Entrevista a Man Rod, creador de “Universo de Ciencia Ficción” y “Un Universo de viñetas”

Entrevistamos a Man Rod, creador de los blogs  “Universo de Ciencia Ficción” y “Un Universo

¿Cómo nació tu pasión por la ciencia ficción y el cómic?  

Supongo que ambas cosas van de la mano. Los comics me cayeron en la mano desde bastante pequeño y ya no les he soltado desde entonces, aunque, claro está, evolucionando en cuanto a gustos y manera de verlos y entenderlos.

En cuanto a la ciencia ficción, en los propios comics ya tuve contacto con el género en su vertiente más fantástica. El estreno de “Star Wars” en 1977 me causó una enorme impresión, así como ver de niño películas en la televisión que ya nunca olvidas, como “El Planeta de los Simios” o “El Enigma de Otro Mundo”. En la literatura, algo más mayor, mis primeros autores fueron Isaac Asimov, Robert A.Heinlein o Arthur C.Clarke, sin duda buenos guías para empezar en la ciencia ficción…

¿Cuándo diste tus primeros pasos por la blogosfera?

Primero como lector, visitando frecuentemente blogs de aquellos temas que me interesaban. Más adelante, con motivo de una baja médica que me obligó a permanecer en casa, empecé a abrir mis propios blogs, aunque actualmente solo son dos a los que dedico mi tiempo.

Ahora mismo llevas a la par dos blogs muy interesantes. Por un lado, una bitácora libros, películas y cómics, “Universo de Ciencia Ficción” y, por otro, Un Universo de viñetas, dedicado exclusivamente al cómic. ¿Resulta arduo llevar a la vez las dos publicaciones?

Desde luego, es una tarea que requiere bastante tiempo. Es necesario seleccionar las obras, revisarlas con atención, reflexionar sobre ellas en sus diferentes apartados artísticos, buscar documentación de fuentes fiables, redactar un texto lo más ajustado posible… Sin embargo, hay que tomárselo más como un maratón que como un sprint. Internet está repleta de blogs abandonados, restos de  ilusiones sofocadas por el cansancio, el aburrimiento y la falta de tiempo y/o energía para continuarlos. Escribir un blog es algo que uno ha de tomarse como una carrera de fondo: mantener una regularidad ajustada a las disponibilidades de cada cual, autoimponerse una disciplina de trabajo cómoda y concentrarse en lo que de verdad es el alma del blog. Una de las razones por las que no he abierto cuenta en redes sociales relacionadas con los blogs es, precisamente, porque atender a las mismas puede acabar consumiendo el tiempo y la energía que deberían destinarse al propio contenido del blog. En cualquier caso, es el planteamiento que me ha funcionado a mí en los siete años que llevo en esto y no una solución universal.

Universo-de-ciencia-ficcion

¿Cómo surgió la idea de crear estos blogs?

Primero fue mi propio interés en sus objetos de estudio, la ciencia ficción y los comics, algo que llevaba conmigo desde hacía muchos años y que me había llevado a investigar en esas materias por mi cuenta. Mi forma de aprender y profundizar en un tema pasa por redactar lo que se y lo que pienso al respecto. Así que, pensé un día, ¿por qué subirlo a Internet? Al fin y al cabo el esfuerzo de hacerlo respecto al de redactar el artículo es mínimo y de esta forma podía compartir el conocimiento, mis puntos de vista y recibir opiniones de otras personas al respecto… y funcionó.

¿Quiénes trabajáis actualmente en “Universo de Ciencia Ficción” y “Un Universo de viñetas”?

Sólo una persona: yo. Fue desde el principio un proyecto personal y por el momento no tengo previsto cambios. Como decía más arriba, ha sido sólo una carrera de fondo la que me ha permitido acumular más de setecientas entradas comentando más de seiscientas obras.  

¿Cuáles son los autores/as de referencia para ti en la literatura de ciencia ficción?

No es una pregunta fácil, porque es un género amplísimo y no hay ningún autor que no haya metido la pata alguna vez. En mis comienzos como lector, ya lo he dicho, encontré fascinantes las principales obras de Isaac Asimov o Robert A.Heinlein. Pero hay muchos otros escritores de los que se pueden destacar obras que me dejaron una enorme huella: Alfred Bester, Robert Silverberg, Jack Williamson, Julio Verne, H.G.Wells, Olaf Stapledon, Ray Bradbury, Richard Matheson…

¿Cómo ves el panorama de la ciencia ficción en España? ¿Existen nuevos referentes para la narrativa de este género?

En mi humilde opinión, en España hay o puede haber tanto talento como en cualquier otro lugar. La pregunta es si hay lectores dispuestos a apreciarlo. En España, por su trayectoria histórica, social y cultural, la ciencia ficción -aunque siempre presente- nunca ha sido un género demasiado popular, lo que dificulta que los editores depositen su confianza en nuevos autores. La reedición de una obra clásica siempre es más segura que la apuesta por un posible nuevo valor.

El que un escritor joven tenga la posibilidad de ver publicada su obra, aunque al principio no sea todo lo buena que uno podría desear, es condición necesaria para que evolucione, mejore y pueda llegar a ser un autor importante del género. Autores como Rafael Marín y Juan Miguel Aguilera tienen novelas que son tan buenas o mejores que las de muchos autores extranjeros más celebrados. Pero hasta ellos tuvieron que pasar por un periodo de aprendizaje. Quizá, internet, la posibilidad de autoedición, la promoción a través de redes sociales, podría ayudar a superar en parte ese problema.

¿Qué opinas de la cada vez mayor publicación de libros autoeditados?

La autoedición tiene una cara buena y otra que no lo es tanto. Por un lado, permite que los autores puedan distribuir sus creaciones y, como decía antes, “estirar sus músculos literarios”. Y ello sin pasar por una editorial que, al fin y al cabo, es un negocio y que en muchas ocasiones y aunque quisiera, no dispone de presupuesto o agenda para impulsar la carrera de un nuevo escritor. Los lectores, por nuestra parte, podemos beneficiarnos de unos precios mucho más competitivos que los de las ediciones comerciales. Además, que un libro tenga una buena aceptación en la red puede animar a la editorial a pagar al autor por lanzar en papel la obra –fue el caso, por ejemplo, de Carlos Sisí y su novela de zombis “Los Caminantes”-.

Por otra parte, la figura del editor es muchas veces conveniente y hasta necesaria. Para muchísimos autores fue fundamental en el éxito de sus carreras. Puede que un mal editor tenga el poder de destruir la ilusión de un autor en ciernes, pero uno bueno puede orientar, apoyar, corregir y potenciar las virtudes de cada autor que supervisa. No pocas de las obras autoeditadas adolecen de problemas de corrección de estilo y estructura inadecuada, algo que un profesional con experiencia detecta y ayuda a solventar.

Por otra parte, hoy por hoy, considero que la autoedición es un buen trampolín para lanzarse al agua y dar las primeras brazadas, pero para continuar en la piscina sigue siendo necesaria la ayuda de una editorial. Imagino que no habrá muchas personas ilusionadas por escribir que estén dispuestas a permanecer en la categoría de amateur toda la vida. Muchas de ellas se desanimarán si han de trabajarse, año tras año, obra tras obra, no sólo el libro en sí, sino toda la labor de promoción y distribución.

¿Qué opinas sobre el dilema entre libro impreso y libro digital? ¿Crees que coexistirán en el futuro o que uno de los dos formatos desbancará al otro?

Creo que por el momento seguirá existiendo la versión impresa en todo lo que es libro infantil, libros de gran formato, aquellos que necesiten ilustraciones o fotografías o susceptibles de atesorar por coleccionistas. En el futuro, ¿quién sabe? Todo pasa también por que las editoriales dejen de tomar el pelo a los lectores a la hora de comercializar versiones digitales de sus libros. Teniendo en cuenta que en esos casos no existe soporte físico, impresión, manipulación, almacenaje ni distribución a tiendas, no veo lógico que el precio sólo sea cuatro o cinco euros más barato que el volumen físico. Si ese tema se ajusta, es posible que, como ha sucedido en otros ámbitos, lo digital sobrepase a lo físico.

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.