«Yo, SIMPLICIUS», de Carmen Jandra Consuegra |#Mundoliterario (Novela)

Hoy de mano de nuestra colaboradora Irene León os reseñamos la obra «Yo, SIMPLICIUS» de la

Hoy de mano de nuestra colaboradora Irene León os reseñamos la obra «Yo, SIMPLICIUS» de la autora Carmen Jandra Consuegra y editada por Círculo Rojo. Como nos indica Irene nos encontramos con una obra que se centra en la sencilla complejidad que subyace a las relaciones humanas. Esperamos que la disfrutéis.

Luis Matías es un hombre cercano a los primeros años de madurez, acostumbrado a vivir de las rentas de su  adinerada familia. Hasta que su padre decide que ha llegado el momento de ir preparando el relevo generacional de su dinastía. En esas circunstancias llega a la empresa de unos amigos de la familia: Miralles y Compañía.

Yo, Simplicius

Han pasado algunos años y con los deberes cumplidos Luis Matías se dispone a celebrar junto al resto de la cúpula ejecutiva de la empresa la consecución de los objetivos semestrales. Allí coincide con Gregorio Sánchez, su más directo competidor desde que llegase a la corporación, se trata de un ejecutivo ejemplar, un hombre hecho a sí mismo que despunta como candidato a la vicepresidencia.

Llegados a ese punto en el que el alcohol comienza a dar paso a temas informales, y fuera de lugar, sale a relucir el flirteo de Gregorio con la [pullquote-left]»La novela retrata las relaciones humanas y cómo estas cambian y fluctúan a lo largo de los años».[/pullquote-left]interpretación y su relación con un antiguo compañero de universidad con el que tuvo grandes proyectos entorno a las artes escénicas. Hecho que supone una auténtica y sorprendente revelación entre los ejecutivos, acostumbrados a ver en Gregorio un tiburón de las finanzas y no un joven idealista y revolucionario enamorado del teatro. Animado por las pullas, fruto de las envidias y recelos de sus compañeros, los directivos, especialmente Luis Matías, retan a Gregorio a demostrar sus capacidades montando una obra para la fiesta de fin de año de la empresa. La vanidad de Gregorio le impide declinar la oferta aunque esta pueda perjudicarle de cara a sus compañeros y superiores. Aun así, la escasa lucidez que recupera en el momento adecuado le pone en alerta, aceptando con la condición de que los directivos sean los actores de la obra.

El arrepentimiento no se hace esperar, la resaca y la consciencia embargan a Gregorio de dudas sobre los efectos que pueda tener tan descabellada idea. Se la han jugado, los empleados de Miralles y Compañía no están dispuestos a dejar pasar la oportunidad de derrocar al número uno, especialmente contando con el beneplácito de Don Lorenzo, el presidente de la sociedad. La situación es totalmente absurda, pero no hay cabida para echarse atrás. Habría obra y tendría que ponerse en contacto con Guillermo y su pasado para llevar a término.

Guillermo es un hombre deprimido, le dedicó su juventud al teatro y la escena. Jamás se le pasó por la cabeza dedicarse a otra cosa; pero en el momento de la verdad, el proyecto que podría haberle abierto camino en el mundillo no llegó a ver la luz. Ahora se ha convertido en un obrero sin cualificación, que salta de trabajo en trabajo, arrastrando a su esposa consigo a una vida de inestabilidad y precariedad. Cualquier oferta, aunque viniese de su antiguo amigo, era digna de tener en cuenta, aunque solo fuese por necesidad.

La obra teatral no es escogida de forma aleatoria, versa sobre las luchas internas de los aprendices autodidactas, luchadores empeñados en hacer lo correcto ante si mismos. Por ello y pese a su situación acomodada o precisamente debido a ésta, tras ponerse en contacto con su antiguo socio, Gregorio no puede evitar comparar la trayectoria de ambos, sintiéndose afortunado de su suerte. Comienzan a abrirse paso sentimientos y emociones que le hacen cuestionarse nuevas consideraciones morales ante la extraña situación.

[pullquote-right]»La novela nos habla de las encrucijadas de la vida y cómo cada una de nuestras decisiones nos marcan para siempre».[/pullquote-right]En esta tesitura, Guillermo no solo debe enfrentarse a las reflexiones y recuerdos despertados por la nueva relación con Gregorio surgida a raíz de la preparación de la representación, lo que supone trabajar en aquello que más ama pero tanto daño le hizo; y hacerlo sin saber si conseguirá que los relamidos empresarios acepten las órdenes de un hombre sin prestigio como él.

Nos habla de las encrucijadas de la vida y cómo cada una de nuestras decisiones nos marcan para siempre, de cómo los ‘y si..’ vuelven a plantearnos las mismas dudas pese al paso del tiempo.

Así como las relaciones que se establecen en las grandes empresas entre compañeros, superiores y subordinados, una pugna de clases latente, reflejada en la batalla entre el empresario de familia distinguida y el de procedencia humilde; y cómo una situación absurda o cambio que altere las ocupaciones habituales, puede dar paso a reflexiones sobre la identidad y la autodefinición que la rutina no permite ver.

En definitiva un texto lleno de reflexiones sobre cómo llegamos a ser quienes somos, y de lo que perdemos y ganamos por el camino.

Lo más entrañable del libro es que es fácil sentirse identificado con alguno de los personajes, o con todos según el momento. ¿Quién no se ha sentido alguna vez pequeño frente a personas con aura de grandeza? ¿Quién no ha pensando alguna vez ‘puedo sentirme orgulloso de que lo poco o mucho que tengo lo he conseguido a base de esfuerzo’? ¿Quién no se ha sentido alguna vez importante al compararse con un compañero al quién no le ha ido demasiado bien? ¿Quién no ha pasado por momentos difíciles?

Es interesante que no llega a haber personajes muy, muy buenos y personajes muy, muy malos, sino que todos están llenos, en mayor o menos medida, de luces y sombras. Son personaje sencillamente humanos, o las diferentes caras que todos podemos tener según las circunstancias del momento.

 Además seguro, que si has trabajado en oficinas con muchos compañeros, has ido encajando los rostros de más de uno en los diferentes personajes.

Autora de la reseña: Irene B. León-Nogales

Comprar el libro ahora

BIOGRAFÍA DE LA AUTORA: CARMEN JANDRA CONSUEGRA 

Carmen JandraCarmen Jandra nació en Sevilla en 1951, aunque desde niña ha vivido en Valencia. Sus primeros pasos en el mundo literario fueron un tanto tardíos, ya que si bien había sido siempre una ávida lectora nunca había sentido la inquietud de escribir.  No fue hasta que surgió como necesidad de plasmar sus propias reflexiones, y después de haberlo ido postergando mucho tiempo, que se sentó a escribir, y desde entonces no ha podido dejar de hacerlo. Fruto de esta necesidad han nacido tres obras: ‘Algo más que amigos’ (obra inédita, 1994), ‘El club de los irreverentes’ (1997) y ‘Yo, Simplicius’ (2009).

 Más que escritora, Carmen Jandra se considera novelista, ya que a través de sus historias trata de dar respuestas a sus propias inquietudes, dudas y reflexiones, compartiendo la visión que sus eclécticas lecturas y su experiencia, le han proporcionado del mundo; y hacerlo llegar al mayor número de lectores posible, sin perder la ilusión por escribir.

 Puedes encontrar referencias a las obras de Carmen Jandra en el blog El Placer de la Lectura, Librofilia o Escritores.org

 ‘Yo, simplicius’ está a la venta en diversas distribuidoras Agapea, y Amazon, también bajo demanda en El Corte Inglés. Además si estás interesado en publicar tu propia novela, la autora nos cuenta su experiencia con la editorial.

 Si lo que te gusta es hablar sobre libros, ya sea como lector o como escritor, puedes conversar con Carmen uniéndote a su grupo de discusión de Facebook o en otros espacios como Escritores desconocidos, Presenta tus obras o Colgado de la Lectura.

Deja un comentario, pulsando AQUÍ

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.