Sus obras cortas ¿Se permite soñar?  y Los dinosaurios no sirven para nada han sido incluidas dentro de los volúmenes V y VI de la antología de teatro juvenil El tamaño no importa, editada por la Asociación de Autores de Teatro y por Ediciones Antígona. Su pieza Cartas de amor sin remitente fue seleccionada como lectura dramatizada para el XV Salón Internacional del Libro Teatral.

Fuera del teatro, Olga Mínguez Pastor ha participado en diversas antologías de relatos como Antología del relato negro V (Ediciones Irreverentes, 2015), Mujeres en la Historia 3 (MAR Editor, 2016) y Lisboa (MAR Editor, 2016). Su microrrelato Invierno olvidado en el recibidor ha sido incluido dentro del volumen Microrrelatos otoño e invierno de Diversidad Literaria.

ENLACES DE INTERÉS

http://www.edicionesirreverentes.com/teatro/solosenlacumbre.html

ENLACES A PERFILES EN REDES SOCIALES

 

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.